Buscar este blog

viernes, 7 de noviembre de 2008

La FBF busca una salida

;

La Federación Boliviana de Fútbol espera la intervención del Gobierno del presidente, Evo Morales, para que el Servicio de Impuestos Internos Nacionales no remate el edificio de la sede del máximo ente del balompié nacional (que se encuentra en Cochabamba), debido a una obligación fiscal de Bs 21.000.000.
“La federación no ha fallado en el cumplimiento del acuerdo, el problema es que el Gobierno no pagó una cuota de más de Bs 8.000.000, como se había comprometido el presidente Carlos Meza en 2004”, indicó el gerente de la FBF, Alberto Lozada.
El funcionario anunció que hay una comisión jurídica trabajando para contrarrestar la medida, aunque, según la directora del SIN, Marlene Ardaya, es inevitable, ya que se incumplió en los pagos que se establecieron en 2004, cuando Wálter Castedo presidía la FBF. “Es una medida de orden coactiva (obligatoria), por lo que se procederá al remate del edificio el 14 de este mes”, afirmó Ardaya.
El ex titular de la FBF, Wálter Castedo, indicó que Meza cumplió con el primer pago, pero cuando tocó pagar la segunda cuota (febrero de 2005), ya había dejado Palacio Quemado. “Hicimos las gestiones con el Gobierno de Eduardo Rodríguez Veltzé, pero no conseguimos que se cumpla lo prometido”, señaló Castedo, que apuntó que en su gestión se hicieron pagos puntuales y que de los $us 2.800.000 que se debía a Impuestos quedó pendiente $us 1.000.000, cuando Castedo concluyó su gestión, a mediados de 2006.
El actual titular de la FBF, Carlos Chávez, dijo a los medios que espera que el Gobierno pueda emitir una resolución para que los aportes de 53 cuotas (cada una de más de $us 11.000) sean cubiertos y que se pueda establecer un nuevo plan de pago de la deuda impositiva.
El saldo por incumplimiento fiscal viene desde 1994, cuando Guido Loayza era el presidente de la FBF (por ventas de entradas del Mundial y sueldos de jugadores). En principio eran $us 300.000 y, según Castedo, los intereses subieron a más de $us 2.800.000. “Así de endeudada recibí la federación”, indicó el ex presidente.
La reunión con el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, está prevista para el próximo lunes, cuatro días antes de la fecha fijada para el remate del edificio.

De taquito

Iban 53 cuotas
Según el gerente de la FBF, Alberto Lozada, se ha pagada hasta la cuota 53 (de las 60), que se cumplió en julio, esto porque no tiene sentido seguir pagando siendo que la deuda sigue igual. “Se ha pagado más de 13 millones de bolivianos, pero es como si el dinero no haya amortiguado en nada, porque el monto es casi la misma, después de más de dos años de pagar”, dijo.

Confía en Morales
Wálter Castedo, ex presidente de la federación, no duda en que el presidente Evo Morales dará una solución en beneficio del fútbol nacional. “Por lo que he visto es un hombre que le gusta el fútbol, hasta fue el primero en defender la altura. Por eso creo que es accesible en este sentido”, apuntó. Castedo no negoció con Morales, porque estaba de salida de la FBF.

Gestiones viejas
El informe de la FBF enviado a la prensa nacional, señala, en uno de sus párrafos, que las gestiones de un acuerdo con el Gobierno, sobre la deuda fiscal, se la viene buscando desde 2005. El pedido es que se cumpla la promesa de Mesa, ya que fue como estado y no personal, por lo que espera comprensión de la actual gestión gubernamental de Evo Morales.

Castedo salió al frente
El ex presidente de la Federación Boliviana de Fútbol Wálter Castedo dijo que cuando él asumió, en julio de 2000, las deudas eran de unos $us 7.000.000: en ese monto estaban incluidos más de $us 2.800.000 y otras obligaciones con empresas y con varios seleccionados, que reclamaban dinero desde la época del Mundial y convocatorias posteriores.
“En 2004 me llegó una comunicación acerca de que se había perdido un juicio millonario y que estaba en peligro el edificio. Entonces nosotros apelamos y conseguimos una posibilidad para poder cumplir las obligaciones, pero con condiciones”, expresó Castedo.
El acuerdo fue con el presidente Carlos Mesa, que pagó $us 1.000.000 y quedó en cancelar la otra mitad en 2005. El resto de los más de Bs 22.000.000, que eran unos $us 700.000, debía pagarlo la FBF en 60 cuotas de Bs 80.000 cada una.
Sin embargo, si se incumplía en una de las cuotas, todo volvía a foja cero, es decir, que la deuda se mantenía, según explicó el ex titular de la federación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario