Buscar este blog

viernes, 31 de julio de 2009

El “transfer” nuevo tumbó a la “Academia”

;

La Prensa

Un Certificado de Transferencia Internacional (CTI) nuevo, por el cual el club Atlético Newell’s Old Boys argentino concedió una ampliación, hasta el fin del torneo Apertura de la Liga, de la cesión del jugador Augusto Mainguyague, fue el elemento en el cual se basó el Tribunal de Justicia Deportiva (TJD) de la Liga para quitarle a Bolívar los puntos ganados en cancha frente a Real Mamoré y, por ende, dejarle sin el título del torneo.

Bolívar —de acuerdo con la resolución del TJD, que fue notificada ayer a los clubes y a la que tuvo acceso Acción— estaba impedido de tramitar y concluir una nueva habilitación de Mainguyague, porque estaba fuera de los periodos permitidos. Por tanto, el zaguero no podía jugar el cotejo con Mamoré, el 5 de julio.

Según el Tribunal de Justicia Deportiva, “la emisión de un nuevo CTI implica en la práctica jurídica la conclusión de una anterior habilitación para efectuar un nuevo trámite, que se inicia con la solicitud de ampliación del préstamo y concluye con la emisión de un nuevo CTI”.

Si bien la “Academia” podía proceder a incluir una prórroga en el contrato de Mainguyague y en la cesión a préstamo con Newell’s, tal como lo hizo, no tenía cómo ampliar la habilitación del jugador, porque el libro estaba cerrado.

El propio Bolívar, a través del memorial de contestación a la impugnación de Real Mamoré, informó al TJD que solicitó el primer CTI a su favor “hasta el 30 de junio de 2009” y agregó que, después de cumplir con el trámite de la prórroga del contrato “la FBF, mediante su secretario general, comunicó a la Liga la recepción del CTI enviado por la AFA, ampliando el préstamo del jugador Augusto Mainguyague” y que “adjunta a esta comunicación de la FBF se encontró el documento CTI en el cual se destaca la inscripción: ‘Ampliación fin torneo Apertura boliviano’”, que es el nuevo “transfer”.

Lo que hizo el Tribunal fue aplicar, en contra de Bolívar, el artículo 8 del Reglamento Nacional de Transferencias y Habilitación de jugadores, que “establece categóricamente

—dice la resolución— que existen dos periodos anuales de transferencias, inscripción y habilitación de jugadores, el primero del 10 de enero hasta el 31 de marzo y el segundo del 15 de julio hasta el 15 de agosto; en estos periodos se procederá a la habilitación de jugadores con trámite concluido, entendiéndose por concluido el trámite que no admite consideración o modificación alguna, siendo la norma más clara aún cuando en su parte final señala que ‘la inscripción de los jugadores fuera de los términos establecidos en este artículo, serán nulos de pleno derecho y los responsables serán pasibles a sanciones establecidas en el Código Disciplinario’”.

Según Nicolás Morales, presidente del TJD, “había dos CTI”, uno anterior, que data de agosto de 2008, con el cual el futbolista fue habilitado hasta el 30 de junio pasado; y otro que llegó en esa fecha. “Ésa es la razón principal para el fallo”.

Aunque Bolívar conocía que el contrato con Mainguyague vencía el 30 de junio, la Liga tomó conocimiento de la intención del club de ampliar el contrato recién el día 25, cuando le llegó la nota mediante la cual la “Academia” le pidió al presidente liguero, Mauricio Méndez, que hiciera conocer al Newell’s Old Boys su solicitud de prórroga y fuera por intermedio de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Los “celestes”, en su defensa, recalcaron que el club argentino “jamás solicitó el CTI del futbolista”, por tanto, este último “en ningún momento dejó de estar registrado en el club Bolívar”.

El Tribunal determinó que “cualquier actuación que se tenga fuera de los plazos de habilitación de jugadores se considerará como una nueva inscripción a ser presentada en el plazo próximo siguiente”; es decir, Bolívar tenía opción de habilitar a Mainguyague sólo a partir del 15 de julio, cuando se abrió por segunda vez el libro de pases, no antes como lo hizo. Los argumentos del club fueron declarados por el TJD “no sustentables jurídicamente”.

En este tipo de casos, dijo Morales, hay “bastante jurisprudencia”, pues “ya pasó con (Ronald) ‘Nacho’ García en Oriente, (Hernán) Boyero en Blooming; (Silvio) Dulcich en Aurora. A ese muchacho se le cumplió su contrato y no pudo jugar. Todo el mundo sabe. En Bolívar son los únicos que no quieren entenderlo. Es importante la jurisprudencia en el país, pero la apertura del libro de pases estaba cerrada”.

Bolívar recusó el mismo miércoles por la noche a los cinco miembros del TJD, porque supuestamente éstos “filtraron” el fallo antes de haberlo emitido.

Morales aclaró que la reunión de ese día concluyó con la firma del documento y el traspaso por secretaría para que se procediera a la notificación de los clubes dentro de los horarios establecidos; por eso la Liga mandó el documento ayer cerca del mediodía.

“Estamos (los miembros del Tribunal) tranquilos con lo que hemos realizado. Soy el primer sorprendido de que haya habido un acuerdo de todos los vocales. En otras situaciones hay vocales disidentes o que se excusan porque no están de acuerdo. Si no lo recusaban a (Roberto) Bohórquez, era pleno. Incluso si me recusaban a mí iban a ser tres los que iban a tener la misma opinión, primera vez que veo un fallo que sea consensuado”.

Bolívar “está en su derecho de tomar las decisiones que crea pertinentes. Todo perdedor tiene la potestad de hacer lo que quiera; es más, hay una instancia que es el recurso de apelación, de manera que si nosotros nos hemos equivocado, tal vez el Tribunal de Penas de la FBF lo pueda corregir”.

Según el asesor jurídico de Bolívar, Jaime Jemio, la resolución del TJD es “producto de una interpretación caprichosa, dirigida y de mala fe” y que actuó “presionado por algunas circunstancias muy especiales”.

Confirmó que Bolívar, al no aceptar el fallo en primera instancia, procederá a presentar el recurso de apelación.

Recordó, asimismo, que tanto el Comité Técnico de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) como el de la Liga dieron su visto bueno para que Mainguyague actuara en el partido ante Real Mamoré.

“Aquí una vez más se ha confundido la caducidad del contrato con la caducidad de la habilitación. Nosotros en ningún momento pedidos un segundo CTI”.

La otra mirada

SEGÚN REAL

En una carilla y media, el Tribunal de Justicia Deportiva de la Liga resumió —dentro de su resolución— la impugnación de Real Mamoré. Éste fundamentó que no hay prórroga que valga para una “rehabilitación” de un jugador si los plazos están vencidos. Observó como “ilegales” tanto la prórroga del contrato del jugador como el nuevo CTI.

SEGÚN BOLÍVAR

Los argumentos de la “Academia” están reflejados en tres carillas y media. La “Academia”, al margen de expresar sus descargos, tildó los argumentos de Real Mamoré de “equivocados y temerarios” y calificó la impugnación de “inédita y fraudulenta, y que el club trinitario tuvo un “ánimo de revancha y animadversión en contra del Club Bolívar, faltando a la ética, moral y fair play”.

LA APELACIÓN

Según el abogado Jaime Jemio, asesor legal de Bolívar, la apelación será presentada dentro de los plazos reglamentarios. La “Academia” tiene hasta el próximo miércoles para cumplir con ese procedimiento. Incialmente tiene previsto presentar la documentación el día martes.

Marcelo Claure denuncia que le ofrecieron un “arreglo”

El millonario boliviano Marcelo Claure, presidente de BAISA, la sociedad anónima que administra el club Bolívar, denunció ayer desde Miami, mediante una videoconferencia, que hubo gente —a la que no identificó— que le propuso “arreglos” para que su club fuera beneficiado y no perdiera la impugnación en su contra presentada por Real Mamoré.

“En estos últimos días se me han acercado innumerables gentes, (dijeron) ‘tenemos contactos, podemos arreglar esto’, pero mi instrucción ha sido de transparencia total, (porque) no vamos a hacer absolutamente nada raro”.

Según el titular de BAISA, no es el momento para dar nombres. Sólo dijo: “Esta vez (los bolivaristas) hemos pecado de tontos, de inocentes, porque desde que se comenzó a manejar el tema de la impugnación, no creíamos que nos podían impugnar por algo muy simple”.

No se va a acusar a nadie, agregó, pero personalmente a Marcelo Claure se le ha acercado mucha gente que le ha dicho: “No sean incrédulos, no sean inocentes, tienen que hablar con gente para arreglar este tipo de cosas”.

“Nuestra política ha sido no aceptar (esos ‘arreglos’) bajo ninguna circunstancia. A mí, cuando me invitaron a este proyecto (con el Bolívar y aceptó), lo hice pensando en la transparencia del fútbol y del país. Eso me motivó a invertir mi dinero en el fútbol boliviano”.

Claure considera que el Tribunal de Justicia Deportiva de la Liga no revisó los descargos de Bolívar y falló sin tomarlos en cuenta. “Si (los miembros del TJD) se hubieran tomado el tiempo de ver, de leer los argumentos, habrían fallado de manera correcta, ya que al Bolívar le pertenecía el campeonato”.

Otra vez sin precisar, manifestó que en el país hay gente que se molesta porque su club está haciendo las cosas bien y “se caracteriza por algo que no es muy común en el fútbol boliviano, por la transparencia, porque desde que se ha hecho una sociedad anónima, lo que le hemos prometido al hincha deportivo y al hincha del Bolívar es que BAISA y Bolívar son entidades transparentes, que somos abiertos, que mostramos todo lo que hacemos”.

El fallo en contra le sorprendió y le decepcionó, aunque de inmediato asumió el compromiso de apelar ante la instancia máxima, porque considera que es una obligación seguir en la lucha “para devolverle credibilidad al fútbol boliviano”.

Una vez más arremetió —como lo hizo hace meses— contra el balompié nacional. “El fútbol está quebrado, el proceso está quebrado” y por eso no concibe que exista un tribunal “en el que los miembros sean juez y parte”.

“Es inaudito, no puede ser que las personas que emitan este veredicto sean personas nombradas por clubes acusadores. Así es imposible que algo sea justo y transparente”.

Según él, los dirigentes de Bolívar tienen “la conciencia tranquila” porque consideran que han “hecho las cosas bien. Hemos ganado el campeonato, en promedio llevamos más gente al estadio en la historia de los últimos diez años; hoy tenemos el club más transparente y más limpio que existe en Bolivia, eso sí que molesta, duele a la demás gente” y por eso “quieren bajarnos al próximo nivel, desafortunadamente no lo van a lograr, vamos a impugnar, vamos a ganar, seguiremos trabajando con las mismas ganas e ímpetu, y confiamos en que la Federación Boliviana de Fútbol hará justicia”.

Bolívar insta a sus hinchas a no ir al clásico del domingo

Molesto por el fallo del Tribunal de Justicia Deportiva de la Liga, Marcelo Claure pidió a los hinchas de Bolívar que no asistan el domingo al clásico paceño, como medida de protesta en contra de “los campeonatos en los que hay manos oscuras”. Aseguró que sin bolivaristas en el estadio el “clásico será negro”.

En el partido del domingo, The Strongest será local. Por tanto, si los “celestes” no asisten, perjudicarán la recaudación del “Tigre”.

“Los ignorantes que han hecho esto están afectando al fútbol boliviano. Mando un mensaje muy claro: el domingo le pedimos a la hinchada del Bolívar que en señal de protesta no vaya al partido para demostrar que no les gusta ir a ver campeonatos en los que hay manos oscuras; demostraremos al país que la hinchada y nosotros no vamos a permitir que nos roben un campeonato de la manera como la están haciendo”, señaló.

En La Paz, el presidente del club, Guido Loayza, justificó esta medida justo cuando a The Strongest le toca ser local como “pura coincidencia”.

“El Bolívar no está de fiesta, está de luto. Se tomó esa decisión como se podía hacer un bloqueo o una marcha que son tan conocidos en el país”.

Según Claure, porque “el Tribunal se equivocó vamos a demostrarles lo que es el fútbol sin bolivaristas, éste será un clásico negro, sin apoyo, vamos a mostrar al país que queremos una Bolivia transparente. Esta medida tendrá repercusiones internacionales, mostraremos que sin hinchas no hay fútbol”.

Lo que dice el fallo

El texto de la resolución emitida por el Tribunal de Justicia Deportiva en su reunión del miércoles en la ciudad de Cochabamba es el siguiente:

En su punto 1 “se declara ganador del partido objeto de la impugacion al Club Real Mamoré en el encuentro sostenido en el estadio Gran Mamoré con el Club Bolívar, en fecha 05 de julio de 2009”.

En su punto 2 “se anulan los puntos obtenidos por el Club Bolívar en dicho partido, los mismos que deben ser restados de su cuenta y aditados a la cuenta de puntos del Club Real Mamoré, teniéndose estadísticamente el resultado de 3-0 a favor del Club Real Mamoré.

Ejecutoriada la presente resolución, se ordena la devolución del depósito por impugnación al Club Real Mamoré”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario