Buscar este blog

lunes, 17 de noviembre de 2008

Play Off Partido de vuelta: Oriente Petrolero 1 - Blooming 2

;

El Deber


Lo ganaba Oriente, lo sufría Blooming. El clásico, jugado anoche a estadio repleto volvió a tener un giro de 90 grados. La academia, pese a salir abajo (1-0) en la primera etapa, logró reponerse a tiempo y acabó dándole vuelta al marcador para festejar un 2-1 que le permite avanzar sin problemas a la segunda fase del torneo Play Off. Y lo disfruta la academia porque, como sucedió en el clásico pasado, acabó riendo de último.
La diferencia quizá estuvo en que Blooming tiene ritmo, mantiene un mismo nivel en casi todo el partido, y sobre todo no se desespera pese a tener el marcador en contra. Fue determinante esta vez la aparición en los momentos clave de dos hombres que le dan ritmo al juego celeste: Vieira y Vaca. El primero marcó el empate transitorio y el segundo generó una gran jugada para que Saucedo, oportuno como siempre, colocara el 2-1 final con el que despachó a casa a su clásico rival.
Es cierto, y como sucedió en el clásico del lunes pasado, fue Oriente el que dio el primer golpe, pero volvió a dejar en clara evidencia que no sabe manejar el resultado. Itacaré y Maraude fueron los hombres de ofensiva pero al brasileño se lo notó falto de argumentos para desbaratar la defensa rival. Maraude es un jugador de área que espera pelota de los costados, pero con Limberg y Jhasmani Campos apagados, acabó diluyéndose entre Schiapparelli y Javier López.
Maraude Pudo haber liquidado a los 49’ pero su gran escapada, tras dejar en el camino al propio Schiapparelli, acabó con un remate en el parante y luego, cuando la pelota le volvió a caer, se encontró con una gran intervención de Ruth que se rehízo a tiempo tras su estirada. Pero volvamos a la etapa inicial. El 1-0 para Oriente lo convirtió Grabowski (15’) luego de un corto despeje de Ruth que agarró Jean Carlo y como Saucedo no salió rápido, de cabeza el argentino liquidó.
Tras el gol, Oriente se mantuvo concentrado atrás, apelando al contragolpe los últimos minutos de esa primera etapa, en procura de lastimar a un Blooming que tampoco reaccionaba pese a la desventaja. De no ser por los cabezazos de Schiapparelli en los tiros de esquina, la academia era incapaz de apretar a su rival pese a estar perdiendo. Oriente, en cambio, era cauto gracias al temple de Luis Gutiérrez y Grabowski que se multiplicaron en el área.
En el complemento Blooming optó por asumir el rol. Vieira se lanzó más a la derecha, Vaca arrancó desde atrás con balón dominado y Boyero y Saucedo se quedaron cerca de Galarza. Pese al susto que dio Fernando Saucedo a lo 75’ cuando se ‘comió’ a la zaga celeste, Blooming apostó por seguir arriba y fue así que el otro Saucedo, Carlos, no desaprovechó la chance que se le dio luego de que Galarza detuviera a medias un remate de Gómez y el delantero, solo, definiera cruzado. Fue el 2-1 de la victoria y del avance.

El dato

Malvestiti dirigió el partido porque Quinteros estaba expulsado. El DT celeste elogió la entrega por la remontada

La figura

Luis Carlo Vieira
Volvió a ser el hombre clave en un clásico cruceño. En la primera mitad se lo vio inquieto, incluso bajando hasta su arco en procura de la pelota. Fue además el mejor por otros dos aspectos. 1.- Su gran despliegue físico. 2.- Su capacidad para definir cuando se le presenta la oportunidad.

El ojo crítico

Caído del cielo

Carlos Saucedo / Delantero
El gol del triunfo
La apuesta del DT tuvo su premio. Saucedo tuvo pocas chances durante el partido, pero cuando apareció, lo hizo para festejar. Estuvo atento al rebote que dio Galarza y tras un gran esfuerzo, logró colocar el 2-1.

El duro

Juan Grabowski / Defensor
Con roja directa
El argentino, cuyo nivel viene siendo destacado por la prensa, acabó expulsado por una fuerte entrada a Joselito Vaca. Oriente lo perderá en los próximos dos partidos. En esa jugada se pasó de revoluciones.

Premio limón

Itacaré / Delantero
Poco aporte
Su función es hacer goles, pero anoche quedaron en evidencia los pocos recursos que tiene. No bastó su ímpetu para intentar desgastar a la zaga rival. A veces corrió sin control y eso le disminuyó chance a su equipo.

1 comentario: