Buscar este blog

lunes, 9 de noviembre de 2009

• Fútbol • Los casos de adulteración de edades siguen haciéndose públicos.

;
El Deber

Los casos siguen haciéndose públicos y las formas en cómo entrenadores, directivos, representantes y padres de familia adulteran la edad de los futbolistas se torna cada vez más alarmante. La Fiscalía admite que actuará si se sienta una denuncia y además el problema ya toca las puertas de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia. La adulteración y la suplantación de identidad apuntan también al mandamás del fútbol nacional, que ya se refirió al tema.
El último caso que salió a la luz pública la semana pasada fue el del atacante de Bolívar Carlos Castro (¿o Carlos Zeballos?), que tiene dos registros diferentes ante la Liga, uno que afirma que tiene 17 años y el otro que tiene 22. El caso se suma al de Rudy Cardozo, también de Bolívar, que fue ‘borrado’ como sub 20 por tener irregularidades en su edad. “Es algo que se ha vuelto incontrolable, es necesario estabilizar la situación, pero acá los clubes no tienen la culpa”, dijo Mauricio Méndez, titular liguero.
Similar concepto virtió, un poco incómodo, el presidente de la FBF, Carlos Chávez Landívar. “Si, por ejemplo, tienen dudas con los sub 15 en Cochabamba, que le hagan una prueba ósea”, planteó ante los medios.
La prueba de la que habla fue anunciada por Arturo García, presidente de la Asociación de Entrenadores de Santa Cruz, que apuntó directamente a jugadores que actuaron en el Sudamericano sub 17 en Iquique este año, que tendrían entre 22 y 23 años. “Fue realmente un engaño”, dijo.
En los torneos de las divisiones menores en Santa Cruz se han presentado discusiones airadas y hasta amagos de peleas entre padres de familia y entrenadores, tras acusaciones de edades adulteradas entre los chicos que juegan. Esta realidad la conoce muy bien Fernando Saucedo, ex directivo de Oriente Petrolero que comandó, junto a Claudio González, en 2008, una ‘limpieza’ general en las menores del club. Según él se toparon con casos alarmantes. Primero, con técnicos que intentaban hacer negocios con los chicos; segundo, con certificados en los que había hasta tres fotos diferentes (EL DEBER tiene las pruebas), y tercero, que los árbitros se negaban a mostrar el carné del jugador, cuando el delegado dudaba de la edad.
Él reconoce que se le escaparon algunos chicos, pero también afirma que existen jueces que están inmiscuidos en la situación. “En Oriente nos quedamos con cuatro chicos en la sub 15 y con seis en la sub 17. Era algo increíble”, resume. Lo otro llamativo de la situación es que había entrenadores que mostraban en los partidos al futbolista con un nombre falso y cuando llamaba la atención, resultaba que tenía otro nombre y que además pertenecía a la escuela del técnico.
“No basta con la prueba ósea, porque la situación es más grande. La propuesta de Arturo García es espectacular y es necesario aunar fuerzas porque no basta”, dijo.
El concepto que ambos manejan es el de formación, sin importarles tanto los trofeos. En Oriente las menores (no el equipo de primera) tienen la certeza de que se juega limpio. “Cuidado que el sub 20 el próximo año se puede suspender, porque hay que ponerle un atajo”, añadió ‘Patato’ Méndez. La situación quema las manos a los responsables. “Necesitamos una denuncia para actuar, porque se está malutilizando un carné que entrega el Estado”, dijo el fiscal Joadel Bravo.

En detalle

La FBF castiga este tipo de casos
En su artículo 44, el Código Disciplinario de la FBF castiga estos hechos. Textualmente señala que el que a sabiendas utilizare documento de cualquier tipo, falso o adulterado en un acto de caracter deportivo y que tenga consecuencias legales, será sancionado con la suspensión de dos a cuatro años de toda actividad deportiva.

La justicia no es benevolente
Al haber adulteración de un documento de identidad y sobre todo ser usado, es considerado como un delito en que el mismo Estado interviene, ya que las cédulas de identidad y pasaportes fraguados son emitidos por autoridad correspondiente y avalados por el Estado. Tienen una pena de seis a nueve años de cárcel.

Apuntan a la Asociación
Dirigentes y entrenadores que denunciaron el caso tienen en la mira a la Asociación Cruceña de Fútbol, donde se ha comprobado que inscriben a varios jugadores con un sólo nombre. El kardex de habilitación en la ACF muestra la misma identidad del futbolista, pero con diferentes fotografías y en años diferentes al original.

Espera una denuncia
Aunque se ha enterado del escándalo desatado con la adulteración de las edades mediante los medios de comunicación, el Ministerio Público espera que quien se considere afectado por esta situación presente una denuncia formal.
Joadel Bravo, fiscal de seguridad ciudadana, indicó que el tema no puede ser tomado como un asunto deportivo, sino que amerita de una investigación por parte del Ministerio Público o si quieren de la Policía, ya que se está usando material falsificado y lo que es peor, documentos cedidos por el Estado como son el carné de identidad o el pasaporte.
La autoridad indicó que si el deportista es menor, con seguridad que hay otra persona que lo ha inducido a que cometa dicha irregularidad y que por tanto es pacible a un proceso penal.
Por su parte, una ex autoridad de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia manifestó que el caso es delicado y que se tiene que determinar bien la edad que tenía el jugador al momento de adulterar sus años.
Aclaró que si esta adulteración se produjo entre 1 a 12 años del futbolista no existe una sanción al respecto; de 12 a 16 pueden ser procesados por un juez de la niñez y adolescencia, pero de 16 para adelante ya son imputables ante la justicia.
Alaín Núñez, juez octavo de sentencia indicó que desde todo punto de vista es un delito, donde hay muchas personas involucradas, no sólo el jugador.
“Aquí se tiene que juzgar al deportista, que permitió que le quiten la edad, al que lo incitó a quitársela y al que adultera los documentos”, dijo Núñez, al indicar que se trata de un caso de falsedad material e ideológica.

Las frases

“Si hay dudas de la edad de un jugador del sub 15, que se hagan pruebas”
Carlos Chávez / Presidente de la FBF

“Cuidado con el sub 20, para el próximo año, porque se puede suspender”
Mauricio Méndez / Presidente de la Liga

“Éste ya no es un tema deportivo, sino que amerita un proceso judicial”
Joadel Bravo / Fiscal

La edad ósea es clave
Las pruebas óseas que la FIFA está implementando en algunos torneos mundiales es la forma más seria y precisa que hay para determinar si un futbolista que dice tener 17 años se adulteró o no la edad.
Lo que pareciera ser un gran descubrimiento, es un tema que se lo viene haciendo hace años en Bolivia, pero con otro fin. Los médicos lo utilizan para hacer estudios de las alteraciones de crecimiento. Además, son la base para el cálculo del pronóstico de la talla final.
Sobre la confiabilidad en estas pruebas, Luis Leáñoz, médico deportólogo, indicó que el margen es de 99.9 de fiabilidad.
Dijo que hasta los 17 años los núcleos de crecimiento ya pueden estar consolidados y se puede comparar la edad ósea con la edad cronológica. Explicó que en una placa radiográfica en los menores de 17 años la formación de los huesos aún no está definida, mientras que después de esa edad ya queda todo bien formado. En la muñeca es lo más frecuente.
La prueba cuesta Bs 60, pero además hay que pagar al endocrinólogo y al radiólogo. La resonancia magnética es más cara, pero más precisa.

Los modos

1. Certificados
Hay chicos que vienen de las provincias sin documentación alguna. Aprovechando esa situación, se demanda ante un juez, con dos testigos de por medio, la elaboración y entrega de un certificado de nacimiento. El año queda a la fe del afectado. Es una vía libre.

2. Carné de identidad
Para ratificar la edad del futbolista, el principal documento de identidad en el país ya no es fiable. Primero por las denuncias de corrupción y segundo porque las adulteraciones en los certificados ratificadas por el presidente de la Liga, Mauricio Méndez, cuando ordenó que casi una decena de futbolistas pusieran en regla sus edades antes de ser impugnado por sus clubes.

3. Cambios de identidad
Las denuncias que han llegado a este diario hacen referencia incluso a experiencias personales. “Tengo más diplomas que nadie y en mi vida jugué bien al fútbol”, relata uno de ellos. La situación es acerca de que el hermano mayor juega con la identidad del menor. Otro detalle es quitarse uno de los dos nombres o cambiarse de apellido ya sea el paterno o el materno. Las partidas de bautismo y la inscripción en el colegio son también aspectos clave para determinar la edad.

Algo más...

La sorpresa del padre
En 2008, y ante el comentario de los directivos del talento que poseía su hijo, llegó desde Puerto Suárez un padre ilusionado de ver en acción a su pequeño jugando en el estadio. Como los padres de los chicos de las divisiones menores pagan sólo media entrada, éste se acercó hasta las oficinas de un club cruceño para solicitar ese beneficio, sin embargo, grande fue su sorpresa al ver que el pequeño no estaba en la lista. En realidad lo que pasaba es que el técnico lo hacía jugar con otro apellido. Acabó agarrándose a golpes con el DT en el estadio.

Reveló la verdad
Tenía todo para quedarse en el Cruzeiro, sin embargo, el joven quería volverse y con llanto en los ojos reveló al directivo que su edad no era la verdadera. Los brasileños al oír esto optaron por descartarlo.

En la mira

Ruddy Cardozo
El jugador de Bolívar estuvo en la selección boliviana que jugó el torneo Sudamericano sub 20 en Puerto Ordaz y a su regreso se incorporó a la academia paceña, donde no ha podido jugar como sub 20, porque otro equipo observó que éste tiene dos partidas de nacimiento. Por eso el DT celeste no lo mete.

Samuel Galindo
Tras jugar el sub 17 de Iquique y el sub 20 de Venezuela fue vendido a un grupo empresarial que lo llevó a un club italiano, donde fue sometido a pruebas médicas que supuestamente revelaron su verdadera edad, por eso retornó a Bolivia. Además, tiene dos partidas de nacimiento, una de 1989 y otra de 1992. La primera fue anulada.

Lorgio Suárez
Al parecer existe algún problema con su documentación, ya que aún es jugador sub 20 no está habilitado como tal en la Liga. En el equipo albiverde sus entrenadores lo hacen entrar con un carné de un futbolista mayor. Hasta el momento nadie ha querido explicar el porqué no juega como sub 20.

Carlos Castro
El jugador de Bolívar integró la selección sub 17 que estuvo en Iquique. The Strongest denunció ante la Liga que éste tiene dos identidades. Dicen que en una partida se llama Carlos Alberto Zeballos Santos, mientras que en otra es Carlos Alberto Castro Zeballos.

Gilbert Álvarez
Es otro de los jugadores de la selección sub 17 que están en la mira de los investigadores, ya que existen muchas versiones sobre su verdadera identidad, aunque lo cierto es que hasta el momento nadie ha podido demostrar con documentos dichas aseveraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario