Buscar este blog

jueves, 21 de agosto de 2008

Bolivia ganó mirando el reloj

;

El Diario


Precisión, seguridad, contundencia, coordinación… conceptos que, más allá de la victoria lograda, ignora la selección por completo. Bolivia es una sombra, pero el partido jugado anoche en el estadio Ramón Aguilera Costas permite obtener una conclusión: el enganche es y debe ser Jhasmany Campos. No hay más que buscar.

Bolivia derrotó 1 a 0 Panamá con gol anotado por Diego Aroldo Cabrera, a los 33 minutos del segundo tiempo. Fue la única jugada coordinada del elenco verde.

En líneas generales, la selección jugó mal ante un rival muy limitado que sólo tiene un jugador de nivel: el enganche Rolando Escobar, pretendido por el club Bolívar hasta hace unas semanas, pero que prefirió ir a Grecia y un arquero correcto como Jaime Peredo.

Todos los defensores convocados por Erwin Sánchez naufragaron en un mar de imprecisiones.

Pablo Escobar, el debutante, no se encuentra en su mejor condición física y resta saber todavía si la FIFA admitirá su presencia en partidos oficiales, pues exige a los naturalizados que radiquen en el país que los acoge durante los cinco años previos a su primera convocatoria. Escobar no cumple ese requisito.

EL DT

Se podía presumir que siendo cruceño Erwin Sánchez sólo recibiera críticas en La Paz, pero los aficionados ubicados en las tribunas del estadio de Santa Cruz de la Sierra protestaron contra el técnico del equipo nacional.

¿Son justas y valederas esas críticas? Hay que considerar que ningún seleccionador tiene tiempo para trabajar con los convocados. Puede, apenas, dirigir una o dos prácticas. Es la realidad y sucede a todos los entrenadores de equipos nacionales, mientras este sistema eliminatorio, parecido a una moledora de carne, se mantenga.

Pero cuando los errores son recurrentes, algo sucede. Cuando la actitud no es la esperada, se presenta el síntoma de algún mal futbolístico. Y el llamado a corregir esas deficiencias es el seleccionador.

Sánchez no puede hacerlo. Esos problemas se corrigen con experiencia y con una actitud desenvuelta, pero su carácter introvertido, es algo que aparentemente está fuera de sus posibilidades.

Las críticas se multiplican contra el técnico. Hay una corriente de opinión cada vez mayor para destituirlo. Si esa decisión permitiera corregir el presente, debería darse paso inmediatamente al reemplazo del responsable del plantel, pero no es así. (Santa Cruz, APG).

No hay comentarios:

Publicar un comentario