Buscar este blog

miércoles, 30 de julio de 2008

En los torneos ligueros se repiten las imprecisiones sobre los verdaderos autores y no se reconoce de manera oficial al jugador más artillero

;





El brasileño Anderson Gonzaga anotó 16 goles con los que se convirtió en el máximo artillero del torneo Apertura de la Liga; pero según ésta, fueron 17, pues así está registrado en las planillas que llevan el rótulo de oficiales.

La Liga tiene más de 30 años de existencia y en este asunto todavía no se pone los pantalones largos. Hoy en día sigue otorgando goles a quienes no los convierten, por ende anda quitándoles a los verdaderos autores, y además se hace de la vista gorda sobre la existencia de autogoles.

El 6 de abril, durante el clásico cruceño Blooming 4 – Oriente 3, Gualberto Mojica anotó para el cuadro “celeste” (13’PT); sin embargo en la planilla el tanto se lo dieron a Anderson. Fue un regalo que el brasileño recibió para figurar, en la estadística final del torneo, con 17 goles.

En la más reciente visita de La Paz Fútbol Club a Real Mamoré, el joven delantero Erland Álvarez hizo una linda jugada que la definió de manera magnífica, pero el esférico no entró en el arco, rebotó en el travesaño y fue a pegar en el defensor del conjunto trinitario Ovidio Guatía, quien retrocedía e involuntariamente lo introdujo en su arco. Era autogol por donde se lo mire, pero los delegados de la mesa de control se lo dieron a Álvarez.

Como éstos hay muchos otros ejemplos que deslucen cualquier intento serio por elaborar una tabla de goleadores y homenajear al máximo anotador, un asunto que —dicho sea de paso— para la Liga resulta secundario, a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de las competiciones de primera división en el mundo, que premian a los que más convierten.

La Liga exige poco o nada a sus veedores o delegados para que éstos, coordinadamente con los miembros de la mesa de control, traten de definir con precisión a los autores de los goles. Todos ellos apelan, por lo general, al árbitro, siendo que éste —con otros problemas encima por atender— también puede ser atacado con la confusión de un gol cuyo autor es discutible, de manera que su palabra no tiene porque ser la definitiva.

El Comité Técnico liguero, más allá de lo que quede registrado en la planilla en el momento inmediato tras una anotación, debería instruir a los veedores —en casos de duda— apelar a los medios posibles para tener la certeza sobre el autor. ¿Por qué entonces no apelar a las imágenes de la televisión?

Si bien los casos parecen pocos, tomando en cuenta los más de 400 goles anotados en el primer certamen del año, no deja de ser sintomático que se haya generado dudas en cuanto a ¿Cuántos goles hizo Anderson, que es el máximo goleador del torneo, 16 o 17? ¿Cuántos anotó Álvaro Pintos para Real Potosí, 14 o 15? ¿Cuántos fueron obra del “atigrado” Pablo Escobar, 11 o 12? ¿Cuántos son los de Vladimir Castellón, de Aurora, 10 u 11? Fíjese que en las dudas están involucrados el líder en efectividad y varios de los que le han seguido los pasos en el “Apertura”.

En la Cadena Pratel, una de las más prestigiosas organizaciones de transmisiones de fútbol, se ha hecho casi una costumbre, antes de los partidos, preguntarles a los árbitros si hay o no autogoles en el fútbol mundial. De hecho los hay, son reconocidos en todas las ligas, pero en la nuestra hay criterios dispares: unos están por el sí, otros por el no.

Por eso no pocos árbitros, al ser consultados sobre autores de goles, siguen mostrando criterios especiales, como siguiendo la caprichosa opinión de Juan Carlos Paniagua que fue capaz de decir públicamente que para él no había autogoles, y que ningún juez FIFA debía admitirlos.

Con mucha frecuencia hay diferencias entre lo que ven los relatores y comentaristas de radio, incluso lo que se ve en la televisión y en lo que se informa a través de la prensa escrita, pero la cosa es peor cuando se comprueba lo que figura en planillas, en varios casos —como los que ocupan esta nota— de manera errónea.

Con ayuda de los periodistas Lorenzo Carri (Pratel) y Fernando Bustillo (Impactos Deportivos), Acción ha elaborado un detalle de casos en que el autor de un gol no fue reconocido, el tanto se lo dieron a otro, o hubo autogoles evidentes que en las planillas no figuran por capricho de algunos.

El próximo domingo comenzará el torneo Clausura de la Liga, y lo más seguro —si ésta no hace nada serio— es que la historia se repita, como hace 30 años...

Los goleadores

(17)

Anderson Gonzaga (BLO)

(15)

Ricardo Pedriel (W)

(14)

Alvaro Pintos (RP)

(13)

Alex da Rosa (SJ)

(11)

Vladimir Castellón (A)

Pablo Escóbar (TS)

(10)

Hernán Boyero (BLO)

Augusto Andaveris (LPFC)

Regis de Souza (LPFC)

Luis H. Sillero (RP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario