Buscar este blog

lunes, 2 de noviembre de 2009

Arturo Garica y la Falsificacion de Edades en el Futbol boliviano.“Basta de engañarnos”

;

La Prensa

La “gota” que lo rebalsó, dice él, se dio en el Sudamericano Sub-17 que se jugó este año en Iquique, Chile. Bolivia estuvo a un paso de clasificarse para el Mundial de Nigeria, con jugadores —asegura— que tenían entre 22 y 23 años, e incluso uno de ellos hasta con dos hijos. “La gente salía de su casa a festejar con cohetes cuando se ganaba, ¡eso era una vil mentira!”.

Arturo García Yale, quien actualmente preside la Asociación de Entrenadores de Santa Cruz, ha decidido hacerle frente a algo que considera es un dinosaurio gigante: la falsificación de edades de los futbolistas, sobre todo en las categorías inferiores.

Es un convencido de que esta situación ha obstaculizado el verdadero proceso de formación, porque hay chicos, con edad en regla y con talento, que dice son descartados de las selecciones porque los DT optan por “los más viejos”. Y así la cadena avanza sin que el beneficio sea real, “todo por un trofeo, por dinero, o porque el técnico quede bien”. García anticipa lucha y para ello ya presentó una propuesta a los organismos que rigen el fútbol nacional (FBF, Liga y ANF), incluida la ACF. Ésta se basa principalmente en un estudio óseo, y que el primer responsable sea el padre.

¿Qué te motiva a encarar lo de la falsificación de edades?

Hay demasiadas quejas de muchos entrenadores y dirigentes. Hicimos un análisis como asociación y vimos que es una realidad lamentable que en los últimos años se hubiera jugado con muchos chicos pasados de edad. Eso no beneficia a nadie, ni siquiera a la Selección. Aunque se ha fraguado la edad durante tiempo, el fútbol boliviano sigue igual, mal.

¿Pero qué pasa?

Es que cuando llega un chico que está capacitado para jugar en su categoría, prácticamente el técnico lo borra, lo hace a un lado, porque viene otro tres años mayor que él y le saca una ventaja tremenda. Imagínate a alguien de 15 años, espigadito, delgado, sin la masa muscular desarrollada, sin la fuerza, sin la potencia y el remate bien definido, viene a pelear un puesto con alguien ya desarrollado y que dice estar en edad. ¿Qué hace el técnico? Se queda con ese “viejo”, quizá por hacer una buena representación. El chico con la edad real se frustra y hasta puede que deje de entrenarse y jugar.

¿Viste casos cercanos?

Muchos y que de verdad dejan de jugar por esta situación. En más de una ocasión enviamos chicos a entrenarse pero volvieron y se quejaron. “No pues profe, son muy viejos los de allá”. En la Sub-13 mi escuela (Torito García) lleva entre 34 y 35 partidos invicto en el torneo de las menores, pero a las selecciones van otros. ¿Dónde están a los que les hemos ganado? ¿De dónde vienen esos otros? A los chicos que vale la pena hacerles un seguimiento los estamos dejando a un lado. Las cosas están mal.

¿Qué caso te rebalsó y dijiste “esto ya no puede seguir”?

Hace un corto tiempo, cuando se engañaba con uno o dos años, nadie decía nada, porque había el concepto de que “si éste falsifica edades, ¿por qué yo no?”. Esto se fue haciendo una bola de nieve que hoy parece incontrolable. Pero lo que de verdad me rebalsó fue tener un conocimiento pleno de que chicos con 22 y 23 años estén jugando en la categoría Sub-17 en esta última selección. ¡Eso ya fue el colmo, ya basta de engañarnos! No puede existir tanto descaro, tanta falsedad de parte de los directivos que sabían de todo esto. A ello se suman los padres de familia. Ojalá que la FBF, la Liga y la ANF escuchen.

¿Por qué dices que el proceso se trunca, fraguando edades?

Mirá, si con 22 y 23 años han jugado un Sub-17, con 25 o 26 estarán en una Sub-19, con 27 o 28 ¿tendrán chance de llegar a la selección mayor? Por ahí sí, dos o tres partidos, pero ¿qué pasa después, con qué encaras las siguientes eliminatorias? No hay por donde perderse.

¿Cómo nace la idea de una prueba ósea?

Hace poco, un jugador nuestro que jugó en el Sub-17 en Chile tuvo un problema antes de fichar en Italia, porque luego de pasar todos los requerimientos físicos, se quedó en la última prueba, la ósea. El resultado arrojó que tenía más de 20 años; fue ahí que abrí los ojos. Comencé a investigar con médicos especialistas del medio, de si esa prueba se podría hacer acá en Bolivia y me dijeron que “era lo más sencillo del mundo” y que sólo requería sacarle una radiografía a la muñeca del jugador a un costo de 500 bolivianos.

¿Cómo has pensado tener la autorización para la prueba?, porque el sindicado es un chico...

Con el padre. Si nosotros como escuela vemos que alguien sobresale por su físico o su tamaño, solicitaremos a la ACF en este caso una prueba. Si no tienen nada que esconder, ¿por qué negarse? Es por eso que en la propuesta está prevista la autorización del padre.

¿Cómo sería el mecanismo?

El padre de cada jugador que milite en las menores tiene que firmar un documento donde certifique la edad, la fecha y el lugar de nacimiento del joven y que autorice el sometimiento a una prueba ósea si en caso es requerida. Esa documentación, ese archivo de cada jugador, debe estar adjunta a la ficha técnica en la FBF y con copia en la ACF y en la Asociación de entrenadores para que todos tengamos una constancia y al mismo tiempo se resguarde la veracidad de estos archivos. Ojo, y no es que esté desconfiando de nadie.

Pero vos sabes que los padres autorizan el cambio de edad, porque quizá ven un “salvavida” en el chico a la situación en que viven...

Es que la ambición de querer tener plata te lleva a todo, a querer ganarla de cualquier manera y eso, quizá, ha enceguecido a padres y directivos. Lo que me alarma es que ahora vos hablas del tema y se te ríen, lo toman como algo tan normal. Pero, a ver, si vos eres un padre consciente que no quieres que tu hijo corra el riesgo de ser sancionado, entonces autorizas, además que apuntamos a que eso sea un requerimiento para habilitar.

Según la propuesta, ¿qué pasará con los chicos que hoy no tienen en regla sus documentos?

En una primera instancia tienen que tener una amnistía para que pongan en regla sus papeles. Es decir, si un chico que tiene 12 y está con diez, tendrá la chance de recurrir a las instancias legales, previa muestra de una constancia.

¿Conoces muchos casos?

Muchos, y sé que hay instituciones que tienen cientos de carnets falsificados y de que hay ex jugadores aquí, en Cochabamba y en otras ciudades que han jugado con la identidad del hermano. Es que no se está falsificando sólo el certificado de nacimiento, sino también la identidad como lo comentó un periodista. Personalmente, me gustaría que el Estado meta la mano y que enjuicie a los responsables de tanto engaño.

Las frases

En un torneo interbarrios pregunté a varias personas cómo le hacían. ‘Arturo, ¿acaso no sabes? Vas a la Policía, compras un cartón que vale 17 pesos, no lo entregas a la mesa y luego te lo llevas a tu casa’”

Me dijeron: ‘Arturo, te vas a topar con un dinosaurio’. Le respondí de inmediato que si al dinosaurio le pican muchas hormigas, va a terminar cayendo, yéndose para otro lado. Me advirtieron de todo. Afrontar eso es mi desafío”

Arturo García / Ex futbolista

fb

No hay comentarios:

Publicar un comentario