Buscar este blog

jueves, 18 de octubre de 2007

Erwin Sánchez “rifó” el partido

;

El Diario

Por errores tácticos y técnicos propuestos por el entrenador Erwin Sánchez, quien volvió a mostrar poca visión futbolística al efectuar cambios inadecuados, la selección boliviana cedió ayer un empate sin goles frente a Colombia, por la segunda fecha de la eliminatoria al mundial Sudáfrica 2010.

Para darse cuenta de quién jugaba mal o quién aportaba más no era necesario tener una varita mágica ni ser un sabio del fútbol, sino bastaba saber algo de fútbol, pero el entrenador Sánchez se entercó y no hizo las variantes requeridas en su momento y cuando lo hizo se equivocó de extremo a extremo, porque no dieron resultado como se esperaba teniendo en la banca a jugadores que fácilmente hubieran cumplido con la exigencia del partido con mejores perspectivas y expectativas que hubieran dejado como saldo un festejo inolvidable de los nueve millones de bolivianos.

Como si eso fuera poco, Sánchez no supo cuidar a sus jugadores, porque sabiendo que estaban jugando mal o lesionados, los forzó a quemarse o a lastimarse más, sin tomar en cuenta que estar en la plenitud de sus condiciones mucho depende su futuro. Es el caso de Gualberto Mojica que corrió y marcó con ganas y entrega, pero no era su día y su aporte en materia ofensiva era mínimo. Su cambió estaba cantado, pero lo mantuvo en el equipo hasta el final.

El combinado nacional jugó un buen primer tiempo y hasta arrinconó defensivamente al equipo “cafetero”, pero inexplicablemente el director técnico realizó cambios en el complemento que al contrario de favorecer o mejorar, causaron el desorden y el repliegue defensivo.

El cambio más resistido fue el de Joselito Vaca por Jhasmani Campos que fue la punta del ovillo para que la selección vuelva a ser un equipo sin orden táctico, sin ideas y sin llegada.

En la primera parte, tuvo al menos tres oportunidades de gol muy claras que pintaron de cuerpo entero al gran guardameta colombiano, Augusto Julio, que mostró su capacidad y talento para erigirse en figura del cuadro visitante.

La jugada más clara de gol la generó el defensor Santos Amador que a los 20 minutos estrelló su cabezazo en el travesaño y en el rebote falló en la precisión para anidar en el fondo del arco colombiano.

El plantel visitante se vio arrinconado en varios segmentos de esta etapa, aunque en dos contragolpes estuvo muy cerca de abrir el marcador, de no ser por la magistral actuación del arquero nacional, Sergio Galarza, que borró su mala actuación en Uruguay.

COMPLEMENTO

El segundo período para la selección fue otro partido, muy diferente y con grandes equivocaciones del entrenador Erwin Sánchez que hubiera costado la derrota, pero Colombia no arriesgó y perdonó.

Con el ingreso de Joselito Vaca por Campos, la selección perdió coordinación y gestión ofensiva, porque deambuló por todo el frente sin ser un aporte desequilibrante. Mojica siguió cometiendo los mismos errores y Sánchez lo siguió “apadrinando” hasta el final. Asimismo, dejó que Leonel Reyes se ganara la roja cuando lo aconsejable era cambiarlo para cuidarlo, pero hizo lo contrario y puso a la selección a disposición del rival que intentó, pero no supo arremeter con todo para salir airoso por las ventajas tácticas del seleccionado nacional.

Si bien los dirigidos por Jorge Luis Pinto tuvieron dos llegadas claras para inaugurar el marcador y en las dos salvó sobre la línea el defensor Santos Amador, cuando el arquero Sergio Galarza ya se había jugado ante la sensacional jugada individual de Wason Rentería.

El cuadro local tuvo la opción de lograr la victoria, pero se complicó sola por las determinaciones tácticas de Erwin Sánchez que dejaron la sensación de que no sabe leer los partidos en su verdadera dimensión.

De ahí que al final del cotejo, Sánchez se fue entre silbidos del público que pidió a gritos su renuncia, por considerar que no es el técnico ideal para el combinado nacional.

1 comentario: