Buscar este blog

jueves, 12 de marzo de 2009

La Selección Nacional fue goleada por México

;

La Prensa

A Bolivia le pasó por encima una aplanadora. Eso fue México anoche en Denver, con un fútbol sencillo y a la vez efectivo. El score (1-5) incluso pudo haber sido mayor, de tantas ventajas que dio la Selección Nacional. Carlos Arias evitó que la catástrofe fuera peor.

Las cartas estuvieron echadas desde el comienzo. Las mexicanas, imponiendo fútbol ofensivo, además bien distribuidas tácticamente. Las bolivianas, defendiendo, pero con demasiadas limitaciones y poca noción de juego colectivo. Los huecos, de mitad de cancha para atrás, eran demasiado evidentes y las llegadas de los “aztecas”, sobre todo por los costados, resultaban comodísimas.

El primer gol pudo haber llegado cuando sólo se habían cumplido 45 segundos desde que se inició el cotejo. Un desborde por la izquierda de Arce y su centro perfecto fue conectado por Bravo; menos mal que Arias se estiró y logró arañar la pelota para mandarla al córner.

México repitió esa acción toda la noche. Ni Hoyos por la derecha ni García por la izquierda pudieron controlar las subidas del rival por los costados. Por el medio, Rodríguez y Peña se repartían el trabajo como podían; mientras la resistencia en la mitad de la cancha, encargada a la dupla Flores-Reyes, cada vez era más endeble.

A pesar de todo, Bolivia pudo mantener su arco invicto un poco más allá de los 20 minutos iniciales. Hasta entonces, los “aztecas” ya habían llegado unas cuantas veces con buenas opciones, dos de ellas mal definidas.

La Selección Nacional, en cambio, sólo con un remate de Flores, exigiendo a Ochoa, y una entrada por la izquierda de Da Rosa, que volvió a encontrar bien ubicado al arquero.

El gol de la apertura llegó por la vía previsible, otra vez el ingreso por el costado izquierdo y centro que Vuosso, sin marca, capitalizó con disparo de zurda para superar a Arias. Corrían los 24 minutos.

Antes de la media hora, el golero nacional volvió a salvar. A esas alturas, cuando todavía eran once contra once en la cancha, la superioridad mexicana era evidente.

Lo fue más aún después de la expulsión de Peña (30’). Toda una exageración de parte del árbitro. El zaguero cometió una falta, que bastaba con sancionar, o por ahí máximo era para amarilla. El referí lo echó con roja directa y la estantería boliviana, que ya antes temblaba, se vino por los suelos.

Del tiro libre, Augusto puso un balón de manera magistral para el 0-2 a los 32 minutos.

Recomponer a la Selección fue tarea imposible. “Platiní” hizo ingresar a Santos Amador, sacrificando a Ribeiro. El poco equilibrio que había mostrado Bolivia se descompensó por completo, además que México supo aprovechar el hombre demás que tuvo desde tan temprano.

Otras tres llegadas, antes de la conclusión de la primera etapa, pudieron haberle servido al seleccionado “azteca” para ampliar las cifras. Los “verdes” hacían lo que querían en el terreno de juego.

En la segunda mitad vino por completo la noche para Bolivia. Meter a Botero, solitario adelante —en vez de un desaparecido Castillo— fue inútil, por más esfuerzo que puso el jugador del Correcaminos mexicano. Álvarez ingresó en vez de Flores, y la contención se resintió aún más. De paso, ni Joselito ni Da Rosa pudieron hacer prevalecer su habilidad para al menos tener la pelota.

México hizo todo lo demás. Vuosso convirtió el tercer gol luego de recibir el balón en el área, dio media vuelta y remató (13’). Amador le dio todo tipo de ventajas.

La entrada de Torrico —en vez de Vaca— le dio un aire diferente a Bolivia. Didí recompuso en algo el medio sector y además se fue adelante. Por eso, a los 23’ convirtió el gol del honor boliviano, después de recibir un pase de Da Rosa, quitarse de encima a dos mexicanos y rematar bajo.

No duró nada esa pequeña alegría. Amador cometió penal, que Santana, a los 26’, cambió por gol con un perfecto remate. Y a los 40’, la jugada que los mexicanos hicieron toda la noche, pelota al fondo por un costado, ante una mal parada defensa, y centro hacia atrás que Cárdenas capitalizó.

Bolivia lo perdió el partido desde un comienzo, a partir de un planteamiento conservador. Lo de Peña terminó por hundirlo. Pero de la manera como jugó, y por la superioridad que exhibió México, nada garantiza que once contra once el resultado hubiera sido diferente.

9 veces se han enfrentado México y Bolivia, con siete triunfos de los “aztecas”, uno boliviano y un empate. El de anoche es el score más abultado, pues nunca antes los mexicanos se habían impuesto a nuestra Selección por más de dos goles de diferencia.

Las frases

Ha sido una experiencia muy mala, pero hay que seguir trabajando. Me preocupa mucho el rendimiento del equipo, que ha cometido muchos errores”

Erwin Sánchez

Técnico de Bolivia

Desde mi punto de vista, creo que México fue superior sólo por momentos. Estoy tranquilo por el gol, pero no se puede estar contento con el resultado”

Didí Torrico

Jugador de la Selección

Síntesis

Bolivia 1

Carlos Arias

Miguel Hoyos

(39’ST Alejandro Gómez)

Edemir Rodríguez

Juan Manuel Peña

Ignacio García

Luis Gatty Ribeiro

(34’PT Santos Amador)

Wálter Flores

(1’ST Lorgio Álvarez)

Leonel Reyes

(31’ST Jaime Robles)

Joselito Vaca

(16’ ST Didí Torrico)

Alex da Rosa

José Alfredo Castillo

(1’ST Joaquín Botero)

DT: Erwin Sánchez

México 5

Guillermo Ochoa

Óscar Rojas

Leonardo López

Julio Domínguez

(1’ST Hugo Ayala)

Fausto Pinto

(26’ST José Cárdenas)

Leandro Augusto

Guillermo Torrado

Israel Martínez

Fernando Arce

(1’ST César Villaluz)

Matías Vuosso

(16’ST Antonio Naelson)

Omar Bravo

(16’ST Sergio Santana)

DT: Sven-Goran Eriksson

Goles Min. Autor

0-1 24’PT Vuosso (M)

0-2 32’PT Leandro Augusto (M)

0-3 13’ST Vuosso (M)

1-3 23’ST Torrico (B)

1-4 26’ST Santana (M) penal

1-5 40’ST Cárdenas (M)

Estadio: Dicks Sporting (Denver, Estados Unidos)

Recaudación: No se dio a conocer

Público: Unas 18.000 personas

Árbitro: Baldomero Toledo (EEUU)

Asistentes: Fabio Tovar y Corey Rockwell (EEUU)

Expulsado: Peña (B), 30’PT

No hay comentarios:

Publicar un comentario