Buscar este blog

miércoles, 9 de abril de 2008

Opinion de los Festejos del Tigre y La Gala atigrada se despidió con golpes

;
Mas alla de los festejos que se resaltan, desde futbolbolivia.blogspot.com creemos que falto mucho para que el Club The Strongest, celebre como debe ser sus 100 años de vida, las pugnas internas ente los exdirectivos, los directivos y la Barra, hizo que los tan esperados 100 años terminaran con sabor a poco, la tora a la cereza: SOLO 12 MIL A 15 MIL PERSONAS EN EL HERNANDO SILES.............CUANDO SE ESPRABA 45000 ATIGRADOS EN LAS TRIBUNAS, UNA LASTIMA Y AUN GUARDAMOS LA ESPERANZA DE QUE EN ESTE AÑO SE LIMEN LAS ASPEREZAS Y QUE EN ALGUN MOMENTE SE FESTEJE COMO DEBE SER A LA INSTITUCION DECANA DEL FUTBOL "PROFESIONAL" BOLIVIANO.

aTTE. eDITOR DE futboldebolivia.blogspot.com

La Prensa
Golpes por aquí, patadas por allá e insultante vocabulario. Con ese lamentable espectáculo se manchó ayer por la madrugada la Gala —que tuvo poco de solemne— con la que The Strongest celebró su Centenario de fundación. El bochornoso incidente involucró al vicepresidente “atigrado” Alberto Montalvo y al directivo Iván Aguilar. Uno aseguró que no pasó nada, mientras que el otro contó su versión, y declaró que fue agredido.

Eran las dos de la madrugada y el muy bien decorado salón contiguo que albergó los actos por los 100 años fue escenario del hecho. La cancha de fútbol montada en el lugar se convirtió por unos instantes en un cuadrilátero de boxeo para recibir los exaltados ánimos de quienes días antes (23 de marzo), tras el partido en Miraflores que el “Tigre” perdió ante Universitario (1-3), se habían enfrascado en una fuerte discusión en el vestuario “atigrado”.

Testigos contaron ayer que Montalvo y Aguilar se fueron a las manos. La gresca duró apenas unos instantes, no pasó a mayores gracias a la intervención de otros stronguistas que calmaron los ánimos. El servicio de seguridad del Hotel Radisson, donde fue el evento, también tuvo que actuar.

Está de más decir que ambos no actuaron con sus cinco sentidos, sino bajo los efectos de las bebidas alcohólicas que consumieron —uno más que el otro— para celebrar el Centenario de la institución.

Al parecer, Montalvo inició el pleito —de acuerdo con personas que presenciaron el hecho— al reclamar a Aguilar su presencia en el acto. Éste afirmó hace días que hubo irregularidades en el manejo institucional por parte del directorio presidido por Jorge Pacheco, y del cual su contrincante de ayer es “hombre fuerte”.

Esas denuncias no cayeron bien en el interior de la dirigencia. Por eso, Montalvo no habría encontrado mejor ocasión que el acto de celebración de los 100 años para encarar a Aguilar, cuando éste se retiraba de la Gala.

“Cuando salía se me cruzó en el salón de afuera. Me dio un codazo, entonces yo di un manotazo para apartarlo y ahí se me vino encima. Me dio patadas y un puñete. Él pretendía que yo reaccionara para hacerme aparecer como el agresor; pero no lo hice, porque todos conocen la calidad de gente que soy. Además, quiero remarcarlo, no reaccioné por amor a mi club en su Centenario, aunque estoy analizando tomar otras medidas”, declaró Iván Aguilar la tarde de ayer.

Según esa misma versión, Montalvo lo agredió “en estado de ebriedad” y “está acostumbrado a hacer escándalos sin respetar siquiera el Centenario del club y su condición de vicepresidente. Deja mucho que desear y ese cargo le queda muy grande, lo que empaña la calidad del directorio de The Strongest”.

Montalvo —insistió Aguilar— está acostumbrado a hacer bochornos en público “y ya tuvo este tipo de problemas con los ex dirigentes Hugo Prada, José Nemtala y con (el ex futbolista) Ricardo Fontana en Achumani”.

Acción también tomó contacto con Alberto Montalvo. Éste negó rotundamente que se hubiera producido algún incidente. “No ha pasado nada, para nada”, aseguró.

Sin embargo, con parte de la versión de Aguilar coincidieron varios testigos que vieron que hubo golpes de puño, patadas e insultos.

El directorio stronguista, presidido por Jorge Pacheco, no se pronunció sobre el incidente.

Desprolijidad en vez de solemnidad

El pugilato entre dirigentes cerró una Gala poco solemne con la que The Strongest celebró sus 100 años. Fueron muchos los detalles que no se cuidaron y que ocasionaron que el acto cayera en la desprolijidad.

Sobre todo llamó la atención que ni el presidente Jorge Pacheco ni otro miembro del directorio hubieran preparado un discurso para la ocasión, dejando todo a la improvisación.

Pacheco subió al escenario, donde estaban los jugadores del primer plantel, cuando el maestro de ceremonias anunció que éstos pedían la presencia del presidente. El máximo directivo aprovechó ese instante para agradecer a personas, instituciones e integrantes de su familia (algunos le recordaron con un grito a quiénes tenía que agradecer). Pero no dirigió palabras de homenaje por el Centenario de la institución.

Cuando llegó la medianoche, y varios dirigentes tomaron el escenario interrumpiendo la actuación del grupo Kjarkas, el vicepresidente Alfredo Arnez, con unas encendidas palabras, invitó al brindis por los 100 años. Poco después se escuchó: “Por favor que suba también el presidente, don Jorge Pacheco”.

La desprolijidad se notó desde antes, empezando por la falta de un atril desde donde pudieran dirigirse los oradores. Tampoco hubo un pedestal para afirmar el micrófono, éste debía ser sostenido por el maestro de ceremonias cuando alguien hacía uso de la palabra.

Cuando le tocó hablar al presidente Evo Morales, fue él mismo quien tomó el micrófono entre sus manos. Fue silbado cuando dijo que tenía cierta simpatía por Bolívar.

No pasó desapercibida la llegada, cuando el acto ya estaba en pleno desarrollo, del primer plantel de jugadores (no hubo una mesa especialmente dispuesta para el grupo). El retraso —según trascendió— se debió a la tardía entrega a éstos de los trajes que lucieron en la ocasión. También se notó la presencia de los futbolistas del Alianza Lima peruano en el salón contiguo, sin que fueran atendidos.

Muchos se preguntaron por qué sólo estaban en el acto cuatro ex futbolistas stronguistas (Rolando Vargas, Ricardo Fontana, Jhonny Villarroel y Mario Ortega), mientras sitios vacíos en varias mesas revelaron que no se cubrió el cupo total de invitados.

Fue noche de celebración, aunque no muy feliz por varias circunstancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario