Buscar este blog

miércoles, 18 de noviembre de 2009

La FBF y la Fiscalía cruceña abren un proceso de “regularización voluntaria” para que los jugadores observados pongan en orden sus papeles.

;

La Prensa
La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) anunció ayer la puesta en marcha de un proceso denominado “regularización voluntaria”, que en el fondo no es otra cosa que la apertura de una amnistía para que los jugadores con documentación sospechosa pongan en orden sus papeles y empiecen a jugar limpio.

La FBF firmó ayer un convenio con la Fiscalía del Distrito de Santa Cruz, a través del cual ambas se comprometen a atender las denuncias sobre adulteración de edades, suplantación de nombres, dobles partidas de nacimiento y otros que en el último tiempo han movido el tablero del fútbol nacional.

“El juego limpio en el más popular de los deportes siempre debe prevalecer; por ello, y ante algunas denuncias públicas hechas en diferentes medios deportivos, y teniendo en cuenta que es una preocupación de las autoridades del fútbol y del país, la Federación Boliviana de Fútbol —representada por su presidente Carlos Chávez y su vicepresidente Mauricio Méndez— y el Fiscal del Distrito Santa Cruz, abogado Jaime Soliz, firmaron un convenio interinstitucional mediante el cual atenderán los casos que sean denunciados ante este órgano”, señala el comunicado oficial de la FBF.

El objetivo es prevenir en adelante todo tipo de irregularidades que se puedan presentar en nuestro fútbol, y a la vez se implanta un sistema de regulación para dar oportunidad a los futbolistas de que arreglen su situación, ya sea en Santa Cruz o en otras partes, puesto que se hará extensivo a los demás departamentos.

“Esta regularización voluntaria no va a tener ninguna sanción. Lo que se quiere es conformar una comisión a fin de que haya un cruce de control” entre los datos que maneja el fútbol con los de la fiscalía, y se evite el fraude.

“Lo que pasa es que nos llegan a la Federación partidas de nacimiento con orden judicial y no podemos desoír ese mandato aún sabiendo que hay algo raro. A partir de ahora para eso está la Fiscalía, para que controle a los jueces que se prestan a cometer ese tipo de delitos”, explicó Chávez.

La dirigencia del fútbol apunta, antes que a sancionar a los responsables, primero a “sanear” la situación de los jugadores, es decir que se acojan a la legalidad y que aprovechen esta opción de amnistía que se les propone.

Si a partir de esto hay quienes vuelven a incurrir en la ilegalidad, la justicia tanto deportiva como ordinaria les caerá duro.

Según el vicepresidente primero de la FBF, Mauricio Méndez, quien a la vez es presidente de la Liga, “los jugadores no tienen la culpa, pues por jugar aceptan todo; son los padres y los entrenadores los que les dicen que hay que cambiarles de edad. Por eso hay que proteger al jugador y ayudarlo a regularizar sus papeles, pero a la vez hay que atacar a los que cometen este delito. Por tanto, después de este período de regularización hay que tener sanciones ejemplarizadoras para que ningún papá se anime a hacer algo que perjudique a su hijo”.

Chávez, en cambio, reconoció que también “hay ciertos dirigentes que tienen que ver con este tema”; por tanto, no se exime a nadie de culpa, aunque lo que corresponde ahora es mostrar voluntad para que a partir de esta apertura “se imponga el juego limpio”.

Por último, el Presidente de la Federación Boliviana de Fútbol recordó que los casos de falsificación de edad de los futbolistas datan desde hace más de 20 años y que su administración —como otras— ha heredado un problema que espera llegue a su fin con el nuevo proceso.

La frase

Los jugadores no tienen la culpa. Por jugar aceptan todo. Son los padres y los entrenadores los que les dicen que hay que cambiarles de edad, por eso hay que proteger al jugador y ayudarlo a regularizar sus papeles, y a la vez atacar a los que cometen este delito”

Mauricio Méndez / Presidente de la Liga

LA OTRA MIRADA

CASTRO PUEDE SALVARSE

El jugador del club Bolívar Carlos Castro, que está siendo sometido a un proceso en instancias del Tribunal de Justicia Deportiva de la Liga (TJDL) por contar con dos fichas de registro en la Federación con dos edades diferentes, también podrá acogerse a este proceso de regularización y evitar ser sancionado.

Por el momento, su caso ha ingresado en etapa de definición y se prevé que el TJD emita la resolución en su próxima reunión, prevista en principio para el fin de semana.

PERIODISTAS “CÓMPLICES”

Según Carlos Chávez, hay periodistas que desde hace años conocen algunos casos de jugadores que han incurrido en la falsificación de su edad; sin embargo, no se han atrevido a denunciarlos.

EX JUGADORES

El Presidente de la FBF también aseguró que existen ex futbolistas que incluso han jugado en el exterior del país habiendo tenido hasta tres partidas de nacimiento, aunque no dio los nombres. Dio a entender que algunos fueron integrantes del seleccionado nacional que disputó el Campeonato Mundial del año 1994.

EL GOBIERNO

El Viceministerio de Deportes, por su parte, emitió una resolución administrativa solicitando a la FBF que le haga llegar los registros de todos los jugadores a nivel nacional. La Federación está recabando la información de todas las asociaciones.

OPINIÓN

Ramiro Siles Aparicio

accion@laprensa.com.bo

Las jóvenes generaciones de periodistas no están en condiciones de recordar que este problema de las edades de algunos futbolistas es un asunto de vieja data.

En 1983, Bolivia tuvo que organizar el Campeonato Sudamericano Sub-20 (Juventud de América) con sedes en Cochabamba, Santa Cruz y La Paz.

Algunos dirigentes del fútbol, y algún funcionario oficial del deporte, se empecinaron en presentar un plantel con varios jugadores que excedían la edad reglamentaria.

Arturo García, que después formó parte del equipo y que ahora —entrenador en Santa Cruz— sugirió acabar de una vez por todas con esta triste triquiñuela, debe recordar perfectamente el episodio.

Se produjo una fenomenal controversia, y varios periodistas estuvieron en el ojo de la tormenta. Es imposible olvidar el digno papel que jugó Miguel Velarde Tapia, director del “Hoy Deportivo”, aguantando todas las presiones en defensa de la verdad, y el no menos digno comportamiento de Juan Carlos Costas Salmón, entonces presidente del Círculo de Periodistas Deportivos de Bolivia. Costas, junto con su Directorio, reunió pruebas, mostró papeles, desafió la ira de algunos presuntos tramposos y contribuyó a evitar un papelón internacional.

Pero está claro. No aprendemos. Con una pequeña (?) diferencia: ahora los únicos culpables parecen ser los jugadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario