Buscar este blog

sábado, 27 de junio de 2009

En vez de cuidarlo…

;

La PrensaLa pista atlética del estadio Hernando Siles tuvo que soportar ayer —durante más de diez horas— el peso de 170 ambulancias (se calcula que fueron unas 850 toneladas), en un acto político en el que el presidente de la República, Evo Morales Ayma, acompañado por el prefecto Pablo Ramos y el alcalde Juan Del Granado, entregó esos vehículos a 80 municipios del departamento de La Paz.

No sólo eso. Decenas de bailarines inundaron la deteriorada cancha del principal escenario deportivo del país, que no fue cubierta para precautelarla.

“Es una barbaridad”, exclamó Gonzalo Prado, presidente de la Asociación Atlética de La Paz, al ver ayer que las 170 ambulancias fueron parqueadas en casi toda la malograda pista atlética, donde hoy y mañana se llevará a cabo el Campeonato Nacional Juvenil, clasificatorio para el Sudamericano de la categoría que se celebrará en la ciudad de Caracas (Venezuela) los días 24 y 25 de julio.

Las ambulancias fueron colocadas en la pista en horas de la madrugada, desde aproximadamente las 03.00. El acto culminó pasadas las 15.00.

La dirigencia del atletismo suele cuidar, en sus programaciones, que en la pista nadie circule con zapatos de calle, con el objetivo de que no se deteriore más el tartán; pero no pudo impedir una orden “de arriba”, de tinte netamente política, que permitió que el “Siles” fuera utilizado para una actividad ajena al deporte.

Acción no pudo conocer bajo qué criterio fue empleado el “Siles”. El acto fue organizado por el Ministerio de Salud y Deportes. El viceministro de Deportes, Víctor Barrientos, no respondió al requerimiento de este medio, que lo llamó reiteradas veces, ni a pesar de que se comprometió —mediante su Jefe de Prensa— a devolver la llamada.

Según Prado, no se debería permitir que ingresen automóviles en la pista atlética porque dañan el tartán.

El principal escenario deportivo del país estrenó la pista en 1977, en ocasión de los Juegos Deportivos Bolivarianos. Desde entonces jamás fue cambiada. El deterioro es tal que hay grietas que impiden que determinados carriles puedan ser usados por los atletas.

Nada de eso les importó a los políticos que organizaron la actividad de ayer. Ni siquiera las advertencias de que el peso de las ambulancias podía causar un mayor daño.

“Hablé con los organizadores y visiblemente molestos ante mi reclamo me respondieron que me buscara otra pista, siendo que ésta es la única que existe en La Paz”, comentó el dirigente de la Asociación paceña.

Para los frustrados Juegos Deportivos Odesur 2006 estaba planificada la construcción de una nueva pista en Alto Irpavi. A pesar de que los recursos ya estaban asignados, las autoridades echaron al olvido ese proyecto.

“Nosotros cuidamos la pista, hasta de los propios atletas. A ellos ni a nadie les permitimos el ingreso con zapatillas de calle, sólo con las deportivas, porque los tacones dañan el tartán”, confirmó una funcionaria del atletismo, quien vio con pena el espectáculo de ayer.

Ninguna autoridad del Servicio Departamental de Deportes (Sedede) de La Paz pudo ser ubicada ayer. Su director, el árbitro FIFA Marcelo Ortubé, estaba de viaje, pues el jueves dirigió en Argentina un partido por la Copa Libertadores de América entre Estudiantes de La Plata y el uruguayo Nacional.

No sólo la pista fue mal usada ayer. En la cancha se desarrolló un festival de danzas. Los campesinos de los 80 municipios beneficiados con la dotación de ambulancias hicieron gala de sus bailes autóctonos.

Hace unas semanas, el Sedede impidió que Bolívar desarrollara en ese escenario un partido preliminar de su equipo preprofesional con el argumento de precautelar el campo de juego, sobre todo en la época invernal, cuando el frío hace estragos en el césped. Ese cuidado no hubo ayer.

El Nacional

La cita atlética juvenil se desarrollará hoy y mañana en el “Siles”. Participarán 189 atletas de las asociaciones de Santa Cruz, Tarija, Cochabamba, Oruro, Chuquisaca, Beni, Potosí y la anfitriona, La Paz. La jornada sabatina comenzará a las 08.00.

850 toneladas de peso, aproximadamente, tuvo que soportar la pista de tartán del estadio Hernando Siles. Se calcula que cada una de las ambulancias estacionadas en el lugar tiene un peso aproximado de entre 3,5 y 7,5 toneladas.

Los jugadores opinan que la cancha está mal

Los jugadores de The Strongest, que el jueves disputaron un partido con Aurora, comentaron que la cancha del estadio Hernando Siles está en “malas condiciones” y no vieron con buen agrado que se la utilice en otras actividades, ajenas a la práctica del fútbol.

En el césped miraflorino ayer hubo bailes típicos, a poco más de 48 horas de un crucial encuentro por el torneo Apertura de la Liga, que mañana disputarán los equipos de Bolívar y Oriente Petrolero, los dos principales aspirantes al título.

“Anoche (jueves) la he sentido un poco destrozada. He visto que no la están cuidando bien. Lo que hay que hacer es poner un alto a los conciertos y otro tipo de actividades que dañan más la cancha”, sostuvo el futbolista “atigrado” Alejandro Chumacero.

Según Herman Soliz, el escenario miraflorino “está sintiendo el intenso trajín de tantos partidos y con el fuerte invierno ha quedado más deteriorada”.

Soliz opinó, además, que el hecho de que se haga otro tipo de actividades en el estadio le hace “mucho daño” a la cancha y eso se nota luego en un partido de fútbol, “pero es algo que no lo podemos evitar, porque son cosas de la Prefectura”.

Jorge Ortiz, por su parte, recordó que el estadio Hernando Siles “siempre ha tenido una de las mejores canchas del país, pero ahora está como cualquier otra, muy mal”.

2 comentarios:

  1. Es algo que pasa en todo el mundo, en lo que se deberian preocupar es en cuidar el pasto y repararlo que apra eso les pagan, agradezcan las ambulancias y la renovacion de instituciones y presupuesto.

    Ponganse a trabajar vagos.

    Mucho hablar, poco hacer.

    ResponderEliminar
  2. Buscas dinero para las casas de apuestas???
    este blog puede interesarte:
    http://pronosticoslatin.blogspot.com/

    ResponderEliminar