Buscar este blog

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Bolivia, a intentar ser David frente a Goliat

;

La Prensa

“El gato con el ratón”, suele decirse para graficar el enfrentamiento entre un grande como Brasil y un chico como Bolivia, equipos que esta noche (20.50) se medirán en Río de Janeiro por la octava fecha de las eliminatorias mundialistas rumbo a Sudáfrica 2010, con marcado favoritismo para el dueño de casa, al que su hinchada le exigirá, además de una victoria, que ésta sea por goleada.

A Bolivia le toca intentar ser David frente a Goliat, pero futbolísticamente tiene pocas posibilidades de que ese pasaje bíblico se repita hoy, debido a sus claras debilidades frente a un seleccionado que al parecer ha recompuesto su línea para volver a ser el equipo poderoso y favorito de siempre.

Brasil recuperó su fútbol justo antes de medirse con Bolivia, lo que es una muy mala noticia para nuestro equipo, que deberá prodigarse mucho para evitar caer o, si finalmente está condenado a la derrota, para que ésta no sea muy dolorosa.

Los brasileños con sus máximas estrellas, entre ellos Ronaldinho y Robinho, llegan a este choque después de haber vencido claramente como visitantes a Chile (0-3), una selección que en las fechas del mes de junio se había impuesto a Bolivia y Venezuela, y que amenazaba seriamente a Brasil, pero ésta la pasó de manera inmejorable en Santiago, sobre todo porque volvió a ser Brasil.

La historia dice que la Selección Nacional fue capaz de empatar sólo una vez cuando le tocó visitar a la brasileña —justamente en una eliminatoria—, pero que todas las demás veces que jugó en el vecino país salió derrotada; es decir, nunca fue capaz de ganarle en su territorio.

El equipo de Erwin Sánchez no luce su mejor semblante para la ocasión luego de caer hace unos días ante Ecuador (3-1) en Quito, donde en el primer tiempo sostenía un meritorio empate (1-1) a pesar de estar jugando desde los 17 minutos con un hombre menos, paridad que se derrumbó ni bien comenzó el segundo por un penal que sólo vio el juez chileno Pozo y que ayudó a los ecuatorianos a romper la igualdad, aunque éstos en el resto del encuentro fueron superiores y merecieron la victoria.

Entre Brasil, que está segundo en la tabla de posiciones con 12 unidades, y Bolivia, que está último con sólo cuatro, hay muchas más diferencias en lo futbolístico que esos ocho puntos que los separan en la competición rumbo a Sudáfrica 2010, que los brasileños buscarán hacer patente con una goleada, mientras que los bolivianos querrán evitarla a toda costa.

Algo así como un milagro hará que Bolivia salga del estadio Joao Havelange con al menos un punto en el bolsillo, aunque ya sería ganancia si, a diferencia de lo que dice la historia, pierde por poco, pues ésta marca que en las cuatro veces anteriores que se midieron y que acabaron con triunfos de Brasil, nuestro seleccionado recibió tres o más goles, siendo lo peor que le pasó un 6-0 en 1993, que ojalá no se repita.

Sólo derrotas

La presencia de hoy en Brasil —por la octava fecha— será la quinta de Bolivia como visitante en las actuales eliminatorias. En las cuatro anteriores siempre perdió: Uruguay le ganó 5-0, Argentina 3-0, Venezuela 5-3 y Ecuador

3-1. La valla de nuestro seleccionado fue vulnerada afuera en 16 ocasiones y sólo convirtio cuatro tantos. Los otros tres cotejos jugados fueron como local (un empate con Colombia, una derrota frente a Chile y una victoria ante Paraguay).

11 Veces se enfrentaron Bolivia y Brasil por las eliminatorias. Cinco en cada país y una en Cali (Colombia), en la Liguilla para el Mundial de Argentina 1978.

Las frases

No podemos hacer lo mismo que Chile, que no nos respetó y sufrió una goleada. Tenemos que respetar a Bolivia para que no nos sorprenda. Sería hipócrita decir que tiene una selección espectacular, incluso porque está último, pero la respetamos y no creemos que el partido será fácil”

Robinho

Jugador de Brasil

Brasil está necesitando ganar, nosotros también. Nuestra actitud será salir a ganar el partido.

Sabemos que es difícil pero no es imposible.

Tenemos una selección cuya mentalidad es la de querer vencer.

Infelizmente no hemos tenido suerte en los partidos que hemos jugado”

Marcelo Martins

Jugador de Bolivia

Ambiente gris en la previa del partido

Un cielo opaco es el antecedente del partido Bolivia-Brasil que se disputará hoy. Los nubarrones se forman en el cielo carioca, en tanto que los medios locales dan por descontado el triunfo del pentacampeón. Por eso, la pregunta recurrente a los goleadores brasileños está enmarcada en el número de goles que piensan marcar a la “Verde”. Éstos contestan con una sonrisa e inmediatamente sueltan el verso de que el cotejo hay que jugarlo y que se debe respetar al rival.

Incluso el artillero Ronaldo

—que no juega hace un par de meses por lesión— expresó su deseo de volver a las canchas y más aún jugar por su selección. Él anticipó que mañana estará como un “torcedor” más en las tribunas del estadio con capacidad para unos 45.000 espectadores.

El fútbol —cuyo resultado para los medios brasileños es obvio— pasó a un segundo plano de la información; el asesinato de un par de niños está en la agenda mediática y se hacen sondeos de opinión para pedir comentarios sobre el hecho. Y si se habla del rey de los deportes en los bares es para preguntarse qué equipo es mejor: Brasil o Paraguay.

Por la noche, el ambiente en Río de Janeiro se hizo húmedo. Los 20 grados de temperatura y la ligera brisa que rodea a la ciudad envolvieron la última práctica del seleccionado.

La Selección Boliviana no es la más mediática del momento. Aquello le da un ambiente de tranquilidad al equipo, porque pocos saben dónde está la delegación y no hay presión de los hinchas ni nada parecido.

El equipo está resguardado en el Merlin Copacabana —cuya pieza más barata para una persona sola cuesta más de 200 dólares—, a un par de cuadras del mar y donde se juega fútbol de playa hasta por la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario