Buscar este blog

martes, 23 de septiembre de 2008

El temor se apodera del Tahuichi

;

El Deber

El temor a la violencia que están generando las barras es una de las causas identificadas por los dirigentes para que los clásicos entre Blooming y Oriente estén dejando de ser una alternativa de distracción para la familia. Esto repercute en las arcas de los clubes, que han visto disminuir sus ingresos. En el último partido entre ambos en el Apertura se recaudaron Bs 1.065.750 y en el del domingo sólo fueron Bs 913.835, con una diferencia de más de Bs 150.000.
Como muestra de que la inseguridad es más notoria, en el clásico del domingo hinchas de Oriente arrojaron dos granadas lacrimógenas provocando pánico en los espectadores, especialmente en aquellos que estaban con sus hijos. Como en pocas oportunidades en Santa Cruz, los clásicos 135 y 136 se jugaron con algunos sectores de las graderías vacías, prueba de ello es la cantidad de entradas vendidas (ver cifras). Para Carlos Bendeck, presidente de Blooming, todo es producto de un conjunto de cosas, como las peleas entre las barras, los conflictos sociales, y, en este último partido, la feria Expocruz. El directivo no se quejó por la recaudación al indicar que para ellos estuvo bien y que más espacios vacíos se notaron en el clásico donde Oriente fue el local. Agregó que ellos dieron el primer paso para hacer que la gente vuelva al estadio, al solucionar las diferencias que había entre dos grupos de hinchas.
Jorge Stratis, vicepresidente de infraestructura y seguridad de Oriente, manifestó que la inasistencia de la gente en los dos últimos clásicos ha sido notoria con relación a los del Apertura.
Sobre las razones, Stratis indicó que una de ellas es la inseguridad que sienten las personas de ir al estadio, debido a la ‘facilidad’ que tiene la Policía para arrojar granadas lacrimógenas sin importar que haya mujeres y niños dentro del escenario deportivo.
Al ser la inseguridad una de las causas para que la gente no asista al Tahuichi, se consultó a la Policía sobre las razones. Uno de los jefes, que pidió mantenerse su nombre en reserva, dijo que ellos controlan el ingreso de los petardos, armas y bebidas, además de evitar enfrentamientos entre bandos.
El uniformado también señaló que tienen información de que los barrabravas reciben ayuda interna para meter en el estadio cohetes y bebidas, pero que ese control lo tiene que hacer el Ministerio Público y la Gendarmería municipal.
Consultado sobre esta versión, Wálter Muñoz, fiscal encargado de los operativos policiales en el Tahuichi, dijo haber escuchado estas versiones, pero no se había podido actuar debido a que la Gendarmería municipal llegó sobre la hora del partido, cuando ya es imposible trabajar porque las puertas de ingreso al público ya están abiertas. Referente a las fallas de los controles, Muñoz dijo que siempre existen falencias que se pueden ir mejorando, pero el objetivo principal, que era eliminar las peleas entre las barras, ha sido cumplido.

El dato

En el clásico 136 hubo 650 policías, 100 gendarmes municipales y cuatro representantes de la Fiscalía

Entrevista

“No más violentos”
Carlos Bendeck (Blooming)
Preocupado porque la gente vuelva al estadio, Carlos Bendeck sostuvo que su directorio estaba dando los primeros pasos para lograr ese objetivo. Reconoció que la violencia es una de las causas para que la gente no vaya al Tahuichi.
- ¿Qué está haciendo para controlar la violencia en las barras?
- Nuestra hinchada nunca fue violenta como ahora y eso no lo vamos a permitir. Estamos carnetizando y la lista de hinchas será pasada a la Policía, y si alguno tiene antecedente, se le negará que sea miembro de la barra. No queremos delincuentes.
- ¿Esto hace bajar las recaudaciones en los clásicos?
- A pesar de todo, la gente asistió al estadio y no nos fue tan mal, pero esperamos que el próximo partido asista mucha más, como en otras oportunidades.
- ¿Cree que falla la seguridad en el estadio?
- No es que falle, sino que hay gente que se encarga de hacer algunas cosas que lo hacen parecer así. Los gases del domingo no fueron largados por la Policía.
- Entonces, ¿qué pasa?
- Se debe ir mejorando poco a poco. Lo importante es que existe la voluntad de hacerlo y no pararemos hasta lograrlo.

Entrevista

“No es la crisis”
Jorge Stratis (Oriente)
Jorge Stratis, vicepresidente de Oriente y encargado de infraestructura y seguridad del club, manifestó que la violencia es una de las razones por la que la gente ha dejado de ir al estadio. También identifica otros males.
- ¿Qué hace Oriente para frenar los actos violentos?
- Hemos carnetizado a nuestros hinchas y, además, se ha terminado con la entrega de entradas a una sola persona. Todos los brarrabravas están registrados
- ¿Han bajado sus recaudaciones en este último tiempo?
- Con relación al primer clásico que jugamos en el Apertura, sí, bajaron los ingresos. Es claro, la gente no ha ido al estadio en los dos últimos clásicos y eso seguro que afecta porque es en estos partidos en los que se aprovecha para recaudar dinero, los otros son a pérdida.
- ¿Qué falla?
- Todo, pero la gente no va también por los problemas que hay, los conflictos y, además, porque la Policía tira gas muy alegremente sin importarles que haya niños. No es porque no haya plata.
- ¿Qué se debe mejorar?
- La educación de la gente y la planificación de los operativos policiales, para no correr al público.

En números

Bs 1.065,750
Esta suma se logró por la venta de 32.250 boletos para el segundo clásico del torneo Apertura, jugado en junio.

Bs 913.835
Es lo recaudado en este último partido por la comercialización de 27.907 entradas. Bajó el monto en más de Bs 150.000

33.998
Es el mayor número de entradas vendidas en un clásico. Fue el 5 de noviembre de 2006. La recaudación fue de Bs 956.835.

50%
Es lo que queda de la recaudación de los clásicos para los clubes, luego de pagar a la FBF, ACF, alquiler del estadio y árbitros.

Al ángulo

Hinchas amenazados
La Fiscalía puso fin a las diferencias entre los hinchas de Blooming. Delante de la dirigencia, el Ministerio Público hizo firmar un documento de no agresión a sus ‘cabecillas’ y amenazó con procesarlos en caso de que haya algún enfrentamiento. Asimismo, se logró que ambos grupos se junten en la curva para apoyar al equipo.

Modernizan registro de seguidores
Tanto Blooming como Oriente han modernizado sus sistemas de control para sus barrabravas. Los albiverdes los han carnetizado a todos. En Blooming se inició también ese proceso, luego de los problemas que hubo entre ellos mismos la semana pasada por el tema de las entradas de cortesía.

Insistirán en la coordinación
Walter Muñoz, fiscal de Seguridad Ciudadana, manifestó que en los clásicos venideros insistirá en que la gendarmería municipal y la Policía estén desde la mañana para poder realizar operativos en los puestos de venta de comida, que supuestamente son los que ayudan a meter los cohetes y bebidas y luego los entregan a los barrabravas.

Antecedentes

Invadieron la cancha
En 1993 se enfrentaban Oriente y Blooming en una jornada de clásico. Los celestes iban ganando cómodamente por 5-0, aprovechando que el rival tenía cuatro hombres menos, y la hinchada albiverde logró invadir el campo de juego. A todo eso, la Policía ayudó para que se convirtiera en un caos porque hubo gasificación y la gente tuvo que saltar el enmallado.
En esa oportunidad, el árbitro era Pedro Saucedo y sus asistentes Adhemar Villarroel y Pedro Virieux. En la jornada hubo detenidos y varias personas terminaron golpeadas.

Hubo balazos y heridos
El lunes 21 de enero de este año se registró un hecho lamentable de sangre, provocado por los hinchas de Oriente Petrolero, denominados La pesada, antes de un clásico frente a Blooming por la Copa AeroSur.
En esa ocasión se acusó a Ángel ‘Chichi’ Pérez de haber disparado contra dos hinchas contrarios a su grupo, los que terminaron internados en una clínica de Santa Cruz. La Fiscalía intervino de oficio en la búsqueda de Pérez, que después de permanecer escondido decidió entregarse ante la justicia y actualmente goza de libertad.

Hinchas contra jugadores
El pasado 21 de agosto, la barrabrava de Blooming estuvo a punto de causar lesiones a los jugadores de Olimpia de Paraguay, a los que ‘bombardeó’ con petardos lanzados desde la curva sur del Tahuichi, durante el partido entre la academia y los guaraníes, por la Copa Sudamericana. El incidente ocasionó que el árbitro Stalin Intriago suspenda por algunos minutos el encuentro, hasta calmar a los seguidores celestes. Al final del partido, la Policía casi fue rebasada por los hinchas locales, que querían agredir a los de Olimpia.

Barrabravas se amenazan
El domingo 14 de septiembre pasado se produjo un amago de enfrentamiento entre los barrabravas de Blooming por una denuncia que hicieron los integrantes de Los Chiflados sobre la comercialización de entradas a cargo de los cabecillas del grupo Imperio 12.
Al final del partido entre Blooming y Guabirá, disputado en el estadio Tahuichi, los barrabravas de la agrupación Imperio 12 fueron a esperar al sector de general a los supuestos ‘denunciantes’ para buscar un enfrentamiento, que finalmente no se produjo porque la Policía y la Fiscalía lo impidieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario