Buscar este blog

sábado, 28 de marzo de 2009

Bolivia nunca pudo ganar ni empatar en tierras “cafetaleras” en partidos por la eliminatoria.

;

La Prensa

Bolivia nunca pudo vencer a Colombia o empatarle cuando la visitó en partidos de eliminatorias mundialistas. Ni siquiera logró hacerle algún gol. Con ese antecedente nada favorable, la Selección Nacional visitará esta noche a la “cafetalera” en el estadio Nemesio Camacho (El Campín) de Bogotá (20.20), en el marco de la undécima fecha de las eliminatorias sudamericanas rumbo al Mundial de Sudáfrica 2010.

En las tres ocasiones anteriores en las que se midieron por esta competición —dos en Barranquilla y la restante en Bogotá— siempre se dieron triunfos de Colombia, que en esta ocasión también es favorita, mientras Bolivia va a apostar por dar la sorpresa.

Son dos selecciones que están ubicadas en la parte baja de la tabla de posiciones. La colombiana en el puesto siete, con 11 unidades, y la boliviana, en el nueve, con nueve puntos. Visto por ese lado, virtualmente no hay ninguna diferencia, pero en lo futbolístico puede existir mucha, dada la calidad de jugadores que tiene Colombia, la mayoría regada por el mundo.

Los colombianos apuestan a sumar seis puntos en esta doble fecha que comenzará hoy y terminará el miércoles. Su preparación —en la “bajura” de Cali— ha estado enfocada más que nada a la visita que deben hacer la próxima semana a Venezuela, en Puerto Ordaz, como si ése fuera el partido clave y no —en primer lugar— el de esta noche en la altura de la capital. Con esa actitud, encabezada por su técnico Eduardo Lara, han dado a entender que con Bolivia consideran que puede ser sólo un partido de mero trámite.

Es más. Colombia apuesta a mejorar grandemente hoy su gol diferencia, se le antoja golear a nuestra Selección, una oportunidad que no quiere dejar pasar, por si más adelante un amplio marcador le sea beneficioso en el supuesto caso de que tenga que luchar la clasificación a Sudáfrica 2010.

Las debilidades de la Selección Nacional como visitante (cinco derrotas) la han hecho ver por los ojos ajenos de esa manera. Sólo contra Brasil, el equipo de Erwin Sánchez logró empatar y mantener su arco invicto, apuesta —sobre la base del orden táctico y mucho esfuerzo individual— que seguramente “Platiní” repetirá esta noche para tratar de frenar los embates colombianos. Traer un empate sería un buen negocio.

Para muchos, Bolivia poco o nada tiene ya que hacer en las eliminatorias. Efectivamente, buena parte de su chance la dejó escapar cediendo puntos en La Paz, empatando contra su rival de hoy, cayendo ante Chile e igualando frente a Uruguay; de esos nueve puntos posibles se le esfumaron siete, que no los ha podido recuperar en el exterior y difícilmente los sumará en lo que queda de la competición.

En cambio, traer algo de Bogotá y luego derrotar el miércoles a Argentina —partido al que “Platiní” apuesta fuerte— puede encender una tenue luz de esperanza y reforzaría el argumento netamente aritmético, de que las posibilidades aún están intactas.

Un equipo bien poblado de mitad de cancha para atrás es la apuesta de Sánchez para hoy, con el regreso a la zaga —debut en estas eliminatorias— del experimentado Juan Manuel Peña y la ausencia de Ronald Raldes, el único jugador que actuó en los 10 partidos premundialistas anteriores.

La otra mirada

COLOMBIA, DE LOCAL

La selección “cafetalera” jugó 55 veces de local en eliminatorias ante diversas selecciones de Sudamérica; ganó 27, empató 13 y perdió las restantes 15 (cinco contra Paraguay, tres ante Argentina, dos con Perú, otras dos con Brasil y a una ante Uruguay, Venezuela y Ecuador). Anotó 73 goles y recibió sólo 38 (menos de 1 gol por partido).

Su rendimiento en casa es de 60,91 por ciento.

CAYÓ LAS ANTERIORES DOS

Los colombianos tratarán hoy de reivindicarse de sus anteriores dos actuaciones jugando en casa, pues perdieron consecutivamente ante Uruguay y Paraguay, en ambos casos por 0-1.

La máximas goleadas obtenidas por Colombia jugando de local fueron en la eliminatoria Alemania 2006, ante Uruguay y Perú, ambas por 5-0.

BOLIVIA AFUERA

La Selección Nacional jugó 55 veces como visitante en eliminatorias, con tres victorias (dos ante Venezuela y una ante Perú), siete empates (dos con Brasil, a una con Venezuela, Ecuador, Chile, Perú y Uruguay) y perdió los restantes 45 partidos. Convirtió 42 goles y recibió 152.

Su rendimiento afuera es de sólo 11,82 por ciento.

DE VERDE

La Selección lucirá el uniforme oficial: camiseta verde, pantalones cortos y medias blancas.

108 partidos ha jugado Bolivia en la historia de las eliminatorias mundialistas. Debutó en esta competición en 1957. Desde entonces ganó 31, empató 21 y fue derrotada en 56 ocasiones; anotó 135 goles y recibió 202.

Las frases

Lo mínimo que tenemos que obtener es un punto en esta visita. Los que entren a la cancha lo harán ‘enchufados’, no podemos darnos el lujo de tener distracciones si queremos llegar al objetivo de puntuar”

Miguel Hoyos

Lateral derecho

Espero regalar una alegría a toda la gente que me apoyó en esta convocatoria. Colombia es un rival difícil, tendremos que estar atentos en defensa y ataque. Marcar un gol en los primeros minutos sería fundamental para Bolivia. Todos vamos mentalizados en ganar”

Didí Torrico

Mediocampista

Nuestra Selección ganó dos veces de visitante

Será la octava visita de Bolivia a Colombia, la primera fue en ocasión de los primeros Juegos Bolivarianos disputados en Bogotá. La Selección Nacional se impuso 1-2, con goles de Luis Montoya y Alfredo Molina.

Ese año, los colombianos estrenaron selección, y tiempo después ésta soportó sendas goleadas en los torneos sudamericanos de los años 40 y 50.

Después de 45 años volvieron a enfrentarse en Colombia, fue durante la Copa América de 1983, y fue empate a dos, tantos bolivianos conseguidos por Milton Melgar y Silvio Rojas.

Once años más adelante jugaron en Villavicencio, y ahí se produjo uno de los triunfos más recordados de nuestra Selección en el exterior: la “Verde” ganó por la mínima diferencia, con gol anotado por Mario Pinedo; y en ese partido, Colombia perdió un invicto de más de 40 partidos al mando de quien entonces la dirigía, Francisco “Pacho” Maturana.

Esa fue la anterior vez que Bolivia ganó en Colombia, porque luego vinieron cuatro derrotas consecutivas: en 1996, un amistoso cuando la Selección era dirigida por Dussan Draskovic, y las otras tres, por eliminatorias, con la conducción de Antonio López, Carlos Aragonés y Ramiro Blacut.

El anterior gol anotado por nuestra Selección en territorio colombiano fue obra del desaparecido Óscar Carmelo Sánchez, con un tiro rasante desde fuera del área, superando al famoso René Higuita, que retornaba a su selección después de mucho tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario