Buscar este blog

jueves, 11 de junio de 2009

Chile golea a Bolivia y se siente en Sudáfrica

;

La Prensa
Los argumentos defensivos de Bolivia fueron insuficientes anoche en Santiago y la Selección no pudo evitar la goleada, porque Chile, que generó escasas opciones con verdadero peligro en el primer tiempo, fue en cambio efectiva en la definición en el segundo y logró un triunfo claro (4-0) que la pone en el umbral de Sudáfrica 2010.

La “Verde” resistió casi todo el primer tiempo y lo hizo bien, muy segura, ordenada y sólida en esa tarea. Pero en el segundo, en la medida que Chile ajustó su ofensiva, le costó más tomar las marcas y sufrió una contundente caída, la segunda más dura por el score en esta Eliminatoria.

El “dibujo” cambiado por primera vez en la “era Platiní”, con línea de tres en el fondo

—donde Peña fue lo más destacado— y con mucha gente en la mitad de la cancha, tuvo por buen rato al rival lejos del arco de Arias. La prueba de ello es que Chile no inquietó casi nunca al golero en ese periodo. Sólo a los 24 minutos, un tiro libre lanzado por Waldo Ponce hizo que la pelota pasara raspando el palo derecho del arco boliviano.

Pero si Bolivia estuvo bien parada —en ese periodo— de mitad de cancha para atrás, en juego ofensivo no mostró casi nada. Las acciones de Alex cortadas por la marca chilena y Escobar deambulando solitario adelante no le hicieron mella a la defensa trasandina.

Sin embargo, más allá del dominio de la “roja”, fue Bolivia el equipo que en el primer tiempo pudo ponerse en ventaja, cuando a los 31 minutos Da Rosa sirvió un tiro libre que Escobar alcanzó a empalmar, pero el golero Bravo estuvo atento y mandó el esférico al tiro de esquina. Fue una acción aislada.

El primer tiempo estaba encaminado a terminar sin goles, sin embargo a dos minutos del final (43’) Matías Fernández robó el balón por la derecha —por floja salida de Ignacio García— y mandó un centro que Beausejour empalmó magníficamente de cabeza para derrotar a Arias.

Chile no había hecho ningún merecimiento para irse al descanso en ventaja, pero fue efectivo en esa jugada —como lo iba a ser después— y se marchó tranquilo a su vestuario.

El segundo periodo no cambió de trámite. El local siguió teniendo el balón y creando pocas jugadas ofensivas. Bolivia, por su parte, se mantenía bien parada atrás, aunque cada vez con más dificultades, mientras que en ofensiva no ayudó en nada el ingreso de Yecerotte por Da Rosa, porque, salvo una escapada de Ronald García a los 20 minutos, que definió tratando de “colgar” al golero, no hubo ninguna acción peligrosa.

La expulsión de Ignacio García por doble amarilla a los 28 minutos, seguida del tiro libre magníficamente ejecutado por Estrada ante una débil respuesta de Arias, fue el acabose de Bolivia. El 2-0 (29’) definió el partido, aunque el score aún iba a ser ampliado.

La Selección se vino abajo en su tarea defensiva y fue inevitable que llegara la goleada. Cabe, eso sí, poner un manto de duda al tercer tanto chileno, pues pareció que hubo una doble posición adelantada que la terna dejó pasar, entonces Alexis Sánchez no tuvo problemas para enviar el esférico al fondo del arco a los 32 minutos.

Una defectuosa definición a los 36’, de Juan Manuel Peña en el área contraria, y solo ante el arquero Bravo, impidió a Bolivia obtener por lo menos el descuento.

En cambio, cuando estaba por llegar el final, Sánchez marcó el segundo de su cuenta personal y puso el 4-0 definitivo al cotejo. Recibió un pase profundo, corrió ganándole a Reyes y ante la salida de Arias lo “colgó” para rubricar el triunfo transandino.

Chile —segundo en la tabla— está a punto de tocar el cielo con las manos. Con la victoria sobre Bolivia ha puesto pie y medio en Sudáfrica, y le falta el empujoncito final para clasificarse al Mundial.

La Selección nacional no pudo impedir anoche que la fiesta se desatara en el Nacional de Santiago, sólo resistió un rato, todo lo que pudo, y salió de la cancha con otra frustración, como tantas otras en esta competición.

La otra mirada

LA SEGUNDA PEOR CAÍDA

La de anoche fue la octava derrota de Bolivia en las eliminatorias rumbo a Sudáfrica 2010, la segunda más abultada en esta competición.

El 5-0 que le propinó Uruguay en Montevideo, en 2007, cuando comenzaba el premundial, sigue siendo la caída más amplia que sufrió la Selección, seguida ahora por el 4-0 de anoche a manos de Chile.

30 GOLES EN CONTRA

Con los cuatro que recibió Arias en Santiago, ya son 30 los goles en contra de Bolivia en el certamen. De ellos 22 en canchas ajenas y los ocho restantes en el “Hernando Siles”. El promedio es de 2,14 por encuentro.

LA CAMPAÑA

La Selección jugó su cotejo número 14 anoche y ya le quedan sólo cuatro para culminar su participación en las eliminatorias para la cita sudafricana. Sumó su octava derrota, de las cuales seis sufrió afuera y dos en casa. Chile, cabe recalcar, le ganó ida y vuelta, lo mismo que Venezuela. Tiene apenas tres triunfos, todos en Miraflores, y tres empates, dos como local y uno, frente a Brasil, afuera.

La recta final

Las eliminatorias volverán en septiembre. Bolivia visitará a Paraguay el 5, y tres días después recibirá a Ecuador en el “Hernando Siles”. Las últimas dos fechas se jugarán en octubre. A nuestra Selección le tocará el 10 ante Brasil en La Paz y el 13 será visitante de Perú.

El árbitro

Bien

Queda una duda sobre el tercer gol de Chile, que pareció logrado en posición adelantada. Pero más que echarle la culpa a Roberto Silvera, la responsabilidad fue de uno de sus asistentes. El referí estuvo por lo general firme y acertado especialmente en las tarjetas. Ignacio García se la buscó y lo expulsó bien por doble amarilla.

La figura

Beausejour

En el primer tiempo fue el único jugador que se dio modos para romper las marcas bolivianas, y quizás su premio haya sido el gol anotado a poco del final, determinante porque abrió la cuenta y encaminó a Chile hacia el triunfo. En el segundo periodo siguió siendo un jugador desequilibrante.

El equipo con más expulsados

Las ocho expulsiones, incluida la de ayer, hacen que Bolivia no se mueva del primer lugar de tarjetas rojas en estas eliminatorias. Ninguna otra selección ha visto tantas tarjetas rojas.

Ignacio García, quien anoche vio doble amarilla, es el segundo reincidente en nuestro equipo, después de Leonel Reyes, expulsado el pasado sábado. Ambos tienen a dos rojas.

Los otros cuatro bolivianos expulsados son Ronald García, Alejandro Gómez, José Alfredo Castillo y Marcelo Martins.

En el próximo partido, en septiembre de este año frente a Paraguay, no podrá jugar por acumulación de amarillas el zaguero Ronald Rivero, amonestado en dos cotejos seguidos, el sábado ante Venezuela y anoche contra Chile.

Con una amarilla están Ronald Raldes —desde el primer partido de la eliminatoria frente a Uruguay—, Luis Ribeiro, Jaime Robles, Alex da Rosa, Wálter Flores, Leonel Reyes, Pablo Escobar, Marcelo Martins, Ronald García y Gerardo Yecerotte.

Fue sólo cuestión de tiempo

Chile jugó bien sólo un rato y goleó. Dos conceptos deja la expresión: es que el amontonamiento defensivo de la selección nacional complicó al local hasta el gol de la apertura, cuando Jean Beausejour se anticipó a media defensa, tras recibir de Matías Fernández. En esos más de cuarenta minutos el visitante, aplicado, se aglomeró con orden y hasta se animó, con alguna timidez, a pisar campo contrario, como que Alex da Rosa mandó una pelota al área y el empalme de Pablo Escobar obligó al esfuerzo de Claudio Bravo.

Estaba cantado que el planteo de Erwin Sánchez se apoyaba en la mantención del cero a cero. He ahí la consigna. ¿Y después? Luego del descanso apareció Gerardo Yecerotte por Alex da Rosa en un cambio poco comprensible, más aún si se precisaba remontar. El de Real Potosí pudo acompañar al de San José. Para el reemplazo era candidato Ronald García.

El cotejo en verdad se hizo enredado, con pocos espacios. Ambos factores derivados de la ansiedad e imprecisión de la roja. También por el anticipo del cuadro nacional, cuyo tesón para defender no puede desconocerse, al menos en una hora o algo más del trámite.

Sin embargo, Bolivia, extenuada, se quedó sin piernas, pagó la factura del desgaste. Al margen, claro, de la expulsión de Ignacio García, agobiado por las fintas de Alexis Sánchez. La acción continuó con un tiro libre perfecto de Marco Estrada para el dos a cero transitorio. Cosa juzgada. Y en la recta final, el ex River Plate marcó dos veces, asistido por Jorge Valdivia, que le puso su sello a la media hora que jugó.

A partir de la desventaja, el equipo de Erwin Sánchez no tuvo respuestas. Es decir, no contaba con argumentos reales para revertir la trama porque trabajó para resistir, no para levantar un marcador adverso, salvo alguna circunstancia muy particular que a la postre no se registró.

Después de lo sucedido el sábado anterior —aunque cada cotejo envuelva una historia distinta— era previsible un desarrollo como el que trajo la pantalla chica.

Alguna vez escribimos acerca de la inexistencia del denominado plan B. Aquello que se reserva para hacer frente a la contingencia desfavorable. Una vez más quedó al descubierto que la puesta en escena no incluía alguna alternativa en este sentido, que, además, podía ser perfectamente previsible, a partir de las archiconocidas características del rival y de su desenvolvimiento táctico.

Sí, Chile dejó espacios, pero sólo con Pablo Escobar arriba era muy complicado aprovecharlos.

Y eso que el conjunto de Bielsa, en el contexto colectivo, estuvo lejos de repetir la sólida faena de Asunción. Hasta uno se anima a sentenciar que el valor de sus talentos individuales —sumado a las deficiencias de la verde— volcó las cifras con semejante elocuencia.

A las clasificatorias le restan, aún, cuatro fechas. Uno presume que el hincha desea que concluyan de una vez. Es que este padecimiento, que llegará hasta octubre, ya no tiene ningún sentido práctico, salvo el de cumplir el fixture ¿Cuál será la motivación para afrontar lo que vendrá? La respuesta puede cargarse de demagogia (ya no de números, por favor), pero este conjunto —dominado por la irregularidad— no da para más. Es hora de asumirlo con honradez plena. Sin disfraces de un supuesto, pero inexistente, proceso.

Anoche, en el Nacional, se buscó sin disimulo repetir la igualdad ante Brasil. Y a través de determinado tramo pareció que podía darse. Un espejismo. Porque de ahí a la goleada sólo medió una frágil pasarela temporal. Otra actuación para el lamento y el desconsuelo a raudales. Es que la realidad pega duro. Una, dos, tres, cuatro veces…

Óscar Dorado Vega es director del programa televisivo El Clásico y corresponsal en Bolivia de la cadena internacional Fox Sports.

Síntesis

CHILE 4

Claudio Bravo

Waldo Ponce

Gary Medel

Gonzalo Jara

Rodrigo Millar

(38’ST Mauricio Islas)

Marcos Estrada

Jean Beausejour

Matías Fernández

(23’ST Jorge Valdivia)

Alexis Sánchez

Humberto Suazo

(38’ST Héctor Mancilla)

Mark González

DT: Marcelo Bielsa

BOLIVIA 0

Carlos Arias

Ronald Raldes

Juan Manuel Peña

Ronald Rivero

Christian Vargas

Ignacio García

Ronald García

Jaime Robles

(39’ST Joselito Vaca)

Didí Torrico

(12’ST Abdón Reyes)

Alex Da Rosa

(1’ST Gerardo Yecerotte)

Pablo Escobar

DT: Erwin Sánchez

Goles Min. Autor

1-0 43’PT Beausejour

2-0 29’ST Estrada

3-0 32’ST Sánchez

4-0 44 ST Sánchez

Estadio: Nacional de Santiago

Recaudación: No se dio a conocer

Público: Unas 63.000 personas

Árbitro: Roberto Silvera

Asistentes: Miguel Ángel Nievas y Carlos Pastorino

Expulsado: Ignacio García (BOL), 28’ST

1 comentario:

  1. Gracias JOAQUIN BOTERO mercenario hijo de puta gracias por abandonar a tu pais cuando te necesitabamos eres un gran boliviano

    ResponderEliminar