Buscar este blog

jueves, 24 de enero de 2008

Clasico Paceño Revancha: Bolivar 2 - The Strongest 0

;

La PrensaBolívar dio, sobre todo, una lección de efectividad. Atacó menos en la segunda mitad, pero anotó dos goles con los que venció a The Strongest, en el segundo clásico paceño por la Copa AeroSur, y sacó boleto a la fase semifinal. Al “Tigre” no le alcanzó con su tardío descuento en el final del cotejo.

Entre los dos contrincantes, el “celeste” fue ligeramente mejor en el concepto global futbolístico, que por ahora lo muestra con un mejor funcionamiento colectivo y con individualidades que le están dando mejor resultado que las que tiene su rival. Además anoche marcó fuerte diferencia en la definición, pues liquidó con aciertos que rubricaron el pleito casi de manera impensada.

Todavía ambos cuadros pueden apoyarse en un factor, el de estar en un periodo de formación para referirse a sus yerros. Aunque el menos preocupado en este sentido resulta Bolívar, como dejándole al “Tigre” el bulto de aquí para adelante.

Equilibrado. Así fue el primer tiempo. Bolívar comenzó mejor, con más sentido de juego colectivo, con más seguridad respecto de la tenencia de la pelota, con más firmeza en una cancha mojada que perjudicó a los dos. No obstante, aunque The Strongest tardó unos minutos, emparejó las acciones a partir del cuarto de hora, y si de opciones de gol se trata, ambos las tuvieron y en la misma medida las desperdiciaron.

A diferencia de lo que ocurrió el domingo, con una primera fracción aburrida, la de ayer fue muy entretenida, gracias, sobre todo, a la disposición de los dos equipos de jugar abiertamente, sin temor a perder, con la obsesión de ganar, y de ahí se desprende que hubiera habido una buena cantidad de emociones.

Es cierto que Bolívar sacó una ligera ventaja merced a la claridad con la que atacó, en especial porque Castillo desperdició de manera increíble dos opciones, y por eso la sensación al final de esa primera fracción fue de que estuvo más cerca que su rival de abrir la cuenta, aunque no hubiera extrañado que fuera The Strongest el que hiciera el primer tanto, en especial en los pies de Escobar, quien al menos desperdició una muy clara.

Aparte de las dos de Castillo, el paraguayo Martínez tuvo otra y el golero Mosquera ahogó una cuarta opción a disparos consecutivos de Pachi y Botero. De esa manera, y con la manija de un habilidoso Carrario, Bolívar se acercó al gol.

Arias evitó dos veces que el “Tigre” anotara, una a disparo de Galindo y otra ante un cabezazo del mismo atacante. En una tercera opción también se apropió del balón, pero porque fue un regalo de Escobar, quien tras una gran jugada definió, de derecha, muy débil. Esos y algún otro acercamiento les dieron volumen ofensivo al conjunto “gualdinegro”.

Pero ninguno pudo borrar el cero con el que se había inaugurado el encuentro.

La segunda mitad tuvo menos intensidad ofensiva que la primera. Sin embargo, fue cuando llegaron los goles. Los dos insistieron en sus afanes, pero fue evidente que habían sentido los rigores de una primera etapa dura, cargada además por el mal estado del campo de juego.

Bolívar tuvo de su lado a Carrario. El argentino fue determinante en ambos goles. En el primero, dándole un pase a Pachi, quien a los 3 minutos venció a Mosquera. Del segundo, a los 16’, fue su autor, con una gran maniobra individual que resolvió de zurda, después de recibir un gran pase de Botero y tras sacarse de encima la marca de un aturdido Arévalo.

Temprano en esa segunda fracción, la “Academia” resolvió el partido a su favor. Con tal diferencia, el resto de la etapa la controló dejando que fuera The Strongest el de la iniciativa, pero el “Tigre” no dispuso de ideas para cambiar la historia, más allá de que hubiera tenido un par de buenas opciones, una desviada de cabeza por Mercado y otra atajada por Arias, y del autogol de Arana en el último minuto (45’).

El segundo clásico del año lo ganó Bolívar, fundamentalmente por los goles y por un juego ligeramente más solvente, no mucho más que el de su rival. Futbolísticamente, hubo otra vez cosas interesantes, como para recalcar lo que dejó el primer choque entre ambos, un buen augurio que, más allá del resultado de ayer, los dos tendrán que ratificar en adelante.

Otra mirada

PRIMER CASI GOL

Fue a los 4 minutos. Contragolpe de Bolívar tras un tibio ataque de The Strongest. El “Pícaro” Castillo tuvo la gran chance, pero su cabezazo, a centro desde la derecha, y cuando estaba solo, se fue apenas desviado. Los “atigrados” la vieron negra.

EL “TIGRE” TARDÓ

Casi 15 minutos le tomó a The Strongest llevar el primer ataque de peligro sobre el arco de Bolívar. Eso sí, fue una jugada bien combinada, en la que participaron Bejarano, Escobar y finalmente Galindo. El disparo de éste, a ras del piso, fue contenido por Arias.

UN BUEN DEBUT

Hubo jugadores debutantes en ambos equipos. El que mejor impresión dejó fue el golero colombiano Mosquera. En la primera mitad tuvo una estupenda doble acción que fue suficiente para pintar sus aptitudes. Sacó primero un disparo de Pachi y después de Botero. Los “celestes” ya cantaban gol, el arquero les ahogó el grito. En los tantos “celestes” no tuvo nada que hacer.

UN LUJO

El domingo, en los pocos minutos que estuvo en la cancha, Silvio Carrario había demostrado lo bien que maneja la pelota. Ayer lo ratificó. Su habilidad le llevó anoche incluso a poner sobre el terreno algunas lujosas jugadas, como aquella de taquito mediante la cual dejó mal parados a dos jugadores rivales que lo marcaban.

OJO POR ARRIBA

Los problemas defensivos de The Strongest son varios, pero mucho más va a tener que trabajar su zaga central en las pelotas aéreas. Anoche los “celestes” cabecearon muy cómodos en el área “atigrada” (Castillo perdonó demasiado). Entre Vaca y Ricaldi hicieron aguas.

LOS AMONESTADOS

Ortubé debió amonestar antes de cumplidos los primeros cinco minutos a Arana por una fuerte falta. De todas maneras, el bolivarista fue el primero que vio tarjeta amarilla en el clásico de anoche, fue a los 16 minutos. Después, el referí sancionó también a Carlos Arias de Bolívar y Wálter Flores del “Tigre”.

PACIENCIA

La dupla de atacantes de Bolívar todavía está en deuda, sobre todo Castillo, quien anoche dispuso de buenas opciones y no convirtió ninguna. Botero estuvo ayer más apagado que el domingo. Ambos jugadores le piden paciencia a la afición “celeste”. Por ahora, sus goleadores son Pachi, con dos, y Carrario.

El árbitro

Bien

Al comienzo, a René Marcelo Ortubé se le escaparon un par de sanciones con amarilla por fuertes infracciones, pero en el resto del partido estuvo acertado. Quizás cometió algún error más, propio de alguien que vuelve a la actividad después de tiempo, pero nada que hubiera sido determinante o perjudicial para alguno de los equipos.

La figura

Carrario

El veterano argentino puso buena parte de su sapiencia en el partido. A Blacut le dio resultado el ubicarlo como una especie de “armador”, lo fue con varias asistencias como ya lo había hecho en el primer partido, pero anoche su habilidad fue más allá, dándole el pase a Pachi para el primer gol y convirtiendo él, de gran manera, el segundo. Carrario se metió en el bolsillo a la hinchada “celeste”.

Síntesis

Bolívar 2

Carlos Arias

Jorge Ortiz

Ronald Arana

Emilio Martínez

(26’ST Luis Torrico)

Ignacio García Leonel Reyes

Abdón Reyes

Daner Pachi

(48’ST Carlos Camacho)

Silvio Carrario

(32’ST Ariel Juárez)

José Alfredo Castillo

(32’Érick Melgar)

Joaquín Botero

(48’ST Pablo Ribera)

DT: Ramiro Blacut

The Strongest 1

Juan C. Mosquera

Christian Vargas

Doile Vaca

Álvaro Ricaldi

Pedro Rocabado

Wílder Arévalo

Wálter Flores

Alejandro Bejarano

(12’ST Miguel Mercado)

Jaime Cardozo

Roberto Galindo

(1’ST Pablo

Salinas)

Pablo Escobar

DT: Bernardo Redín

Goles Min. Autor

1-0 3’ST Pachi (B)

2-0 16’ST Carrario (B)

2-1 45’ST Arana (en contra) (TS)

Estadio: Hernando Siles

Recaudación: Bs705.000.-

Público: 39.000 entradas venidas, 1.929 libres

Árbitro: Marcelo Ortubé

Asistentes: Humberto Paz y Víctor Chambi

No hay comentarios:

Publicar un comentario