Buscar este blog

jueves, 23 de agosto de 2007

VIDEO DEL GOL 109 DE JAIME MORENO EN LA LIGA ESTADOUNIDENSE

;


WASHINGTON, D.C. - El D.C. United derrotó a los New York Red Bulls por un contundente 3-1 en un candente partido efectuado en el Estadio RFK frente a 18.748 almas.
Los goles del equipo local fueron anotados por Ben Olsen (min. 6), Christian Gómez (min. 8) y Jaime Moreno, cuyo lanzamiento penal ejecutado a los 48 minutos de juego lo ratificó como el máximo goleador de todos los tiempos de la MLS. El club de la Gran Manzana descontó mediante Juan Pablo Ángel (min. 20 de penal).

Con este resultado, el D.C. United se adjudicó la Copa del Atlántico, trofeo que ambos planteles disputan cada temporada en su serie de tres partidos, además de afianzarse en el segundo lugar de la Conferencia Este.

El técnico local Tom Soehn y su rival en la banca Bruce Arena plantearon el encuentro con idéntica formación táctica de 4-4-2, con los dos mejores goleadores de la actualidad en sus líneas de ataque: Luciano Emilio y Ángel, por los rojinegros y los taurinos, respectivamente.

La primera amenaza de los visitantes la generó de Dave van den Bergh, quien transportó un balón por el sector izquierdo, entregándola a John Wolyniec, aunque el remate de éste pasó un poco desviado del palo izquierdo del arco defendido por Troy Perkins.

Instantes después, el volante capitalino Fred recibió muy bien colocado el saque de media cancha de Perkins por el sector izquierdo. El brasileño paró el balón, se deshizo de su marcador y avanzó a toda velocidad, rematando a la portería Ronald Waterreus. El guardameta alcanzó manosear el balón, pero el rebote llegó a los pies de Ben Olsen, quien sin atenuantes abrió la cifra.

Dos minutos más tarde, el mismo Olsen se desplazó por la derecha y adelantó el balón unos metros para Moreno, cuyo centro desviado dejó fuera de colocación a Waterreus, quedando Christian Gómez en una posición óptima para batir el arco neoyorquina y abultar el marcador.
La temprana ventaja de los rojinegros obligó a los visitantes cerrar sus líneas para tratar de apoderarse del balón en el mediocampo, tratar de descontar la sorpresiva diferencia y no dejar que el encuentro se le escapara de las manos.

Cerca del primer cuarto de hora, el experimentado Clint Mathis conectó un balón cruzado intentando agarrar descolocado al portero local, pero la conexión le salió ligeramente desviada.

Los jugadores ofensivos de los Red Bulls se lanzaron a partir de ahí más decididamente al ataque para buscar aminorar la diferencia en el marcador.

Dicho objetivo no sería fácil para los Red Bulls y así se los dejó ver Emilio cuando en la vuelta 17 amenazó de media distancia con un cañonazo por el sector izquierdo, un balón que sólo pudo ser detenido por un estirón de Waterreus.

Al minuto 20 se produjo una falta en el área a favor de Nueva York. Ángel acortó distancias con un tiro penal ejecutado impecablemente a la mano izquierda de Perkins.

El delantero colombiano quería más y, en su próxima intervención, tomó un balón rifado cerca de la media luna y disparó colocado buscando el ángulo superior izquierdo de la meta, pegando el esférico contra el palo para el alivio de los dueños de casa.

Casi sobre la media hora, Olsen controló el esférico y avanzó libre de marcas antes de combinarse con Emilio, pero el defensor central Jeff Parke se le anticipó para enviar el balón al tiro de esquina.

Al minuto 36, el defensor visitante Hunter Freeman atajó un balón y avanzó impunemente casi desde el mediocampo. Tras dejar descolgados a varios defensore remató a gol, en una acción en la que sólo la pericia de Perkins libró al D.C. otra vez del empate.

Al 41, el toque sudamericano de Gómez, Fred y Moreno casi produjo el tercer gol capitalino al llegar en perfecta triangulación al área chica de Nueva York pero ahí estaban Carlos Méndes, Freeman y Chris Leitch para solventar la situación.

El zaguero rojinegro Marc Burch sabía que un sólo gol no era diferencia ante un club que venía de marcarle cinco goles el pasado domingo al Los Ángeles Galaxy y buscó su conquista casi al final de la primera fracción. El versátil defensor penetró muy bien por el sector izquierdo pero en el último impulso el balón se le fue por la raya final.

Cumplidos los 45 minutos iniciales, hubo una falta de Freeman sobre Moreno por la izquierda pero el tiro libre no fue alcanzado por Fred.

Instantes después de comenzada la complementaria, al minuto 48, se produjo un gran momento histórico del balompié norteamericano. El delantero boliviano Jaime Moreno marcó desde los doce pasos el gol número 109 de su ilustrada carrera en la MLS, líder de todos los tiempos por encima de Jason Kreis, y puso arriba a su club 3-1.

Los Red Bulls reaccionaron y era el recién ingresado Jozy Altidore quien llevaba el mayor peligro por la izquierda, acompañando a Ángel, Mathis y el también suplente Mike Magee.

Luego del gol de Moreno, las acciones se desarrollaron predominantemente en terreno del United pero sin mayores peligros para la portería de Perkins, tanto por la imprecisión de los atacantes de los Red Bulls como por la solvencia defensiva de la línea final capitalina.

La acción más crítica se produjo cuando Magee remató con el arco a su disposición, pero el intento se fue por la raya final.

Cumplido el tiempo reglamentario, hubo una falta fuera del área por el sector izquierdo y el tiro libre de larga distancia de Mathis fue sacado espectacularmente por Perkins, en la última acción de peligro para la meta capitalina.

Pocos instantes después, el árbitro principal Ricardo Salazar sonó el pitazo final para sentenciar el triunfo del United, cuyos jugadores recibieron en el medio del terreno la Copa del Atlántico, otro trofeo para las laureadas vitrinas del club.
Miguel Guilarte es editor de deportes de El Tiempo Latino de Washington, D.C. y colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


WEB oFICIAL DEL DC

No hay comentarios:

Publicar un comentario