Buscar este blog

jueves, 22 de enero de 2009

Copa Aerosur 2009 2da Fecha: Aurora 2 (2) - Wilstermann 1 (3)

;

La Prensa


Aurora se adjudicó el segundo clásico del año, luego de vencer a Wilstermann (2-1) en el tiempo reglamentario; sin embargo, los “aviadores” ganaron la llave que comparte con su acérrimo rival, merced a la efectividad que exhibió en el polémico shoot out, instancia donde superó (2-3).

Sin embargo, el “Equipo del pueblo” puede acceder a la siguiente instancia como el mejor perdedor, pero deberá esperar lo que suceda mañana en Santa Cruz entre Blooming y Oriente.

En tiempo reglamentario, Aurora se sacó la espina del primer choque, exhibiendo una notable superación en su desempeño, circunstancia que le permitió superar a su rival durante la primera parte y 20 minutos de la segunda mitad.

El buen cometido del argentino Cristhian Fernández en el medio sector, complementado con el buen trabajo de Julio César Hurtado, Federico Bongioanni, además del binomio ofensivo Derlis Paredes-Nelson Sossa le otorgó más revoluciones al accionar de los “celestes” que se fueron al descanso sin la apertura del marcador, pese a constituirse en indiscutibles dominadores del encuentro.

La superioridad de Aurora se transformó en gol a tres minutos de iniciada la segunda mitad. El ex Wilstermann Sossa, tras recoger un rebote de Suárez, mandó el balón a dormir a la red.

El ingreso de los hermanos Jair y Didí Torrico le otorgó mayor contundencia en el ataque a Wilstermann, tanto así que obligó a replegar líneas a los “celestes”, que se dejaron estar, creyendo haber asegurado la victoria. Varaldo, a los 9’, y posteriomente Argüello, fueron incapaces de vencer a Dulcich. En otra acción, el menor de los Torrico estrelló el balón en el primer vertical con violento derechazo.

Cuando hacía mejor las cosas Wilstermann, en un contragolpe, a los 36’, Aurora se encontró con la segunda conquista, que tuvo como anotador a Paredes, quien venció en el mano a mano a Suárez.

Wilstermann no declinó, porque continuó generando cargas de peligro para el arco de Dulcich, es así que Didí Torrico, sobre los 39’, estrelló el balón en el segundo vertical.

Seis minutos después, Olivares, con violento remate descontó para los “aviadores”, estructurando el 2-1 definitivo de la brega. Luego se dio paso al shoot out que favoreció al “Aviador”.

Síntesis

Aurora 2

Silvio Dulcich

Limbert Méndez

(32’ PT Humberto Viviani)

Edward Zenteno

Germán Leonforte

Cristhian Fernández

Joe Escobar

(22 ST Diego Blanco)

Julio César Hurtado

Edson Zenteno

Federico Bongioanni

(23’ ST Julio Baldivieso)

Derlis Paredes

Nelson Sossa

DT: Julio Baldivieso

Wilstermann 1

Hugo Suárez

Édgar Olivares

Marcelo Carballo

(9’ST Didí Torrico)

Santos Amador

Guillermo Imhoff

Henry Machado

(17’ST Ezequiel Argüello)

Wálter Veizaga

Marco Pereira

(8’ST Jair Torrico)

Francisco Esteche

Luciano Varaldo

Jorge Becerra

(23’ST Jimmy Vaca)

DT: Mauricio Soria

Goles Min. Autor

1-0 3’ST Sossa (A)

2-0 36’ST Paredes (A)

2-1 45’ST Olivares (W)

El shoot out

Sossa

Paredes

Hurtado (X)

Edward Zenteno (X)

Edson Zenteno (X)

Fernández (X)

D. Torrico

Olivares

Vaca

Esteche (X)

J. Torrico (X)

Argüello (X)

(X es la ejecución no convertida)

Estadio: Félix Capriles.

Público: 24.000 entradas vendidas.

Recaudación: 355.000 bolivianos.

Árbitro: Hostin Prado.

Asistentes: Ismael Terceros y Néstor Aguilar.

Expulsado: Veizaga (20’PT) (A).

Sal y pimienta “celestes”

i en el primero de los clásicos hubo cierta distancia favorable a Bolívar, anoche ésta no sólo se repitió, sino que terminó resultando bastante más elocuente. Indiscutible. Irrebatible.

Lo dice el marcador, con todo el relativismo que en fútbol suelen cargar las cifras.

Hombre por hombre y en materia colectiva el ganador mandó. Sí, el ganador que terminó con nueve hombres y, en diferentes tramos del juego, The Strongest no supo —o no pudo— capitalizar esta presunta ventaja.

El partido, apreciado por otra multitud, como AeroSur sabe convocar, y el elogio no es gratuito, fue sorprendentemente cercano a lo electrizante en el primer tiempo. No pareció de pretemporada. Hubo varias situaciones de gol y en esa etapa emergió el Bolívar lindante con lo ideal. El mediocampo quitó y apoyó poco menos que sin pausa. Marcó diferencia en dinámica y en trato de balón. Leonel Reyes, Flores (gran desempeño), Abdón Reyes (otro que brilló) y Gutiérrez fueron enormemente superiores a Camacho, Arévalo, Colque y Coelho.

Y que The Strongest agradezca la escasa puntería de Aquilino Villalba, que se deja esperar. Entre tanto, Reynoso

—quien consolidó la victoria— acumula méritos para ser confirmado en el plantel.

Bolívar agregó a su faena la proyección de Ignacio García, autor de la apertura, y, cuando pudo, Miguel Hoyos también pisó campo contrario. En ese contexto, las camisetas “académicas” aparecieron multiplicadas en relación con las del rival. No era, claro, ilusión óptica.

El “Tigre” clama ya por un jugador que en el centro del campo se ponga el equipo al hombro. Desconocemos si Limberg Gutiérrez está —sobre todo por lo físico— para ese cometido, pero los dos cotejos generaron la precariedad “aurinegra” en dicho sector. Entonces, la disposición de Cerutti acabó pobremente alimentada y Galindo gravitó bastante menos que el domingo.

Ni los cambios modificaron la fisonomía del perdedor. El DT Toresani debe tener, al menos, una noción del potencial con que cuenta, reiterando, en su descargo, los contados días de trabajo.

Bolívar vuela a la semifinal no sólo con la solvencia del centro hacia arriba. En su retaguardia, Carlos Arias y Alejandro Schiapparelli repitieron nota aprobatoria, porque a veces los triunfos relegan la consideración de los rendimientos de retaguardia.

El juego se resolvió pronto en el complemento. A los 10’, Reynoso, de contragolpe, liquidó todo y el nivel se vino abajo. El equipo de Quinteros siempre controló la pelota (más aún cuando entró Da Silva, golpeado sin que Peter Guerrero se diera por aludido) y esa virtud suele pesar como ninguna otra. Sí, la revancha no dejó lugar a dudas. Es más; confirmó conceptos en una y otra vereda. Bolívar se apoderó de los aderezos. A piacere.

Óscar Dorado Vega es director del programa televisivo El Clásico y corresponsal en Bolivia de la cadena internacional Fox Sports.

No hay comentarios:

Publicar un comentario