Buscar este blog

lunes, 28 de abril de 2008

Apertura 2008 10ma. Fecha: Guabira 2 - Blooming 0

;

El Deber

La bronca contenida esta vez se convirtió en alegría, en euforia, en locura. ‘Cochi’ levantaba las manos, Lunari, Menacho, Coimbra, Dimas, todos en un efusivo abrazo tras el final del partido. Y no era para menos, porque este Guabirá acostumbrado a hacer sufrir a su gente, ayer volvió a ganar, elevó su autoestima y mira hacia el frente. El 2-0 sobre Blooming en una hirviente Caldera fue merecido, porque supo meter en su juego a una academia que pecó de confiada, mirándole ‘sobre los hombros’ a su rival.
Guabirá mantuvo la base, no agregó ningún jugador extraordinario con relación a los partidos precedentes, pero esta vez ganó. Y lo hizo gracias a dos aspectos clave: la actitud del plantel y porque jamás se sintió un equipo chico ya que comenzó y acabó presionando a la ‘acadé’ en su área. La figura, de lejos fue el chico Ricardo Bejarano, cuya labor fue implacable. Anuló en la primera etapa a Boyero y fue una muralla para Mojica, Vaca y Patrick. Además, desde atrás empujó al rojo que bien pudo haber marcado un tercer, o un cuarto gol.
Pero vamos por parte. Lunari apostó a una formación nueva que se basó en el empeño de Bejarano, en la experiencia de Justiniano para manejar los tiempos y en la fuerza de Coimbra para hacer trastabillar a los centrales Blanco y Schiapparelli. Esto le permitió a Dimas jugar más suelto. En esa primera etapa el local fue más incisivo pues Coimbra a los 11’, 17’ y 21’ estuvo cerca de marcar, pero la oportuna llegada de Rivero, Schiapparelli y un resbalón de por medio, impidió la apertura del marcador. ¿Blooming? No tenía armador y apeló a los pelotazos a Mojica y Boyero.
En ese interín Guabirá logró ponerse en ventaja luego de una falla de Morales. Dimas le pegó con todo, Lanz soltó y al rebote apareció el ‘Búfalo’ (31’) para hacer explotar la Caldera. Sí, porque hasta ese momento eran los hinchas celestes los más bulliciosos, pero el gol despertó a los aficionados. Merecido lo tenía Guabirá que se había adueñado de la pelota y había metido a su rival atrás. Pero los celestes reaccionaron y a los 34’ Joselito Vaca estuvo a punto de igualar, tras entrar al área de Lampe y, cuando se aprestaba a rematar, Bejarano como un rayo le robó la pelota.
Pero la insistencia de Blooming quedó en nada, pese a que Boyero, anulado por Bejarano, y Andia exigieron con cabezazos a Lampe. Con el 1-0 se fueron al descanso y vino el complemento. Godoy se quedó por lesión y André Luis acompañó a Bejarano en la zaga. Guabirá seguía siendo dueño de las acciones pese a que Blooming cambió de sistema pues los ingresos de Araúz y Patrick (Boyero no pudo seguir) pretendían darle mayor llegada. Pero Lunari tapó al brasileño ordenando el ingreso de Melgar y siguió atacando incluyendo además al ‘Loco’ Menacho por el exhausto Coimbra. Y el 2-0 no tardó en llegar. Tras gran desborde de Dimas la pelota le cayó a Menacho, pero su remate lo tapó Lanz. Al rebote apareció Sejas que fulminó al meta y Montero, que sufría, volvió a explotar. Nada que hacer, y de ahí en más fue controlar el partido. Morales y Blanco habían visto la roja que le permitió a Guabirá disfrutar más cómodamente del triunfo.

Los técnicos

Fue una victoria fundamental porque la necesitábamos. Va dedicada para la gente que, pese a todo, viene
Ricardo Lunari / Guabirá

Jugamos mal, cometimos muchos errores en la definición y después se nos complicó todo con las expulsiones
Gustavo Quinteros / Blooming


El ojo crítico

Caído del cielo

Roly Sejas / Volante
Despliegue, fuerza y gol
El volante volvió a jugar un gran partido. Su despliegue de mitad de cancha para arriba acabó con un gol luego de que a Lanz le rebotara el balón. Sejas es de los pocos que no se cae físicamente.

El duro

‘Maxi’ Blanco / Defensor
Vio la roja por una patada
Le esperan dos partidos de suspensión al zaguero Maximiliano Blanco. Vio la roja directa tras aplicarle una patada desde atrás a Sejas, cuando éste encaraba. Protestó, pero de nada sirvió.

Premio limón

Omar Morales / Defensor
Estuvo muy impreciso
No fue una buena tarde para el lateral derecho de Blooming, que tuvo muchas dificultades para frenar a Dimas y además acabó expulsado. Por su carril Guabirá generó bastante peligro.

Bronca contra el mejor
A paso cansino, tras el final del encuentro, Ricardo Bejarano se dirigía rumbo a su camarín, mientras en las tribunas y en la cancha los azucareros celebraban la victoria. En ese trayecto y al llegar al círculo central, se le cruzó Alejandro Gómez, que lo comenzó a insultar.
Mientras los periodistas esperaban al zaguero local, Gómez continuaba gritándole cosas, como que era un muerto de hambre, que no iba a llegar jamás a la selección y que tampoco había ganado nada. A esa bronca se le sumó el sub 20 Marcos Andia, que hasta intentó agredir a Ricardo, que sólo atinó a irse a un costado a atender a la prensa. De no ser porque André Luis se metió, quizá la cosa hubiera sido mayor.
Bejarano fue de lejos el mejor del partido, no sólo por anular a Boyero en la primera mitad, sino por cortar los avances de Mojica, Vaca y Verduguez, además de generar riesgos en los tiros de esquina. Con 18 años ratificó ser un buen proyecto alentando desde atrás a sus compañeros y ayudando a que el arco de Lampe corra menos riesgos. La bronca contra él quizá fue por eso.

La Figura

Bejarano fue una barrera
1. Demostró, pese a su corta experiencia liguera, que es capaz de encarar desafíos como el de marcar a jugadores de la talla de Boyero y Gualberto Mojica.
2. Cerró bien cuando Blooming ingresó por los costados, anticipándose incluso a la jugada.
3. Lideró a su equipo hacia el triunfo mostrando temperamento.

Opinión

1 comentario:

  1. solo quiero decir que guabirá tiene que salir de su crisis jejeje...viva el azucar y el norte de montero XP!!!!

    ResponderEliminar