Buscar este blog

martes, 22 de enero de 2008

A tiros en el Tahuichi

;

El Deber


Al fiel estilo de los ‘borrachos del tablón’ (barras bravas de River), la violencia llegó al estadio Tahuichi en el clásico cruceño entre Blooming y Oriente Petrolero. El saldo fue de tres personas heridas (dos por armas de fuego y uno acuchillado) a raíz de una disputa interna entre los seguidores albiverdes. La Policía busca a Ángel Pérez acusado de ser el autor de los disparos. El fiscal de distrito Jaime Soliz no descarta la posibilidad de suspender la Copa AeroSur.
Aunque los motivos aún se investigan, la Policía maneja una hipótesis sobre los hechos en la curva de Oriente, entre las calles Choferes del Chaco y Solíz de Holguín.
Según las primeras versiones de los testigos, ‘Chichi’ y uno de sus colaboradores, al que llaman ‘Frentón’, discutieron con Carlos Daniel Vargas Valdivia (20), jefe de uno de los grupos en los que está subdividida la barra, porque el primero no le quería dar a su gente las entradas que les correspondían.
La discusión subió de tono y según la versión que el hermano de Vargas le dio al fiscal Wálter Muñoz, Pérez sacó un arma de fuego e hizo dos disparos al aire para amedrentar a sus rivales. Al ver que la situación salía de su control, disparó a quemarropa, hiriendo a Daniel en la pierna izquierda y otro disparo impactó en el glúteo derecho de un adolescente de 14 años, del que se dice que hacía fila para ingresar en el estadio, aunque según otra versión que maneja la Fiscalía estaba entre las bandas.
Tras el tiroteo, el pánico se apoderó de todo aquél que estaba por el lugar y en ese momento Julio Araúz (31), que resultó ser el cuñado de ‘Chichi’, recibió una puñalada en la espalda.
El fiscal Muñoz informó de que Daniel Vargas llegó junto a otro grupo de hinchas hasta las puertas de preferencia, donde intentó ingresar para denunciar el hecho al Ministerio Público y a la Policía, pero en su intento fue detenido por guardias de la empresa de seguridad Falcon, que se dieron cuenta de que éste portaba un arma de fuego. Esto provocó que sus acompañantes intenten ingresar en el estadio por la fuerza, originando que los policías usen sus gases.
Detenido Vargas, fue trasladado hasta el hospital San Juan de Dios. Casi al mismo tiempo llegaba la otra víctima. Según los informes médicos preliminares, la salud de ambos es estable.
Mientras la Policía atendía a los heridos, 'Chichi' Pérez auxiliaba a su cuñado, trasladándolo a la clínica Meléndrez, donde lo dejó para luego desaparecer. Hasta el cierre de esta edición lo estaban operando, ya que su estado de salud era delicado.
La violencia no cesó con los heridos, pues los ánimos estaban caldeados en el grupo al que pertenecían los lastimados, que en su afán de venganza destruyeron parcialmente un vehículo antimotines, pero luego fueron dispersados.
Se conoció que los efectivos de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) detuvo a diez personas con fines investigativos.
De último momento, el fiscal Muñoz reveló que ‘Chichi’ Pérez se había contactado telefónicamente con el fiscal Joel Bravo para manifestar su deseo de presentarse a declarar, pero que temía ser detenido, por lo que lo hará hoy junto a su abogado.

Paso a paso

18:55
‘Chichi’ comienza a repartir las entradas entre los integrantes de la barra. Uno de los grupos que no había recibido sus boletos protesta y ahí se originan los disparos. Ocasionando tres personas heridas.

19:10
Uno de los heridos llega hasta el sector de preferencia de estadio, donde es detenido por portar un arma de fuego en su cintura. Es llevado al hospital San Juan de Dios.

20:45
Ante la ola de disturbios fuera del estadio, el fiscal Jaime Soliz ordena cerrar las puertas del estadio y que las motos ronden alrededor del estadio para dispersar a los hinchas albiverdes.

23:35
‘Chichi’ Pérez se comunica con el fiscal que lleva adelante el caso para manifestar su deseo de presentarse a declarar, pero que temía ser detenido. Indica que hoy lo hará en la Felcc.

Los familiares piden justicia
Los familiares de las víctimas del tiroteo en el clásico cruceño se llevaron un susto y pidieron justicia, luego de ver a sus hijos en la sala de emergencias del hospital San Juan de Dios.
Mirtha Valdivia, madre de Carlos Daniel Vargas Valdivia, dijo que nunca le gustó que su hijo asista al estadio, por los riesgos que se corre. “No es la primera vez que Chichi Pérez hace esto, cada vez amenaza a los hinchas con su arma de fuego. Mi hijo fue a ver el clásico acompañado de mi nieto, de 11 años, y no sabemos nada de él”, dijo la mujer. En su declaración, Carlos Daniel acusó a Pérez y a un sujeto que lo llaman ‘Frentón’. La mujer estaba bastante exaltada y pedía la detención del jefe de la barra de Oriente.
Por su parte, Leonor Roda, madre de E.R. (14 años), explicó que estaba en la calle cuando recibió la noticia que a su hijo le habían disparado y que estaba en el hospital. “Él me dijo que iba a ir al estadio, pero jamás pensé que lo hirieran”, sostuvo. Entre tanto, el médico de turno del San Juan Dios, John Parra, afirmó que los baleados están estables y que les están haciendo los estudios para luego extraerles los proyectiles./(R.D. Méndez)

Lo malo

Botellas sin control
Se vendieron gaseosas en botellas de plástico y no en vasos como debe ser. Muchos hinchas las lanzaron a la cancha cargadas de agua y poniendo en riesgo la seguridad de los futbolistas y periodistas. Incluso tiraron botellas de alcohol. Faltó control en el ingreso y en los kioscos.

Ingreso desordenado
Todos los accesos del estadio Tahuichi se congestionaron horas antes del inicio del partido. Los organizadores no pudieron ordenar el ingreso y la Policía ayudó poco en esta labor. Los empujones y discusiones fueron no aptos para menores de edad y mujeres.

Ingreso de ‘millonarios’
A pesar de que las graderías del Tahuichi estaban repletas, desacertadamente se abrieron algunas puertas a 20 minutos de la finalización del partido, como tradicionalmente se hace para que ingresen los 'millonarios'.

Hubo pocos policías
Días antes del partido, se anunció la participación de 550 efectivos policiales en el operativo de seguridad, pero dio la impresión de que no fueron todos. Faltó presencia policial al inicio, pero, luego del incidente, se reforzó el contingente.

Control por fuera
En el interior del estadio todo estaba bajo control, pero en las calles aledañas faltó un operativo permanente. En el descanso, se registraron incidentes esporádicos entre hinchas opuestos. Estuvo en riesgo la seguridad de los que no pudieron ingresar.

Bomba de tiempo
La barra de Oriente Petrolero, que se ubica en la curva sur poniente del estadio Tahuichi, poco a poco se ha convertido en una bomba de tiempo por las disputas internas por su liderazgo, cuyas diferencias fueron más notorias en 2007, un año electoral y en el que se agravó la crisis dirigencial.
Precisamente en las últimas gestiones, los directivos verdolagas les han dado poder a estos grupos buscando su apoyo. Una muestra de su poderío la dieron en 2006, cuando pararon el entrenamiento y amenazaron a los jugadores por su bajo rendimiento, en presencia del técnico Víctor Hugo Antelo, y a comienzos de 2007 fueron hasta San Antonio para agredir verbalmente al DT argentino Néstor Clausen. Con este último, incluso estuvieron a punto de irse a los golpes.
Actualmente, la barra está compuesta por diez grupos, cada uno con unos 45 integrantes. Ellos llevan el nombre de algunas zonas de Santa Cruz, como La Morita, Plan Tres Mil y 4 de Noviembre.
Al mando de los grupos está Ángel Pérez, que es uno de los acusados de haber realizado los disparos que hirieron a dos personas.
‘Chichi’ Pérez es también el que les reparte entradas para ingresar al estadio a los jefes de los grupos. Anoche fueron 300 boletos los que le entregó AeroSur y al parecer fueron los causantes de la detonación de la bomba de tiempo.
Debido a las disputas de liderazgo, el pasado año también una parte de la barra albiverde se separó. Los 50 integrantes, que no estuvieron de acuerdo con algunas decisiones internas, tienen en la actualidad su espacio en la tribuna de la general. Este grupo se caracteriza por ser más calmado que los de la curva sur poniente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario