Buscar este blog

domingo, 12 de octubre de 2008

Los peruanos aportaron con entusiasmo

;

La Prensa


“”Sin llorar, sin llorar, sin llorar…” y “el que no salta es peruano”, gritaron los aficionados bolivianos en los cuatro sectores del estadio después de que Ronald García hubo anotado el tercer gol con un remate que hizo viajar el balón hasta el fondo del arco de Butrón.

Sin embargo, el público nacional sólo se encendió con los goles de Botero, pues antes de que éstos llegaran la fiesta instalada en Miraflores —desde tempranas horas— fue toda peruana.

Los “incaicos” que viven en el país y los que vinieron desde Perú se hicieron sentir. No hubo sector del estadio donde no estuviera un aficionado del vecino país. Por eso, cuando se entonaron los himnos, el de la visita retumbó en Miraflores casi como local.

Empero, la fiesta desbordante y el entusiamo de los peruanos no duró mucho. Botero a los 4 minutos los silenció, peor cuando a los 16" anotó el segundo. El estadio, del lado boliviano, estalló y la afición local no cesó de alentar al equipo nacional.

En el segundo tiempo, cuando Bolivia regaló la cancha y la tenencia del balón, los peruanos que estaban en las tribunas se ilusionaron, sobre todo aquellos de la curva sur, los más bulliciosos. Luego se lamentaron porque la pelota no entró en el arco de Arias y tuvieron que irse con la cabeza gacha, después de que García lograra el tercero y definitivo e hiciera trizas sus esperanzas. Al retirarse del estadio lo hicieron en paz, sin provocaciones ni desmanes

Tras el pitazo final, los seleccionados saludaron a la afición y ésta les retribuyó la entrega con aplausos. De ambas partes asumieron el compromiso de encontrarse de nuevo el próximo martes.

5.00 Peruanos se calcula que hubo en Miraflores para ver el partido Bolivia-Perú, superando las expectativas. Grandes grupos de aficionados del vecino país se acomodaron tanto en las rectas de preferencia y general como en la curva sur.

No hay comentarios:

Publicar un comentario