Buscar este blog

martes, 9 de septiembre de 2008

Sánchez no da pistas sobre los 11 iniciales

;

La Prensa


Fiel a su estilo desde que asumió el mando, Erwin Sánchez mantendrá la expectativa del equipo titular, con el que Bolivia se enfrentará mañana (20.50 HB) con Brasil, hasta minutos antes del encuentro correspondiente a la octava fecha de las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Sudáfrica 2010. Aunque se prevén varios cambios, el DT ayer no dio pistas sobre la alineación en el entrenamiento liviano que los jugadores cumplieron en el estadio del club Flamengo, situado en el barrio de la Gavea, zona de Copacabana, y que se desarrolló bajo una llovizna.

La llegada de Bolivia a Río de Janeiro, procedente de Ecuador, se produjo a las 04.15 de ayer, para luego trasladarse al hotel Merlin Copacabana. Allí ya estaba instalado el delantero del DC United Jaime Moreno, convocado a último momento por Sánchez, y que no estuvo en el anterior encuentro. Por la mañana los futbolistas descansaron y a las 16.00 se dirigieron al campo de entrenamiento, donde el técnico no paró el posible equipo y tampoco dio pistas sobre éste.

Si en la derrota ante Ecuador por 3-1 en Quito, el sábado, “Platiní” sorprendió con el ingreso desde el inicio de Joselito Vaca, quien aparentemente no figuraba en el onceno, frente a los “auriverdes” al parecer sucederá lo mismo.

Al ser consultado ayer sobre el onceno, Sánchez se limitó a decir que aún tiene algunas dudas, como el ingreso del defensor de Oriente Petrolero Luis Gutiérrez, ya sea de lateral izquierdo o de central, posición en la que ha demostrado ser más útil a la Selección. Si es de marcador central el sacrificado será Ronald Rivero, de Universitario, y si es de lateral quien saldrá será Ignacio García, de Bolívar. Ambos tuvieron una buena actuación ante Ecuador.

En la zona de volantes de marca es casi un hecho, por sus características, el ingreso de Wálter Flores, de The Strongest, quien irá en lugar de Alejandro Gómez, de Blooming, que salió expulsado contra los ecuatorianos. Más arriba, Jaime Moreno tiene casi seguro su lugar en reemplazo de Pablo Escobar, quien no tuvo un rendimiento de acuerdo con lo esperado frente a Ecuador. Moreno jugará de enganche tal como lo ha venido haciendo al mando de “Platiní” Sánchez.

Pero eso no será todo, ya que Marcelo Martins tiene el puesto casi seguro en canchas brasileñas, donde triunfó con el Cruzeiro antes de pasar al Shakhtar de Ucrania.

La Selección Nacional se entrenará hoy en horario nocturno en el estadio Joao Havelange, sede del partido frente a los brasileños mañana. Además se usará por segundo día consecutivo el balón Nike con el que se jugará el cotejo por las eliminatorias, que, según lo manifestado por algunos seleccionados, es más liviano.

La otra mirada

SALUDÓ RONALDO

Cuando los seleccionados llegaron a la sede de Flamengo se sorprendieron al ver entrenándose a Ronaldo, quien tuvo la gentileza de parar por un momento y acercarse para saludar a los bolivianos. Casi todos se sacaron foto con el “Fenómeno”, que estaba con varios guardias de seguridad.

SE INTEGRARON TRES

Además de Jaime Moreno, ayer se incorporaron a la delegación el coordinador de Selecciones, Carlos Aragonés, y el utilero Hugo Zegales, quienes estuvieron trabajando en Santa Cruz con Sergio Galarza, Edemir Rodríguez y Christian Vargas. Éstos se quedaron en Bolivia.

NO HAY LESIONADOS

El cuerpo médico, dirigido por Roberto Ferreira, informó que no hay futbolistas lesionados. Ronald Raldes, los hermanos Ignacio y Ronald García, y Joselito Vaca se recuperaron de algunas molestias musculares, que fueron resultado del intenso partido contra Ecuador, en Quito.

BRASILEÑO-BOLIVIANO

Martins tiene sentimientos encontrados pero tampoco se hace drama. Su paso por la selección brasileña Sub-20 (hizo giras por Europa y Japón) es parte del pasado. Su presente es Bolivia. Mañana aspira a ser titular, pues quiere demostrar a la afición brasileña que su fama de goleador que forjó en el Cruzeiro está intacta.

Martins está como pez en el agua en Río de Janeiro

Marcelo Martins es ahora el emblema futbolístico de Bolivia. La prensa brasileña, adicta al fútbol por naturaleza, se encargó de él desde su llegada la madrugada de ayer a Río de Janeiro, donde la Selección Nacional jugará mañana con el coloso pentacampeón del mundo que viene de arrollar a Chile en condición de visitante.

El nombre y apellidos del atacante boliviano, nacido en Santa Cruz pero hijo de padre brasileño, literalmente pesa más que todo el equipo junto porque en ese país aún recuerdan destellos de su efectividad goleadora en su paso efímero pero con mucho éxito por el Cruzeiro de Belo Horizonte.

“Yo no me creo más que nadie aquí, vine para sumar en el equipo y ojalá Dios quiera que sea titular porque tengo muchas ganas de jugar”, admitió el joven atacante del Shakhtar de Ucrania, que lleva meses peleado con las redes por una sequía goleadora que espera reactivar mañana en el estadio Joao Havelange.

En Río de Janeiro parece como un pez en el agua: habla perfecto el portugués, conoce mucho de este país, la gente lo identifica fácil, hace de traductor permanentemente de sus compañeros y a cada paso encuentra siempre a alguien que le saluda.

Hace cuatro años, Martins era apenas un chiquillo, desconocido, iluso como muchos soñadores y abriéndose camino en el fútbol grande. Sus ilusiones parecían extinguirse a fuego lento en Oriente Petrolero, donde tenía pocas opciones de jugar, hasta que un día decidió alistar maletas y marcharse a Brasil en busca de la oportunidad que le negaba su país. En la actualidad representa para el Cruzeiro uno de los jugadores que mayor rédito económico dieron en toda su historia institucional, por los 14 millones de dólares que pagó el Shakhtar por él.

1 comentario:

  1. SABEN TIENEN QUE INFORMAR MAS LE FALTA PUBLICIDAD CUIDENSE MUHCO Y ARRIBA BOLIVIA

    ResponderEliminar