Buscar este blog

miércoles, 4 de marzo de 2009

Ligueros se enojan y Claure les emplaza a reconocer falencias

;

La Prensa


Los dirigentes de la Liga no se quedarán de brazos cruzados. El viernes, en la reunión del Consejo Superior que se llevará a cabo en Cochabamba, analizarán las declaraciones del empresario boliviano Marcelo Claure, vinculado a Bolívar, quien dijo que el balompié nacional “es un desastre”, que “a los dirigentes bolivianos lo que más les interesa es llenarse el bolsillo de plata” y “les importa muy poco qué pasa con sus clubes y equipos”.

Claure, por su parte, dijo ayer que el “verdadero sentido” de sus declaraciones está dirigido a un problema estructural que persiste en el fútbol boliviano y “por el que los clubes se encuentran totalmente desprotegidos contra dirigentes inescrupulosos que en su desempeño dilapidan el patrimonio logrado sacrificadamente por sus instituciones y que irresponsablemente dejan cuantiosas deudas para las gestiones venideras”.

Les emplazó a ser “críticos” y a tener “coraje” de reconocer las falencias y que conjuntamente adopten “acciones serias, decididas e inteligentes” para revertir “esta triste situación”.

Los ligueros reaccionaron indignados. Según algunos, Claure “no es quién” para juzgar a los dirigentes del fútbol y le reprocharon, asimismo, que a todos los haya puesto en la misma bolsa y sin dar los nombres de a quienes estaba aludiendo con esas declaraciones.

Según el Presidente de BAISA, la sociedad anónima que administra al Club Bolívar, al que Claure llegó el año pasado en su calidad de copresidente junto con Guido Loayza, “el fútbol boliviano es un desastre porque es manejado por gente irresponsable. Cuando un equipo grande no tiene dueño, que los socios sean presidentes y éstos hagan venta y compra de jugadores, endeudando a los clubes a su antojo, a eso se le llama un desastre”.

El Consejo Superior, a pedido de varios presidentes, analizará esas declaraciones, confirmó ayer el titular liguero Mauricio Méndez. “Al señor Claure no tenemos el gusto de conocer, pues nunca asistió a ninguna reunión de la Liga, cosa que debió hacerlo y enfrentar (en ese seno) la situación”.

Según Méndez, el presidente de BAISA “no tuvo la valentía de identificar con nombre y apellido a quiénes se está refiriendo, dio una declaración muy ambigua y ése es un acto que está reñido con la moral”.

“No sé si lo dice por una experiencia personal o institucional, pero debió tener la hidalguía de identificar a quiénes se refiere”, enfatizó Méndez.

En sus declaraciones, Claure contó “como anécdota” que cuando él y Loayza se hicieron cargo de Bolívar, “fuimos a buscar los papeles de contabilidad para ver cómo se había manejado económicamente, no encontramos nada, se habían robado los papeles, las computadoras y todo lo que han querido. Eso no se puede hacer en una institución, creo que la Liga es la gran culpable, no puede existir una Liga donde nadie sea el responsable y, quieran o no, esa irresponsabilidad se refleja en el fútbol: se juega mal y pocas veces salen jugadores estrella. Para mí, el fútbol boliviano es uno de los peores de Latinoamérica”.

El titular liguero dijo que habló con varios presidentes de clubes, quienes coincidieron en censurar esas declaraciones. No descartó que el Consejo Superior le pida a Claure una disculpa pública o decida procesarlo, tomando en cuenta que en el estatuto vigente de Bolívar el empresario funge como copresidente.

El presidente de La Paz Fútbol Club, Mauricio González, dijo que las palabras de Claure le causaron “indignación” y no acepta “que se denigre a nadie en conjunto, pues cuando no se dicen los nombres y nos mete a todos (los dirigentes) en una misma bolsa, todos nos sentimos aludidos”.

El “azulgrana” lo toma como “una difamación”, y por eso fue uno de los presidentes que pidieron a la Liga insertar este asunto en el orden del día del Consejo Superior liguero.

Su colega de Blooming, Carlos “Pimpo” Bendeck, tampoco acepta que Claure “enlode” a todos “al no decir nombres y apellidos, haciendo declaraciones fuera de contexto y desubicadas”.

“Pimpo” preguntó además “quién es él para juzgar” a los dirigentes del fútbol nacional, que, de acuerdo con su palabra, hacen “un trabajo honorario, pues yo no gano ni un peso para fortalecer al club, tratar de alcanzar cada día nuevos logros y hacer más grande a la institución. No se puede denigrar así ese trabajo”.

¿Quién es?

Marcelo Claure fue funcionario de la Federación Boliviana de Fútbol en la época en que Bolivia se clasificó al Mundial de Estados Unidos (gestión de Guido Loayza Mariaca). Llegó a Bolívar como copresidente, junto con Loayza, a finales de 2007. Encabeza BAISA, la sociedad anónima que administra al club paceño. Ya ha invertido más de 2 millones de dólares en la “Academia”. Es presidente de la empresa de telefonía móvil Brightstar, con sede en Miami.

Las frases

No tuvo la valentía de idenfiticar con nombre y apellido a quiénes se está refiriendo. No sé si lo dice por una experiencia personal o institucional, pero debió tener la hidalguía de identificar a quiénes se refiere”

Mauricio Méndez

Presidente de la Liga

Esas declaraciones me provocan indignación, porque no acepto que se denigre a nadie en su conjunto. Cuando no se dicen los nombres y nos mete (a todos) en una misma bolsa, todos nos sentimos aludidos”

Mauricio González

Presidente de La Paz FC

Personalmente y como presidente de Blooming no acepto sus declaraciones, porque enlodan a todos. Parecen declaraciones fuera de contexto, desubicadas, él no es quién para juzgar”

Carlos Bendeck

Presidente de Blooming

“Es imposible ocultar que el fútbol boliviano ha caído en picada”

Lejos de retractarse por sus declaraciones, el presidente de BAISA, Marcelo Claure, sólo admitió que “es cierto que no es posible generalizar y que desde el pasado han existido importantes dirigentes del fútbol nacional, tales como Mario Mercado, Rafael Mendoza, Tito Paz, ‘Choco’ Antelo y varias otras recordadas personalidades que han entregado su valioso tiempo y patrimonio a favor de sus clubes, no pudiendo dejar de reconocerse también que hoy en día existen importantes dirigentes que hacen un esfuerzo análogo en beneficio de sus clubes”.

Sin embargo, en una nota enviada ayer al diario El Deber, donde el lunes se publicaron sus declaraciones, dijo: “… No quisiera que tales precisiones hagan perder de vista el verdadero sentido” de las opiniones, “siendo evidente que persiste un problema estructural dentro del fútbol nacional, por el que los clubes se encuentran totalmente desprotegidos contra dirigentes inescrupulosos que en su desempeño dilapidan el patrimonio logrado sacrificadamente por sus instituciones y que irresponsablemente dejan cuantiosas deudas para las gestiones venideras”.

De acuerdo con Claure, “es imposible ocultar que en los últimos tres lustros el fútbol boliviano ha caído en picada y que actualmente es un desastre, estando penosamente ubicado en el fondo de la tabla de posiciones de la región”, se ratificó.

“Si no somos críticos, si no hacemos análisis descarnados, si no tenemos el coraje de reconocer nuestras falencias, es imposible que podamos salir de esta situación y lograr los cambios estructurales que nos lleven al menos a la situación en la que estábamos hace quince años”, cuando la Selección boliviana se clasificó al Mundial de Estados Unidos.

“Finalmente, le corresponderá a los organismos oficiales del fútbol nacional la adopción de urgentes acciones serias, decididas e inteligentes, en coordinación con los clubes, para revertir esta triste situación, de otra forma estaremos condenados a convivir con el desastre y la permanente frustración”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario