Buscar este blog

lunes, 16 de junio de 2008

Fiesta y desazón en el templo del fútbol

;

La Prensa

La Selección Nacional jugó anoche en el “Hernando Siles” su partido número 80. El público respondió en la jornada que La Paz venció una vez más el veto a la altura

La fiesta inicial de ayer en Miraflores, con más de 30.000 almas gritando por la Selección y alentándola desde las graderías, haciendo retumbar como en los mejores tiempos el tradicional “Bo bo bo, li li li, via via via”, fue una especie de “resurrección” del estadio Hernando Siles, que durante un año estuvo en el ojo de la tormenta acosado por el veto de la FIFA, del cual al menos por ahora pudo liberarse.

Hace mucho que no se veía en Miraflores —si de Selección se trata— el entusiasmo de la gente, que con su variedad adornó las tribunas de un escenario que ha cumplido 78 años de existencia y que sigue siendo el templo del fútbol boliviano.

En mayo de 2007, la FIFA decidió ponerle tres cruces al “Siles” por supuestos estudios médicos que originaron la prohibición de jugar partidos internacionales a más de 2.500 metros sobre el nivel del mar, y desde entonces, por exactamente un año, el país pero sobre todo La Paz vivieron un calvario, y en determinado momento parecía inminente que Miraflores no albergaría más encuentros de nuestra Selección por la competición premundialista.

Con el apoyo de casi toda Sudamérica, excepto Brasil, al fondo del túnel apareció una tenue luz de esperanza, y gracias a las gestiones de la familia futbolística sudamericana, y algunas de tinte político, el 27 de mayo pudo salvarse tan histórico escenario, donde anoche la Selección Boliviana disputó un cotejo por octogésima vez.

No cabe duda que el momento más emotivo de la jornada fue cuando se entonaron las sagradas notas del Himno Nacional, que se escuchó no sólo en el escenario, sino también a muchas cuadras a la redonda.

Desde temprano por la mañana, el público acudió a las boleterías para comprar las entradas que todavía había para todos los sectores, y por la tarde fue llegando al recinto y poco a poco llenando las graderías, predisponiéndose a vivir la fiesta del fútbol (apagada luego por la derrota), demostrando que nunca había perdido las esperanzas por volver a asistir en el “Siles” a un encuentro de la Selección. En ese escenario todavía se jugarán varios cotejos más por estas eliminatorias, rumbo a Sudáfrica 2010, y por las que vendrán, si la dirigencia del fútbol nacional no decide llevarse la sede a otra parte.

Cuando los dos seleccionados ingresaron en la cancha por el túnel central explotó la gente. La pequeña pero bullanguera barra chilena fue rebasada completamente por el estruendo de las miles de personas que fueron a alentar a la “Verde”. Las tribunas se encendieron con los colores rojo, amarillo y verde, de nuestra bandera, y el “Bolivia, Bolivia, Bolivia...” fue coreado con fuerza.

Ese momento fue como si el público hubiera decidido reencontrarse con su Selección y reanudar, a pesar de los resultados en esta eliminatoria, un idilio que se estableció por primera vez, como la historia lo cuenta, desde que en 1930 el “Siles” fue inaugurado y recibió en sus entrañas a la “Verde” por ya casi ocho décadas continuas, y que seguirá con el tiempo.

Otra mirada

SE ESTRENÓ EL TABLERO

Al final hubo una salida salomónica, como la anunciada hace varios días. La FBF procedió a tapar el logo del Banco Bisa colocado encima de la estructura del tablero, pero no la publicidad de los costados. La pizarra sólo mostró información acerca del cotejo (alineaciones, resultado, etcétera) e imágenes para promocionar nuestro país. De esa manera fue estrenado el tablero de última tecnología, que le otorga otra fisonomía al mayor escenario deportivo del país.

MÁS DE 30.000 PERSONAS

No se volteó taquilla, pero la asistencia y recaudación superaron las expectativas. Hubo, en total, 34.053 personas, entre las que pagaron sus entradas y las que ingresaron libremente (3.272).

LOS HIMNOS

El público nacional demostró absoluto respeto cuando fue entonado el himno chileno. Cuando llegó el turno del boliviano, fue el momento más emotivo, empañado porque la segunda parte pasó a segundo plano, y mientras aún se escuchaban las notas, los equipos ya intercambiaban saludos y el público estaba en otra cosa.

UNOS 2.000 CHILENOS

Tal cual estaba anunciado, los chilenos tuvieron su lugar en la parte baja de la preferencia y en un costado, en ambas bandejas, de la curva sur. Entre los que llegaron desde Chile y los residentes en el país fueron en total unos 2.000 los transandinos quienes gozaron con la victoria de su selección en Miraflores.

LA CANCHA, LO PEOR

El estado del terreno de juego fue lo más deplorable en el espectáculo futbolístico de anoche. El comisario internacional, el brasileño Ildo Nejar, le dijo al presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, que la cancha no estaba apta para la disputa de un partido internacional. “Porque yo amo a este país, por lo bien que me tratan cada vez que vengo, les permito jugar en este terreno”, sostuvo Nejar.

El cotejo 46 en eliminatorias

La Selección Nacional jugó ayer su partido número 80 en su histórica casa, el estadio Hernando Siles, donde ha sido anfitriona la mayoría de la veces y por eso se dice que La Paz y ese escenario son su sede natural.

En eliminatorias mundialistas, Bolivia y Chile disputaron ayer el cotejo número 46 del seleccionado en el “Hernando Siles”, de los 50 encuentros en total.

Sólo cuatro veces, en cotejos premundialistas, la Selección Boliviana se presentó en otros escenarios: dos de ellos sin salir de La Paz, en el estadio Libertador Simón Bolívar, de la zona de Tembladerani, y otros dos en Santa Cruz, en el “Tahuichi” Aguilera (1985).

Hasta ayer, aunque no hay una cifra exacta, se calcula que ya se han jugado unos 5.000 partidos oficiales y de otra índole (amistosos) en el “Hernando Siles”.

En los torneos de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, desde su fundación en 1977, van 1.807 encuentros ligueros.

Acudiendo a datos históricos que aproximen las cifras, en el “Siles” se calcula que se han disputado unos 900 partidos en el amateurismo paceño (1930/1950) y otros 1.700 en el profesionalismo (1950/1977), antes de la creación de la Liga.

Se han disputado también alrededor de 200 encuentros de copas internacionales de la Confederación Sudamericana de Fútbol (entre Libertadores, Sudamericana y otros).

Con los amistosos de toda índole, desde 1930 deben ser unos 5.000 partidos los que se han disputado hasta hoy.

El dato

Hace 58 años

El primer gol convertido por la Selección Nacional en el estadio Siles fue obra de Mario Mena. Ocurrió el 26 de febrero de 1950, en un partido amistoso precisamente ante Chile.

La mayoría de la afición aguardaba anoche goles nacionales, que no llegaron, y fueron dos de los chilenos que cerraron el resultado adverso (0-2).

No hay comentarios:

Publicar un comentario