Buscar este blog

martes, 17 de noviembre de 2009

Un doble discurso

;
La Prensa
La FBF habla de sancionar drásticamente a los jugadores que adulteren sus edades, pero deja que en la Selección Sub-17 permanezca Carlos Castro, el caso más sospechoso del momento.

L a Federación Boliviana de Fútbol (FBF) maneja dos discursos con respecto a los probables casos de jugadores pasados de edad; por una parte, habla de sancionar “de la forma más drástica a los que se les compruebe que hubieran falsificado sus documentos; pero, por otra, permite que un futbolista observado y actualmente procesado ante el Tribunal de Justicia Deportiva (TJD) de la Liga, como es el caso de Carlos Castro, del club Bolívar, integre la Selección Nacional Sub-17, que anoche comenzó a disputar el torneo de fútbol de los Juegos Bolivarianos.

El caso de Castro es el más sospechoso hasta ahora. En la propia FBF hay dos registros de este jugador; según uno de ellos, tiene 22 años de edad (nacido el 8 de marzo de 1987); de acuerdo con el otro, acaba de cumplir 17 (8 de septiembre de 1992). En uno, sus apellidos son Zeballos Santos; en el otro, Castro Zeballos.

Ningún dirigente de la Federación se opuso a que Castro fuera inscrito en la nómina oficial para los Juegos; nadie le dijo al técnico Óscar Villegas que, aunque sea por precaución, no lo tomara en cuenta.

Según Villegas, el jugador está perfectamente registrado y habilitado, aunque sólo lo puso en el banco de suplentes en el partido de anoche. Según trascendió, la delegación venezolana está al tanto del asunto y tiene en sus manos la documentación correspondiente para impugnar, de ser necesario.

De acuerdo con el gerente de la FBF, Alberto Lozada, “si existe una denuncia sobre el doble registro del jugador, eso significa que está observado y por precaución no debería ni siquiera ser convocado, incluso por ética; es más, debería estar preventivamente suspendido”.

The Strongest impugnó la actuación del jugador de Bolívar y llevó el caso a instancias del tribunal liguero. Éste citó a Castro el anterior viernes para que prestara su declaración. El jugador viajó desde Sucre —donde la Sub-17 está concentrada— hasta Santa Cruz; sin embargo, aunque estuvo con su padre, no pudo declarar porque no se hizo presente su abogado.

“Vino el jugador Castro con su papá, pero lamentablemente no le hemos podido tomar su declaración porque su abogado nunca llegó, lo esperamos mucho tiempo, así que sólo tuvimos una charla informal”, dijo el abogado Ronald Franco, miembro del TJD.

De esa conversación sólo se pudo sacar como conclusión que la diferencia en los apellidos puede explicarse por que su padre lo reconoció varios años después. Según Franco, “no saben qué ha pasado, no tienen idea de cómo apareció otra ficha”.

El Tribunal —adelantó el abogado— ha cumplido con el procedimiento al convocar al jugador para que declare, y aunque no hubo tal por ausencia del abogado, lo que corresponde ahora es emitir una resolución con base en la documentación presentada por las partes, probablemente en la próxima reunión.

El Comité Ejecutivo de la FBF se reunirá hoy en la ciudad de Santa Cruz para analizar en general las denuncias sobre presuntas falsificaciones. El secretario general, Pedro Zambrano, dijo que lo que corresponde “es sancionar de la forma más drástica posible a los jugadores que hayan cometido este tipo de delitos, porque falsificar su edad es un delito”.

Según su versión, el que haya jugadores en esa situación es una responsabilidad exclusiva de ellos y de sus progenitores; no así de las instituciones del fútbol, que para inscribirlos se basan en los certificados que ellos hacen llegar.

“Es el jugador el que duplica sus documentos de identidad y se registra con dos diferentes, no es la Federación la que tiene que regular este tema, sino el Estado, porque son sus propios organismos los que se prestan a este tipo de delitos”.

De acuerdo con el Código Disciplinario de la FBF, en su artículo 44, el uso de documento falsificado o adulterado se castiga con suspensión del infractor de dos a cuatro años de toda actividad deportiva futbolística. Un club sólo puede ser sancionado si se comprueba que tuvo algo que ver en la adulteración de los documentos.

¿NO MÁS SUB-20 en los torneos de la Liga?

Ya son dos los clubes que piensan proponer que el próximo año se suspenda la inclusión obligatoria de jugadores sub-20 en los torneos de la Liga. Hace unos días, el presidente liguero, Mauricio Méndez, advirtió de que existe esa probabilidad. “Cuidado, que el sub-20 el próximo año se puede suspender, porque hay que ponerle un atajo”, sostuvo, a raíz de la alarmante situación por la aparición de denuncias sobre adulteración de edades.

La Paz Fútbol Club planteará no tomar en cuenta al sub-20, lo hará en la próxima reunión del Consejo Superior. “Los hechos que se conocieron esta temporada llaman a la atención y a la reflexión. Hay que desterrarlos utilizando los métodos que sean los mejores”, según el titular “azulgrana”, Mauricio González.

El asesor jurídico de Bolívar, Alejandro Montaño, confirmó que en el interior de la “Academia” se analiza sugerir a la Liga que no se tome en cuenta al sub-20, a fin de evitar un perjuicio a los clubes que

—desde su punto de vista— obran de buena fe.

Bolívar es uno de los más afectados en la actual temporada, con los casos de Ruddy Cardozo y Carlos Castro.

El dato

Las pruebas óseas que la FIFA está implementando en algunos torneos mundiales es la forma más seria y precisa que hay para determinar si un futbolista que dice tener 17 años se adulteró o no la edad. Lo que pareciera ser un gran descubrimiento es un tema que se lo viene haciendo hace años en Bolivia, pero con otro fin. Los médicos lo utilizan para hacer estudios de las alteraciones de crecimiento.

La frase

La FBF da fe de los documentos que los jugadores presentan. Es el Estado el que debe controlar este tema de las adulteraciones, porque son sus propios organismos los que se prestan a cometer este tipo de delitos”

Pedro Zambrano / Secretario General de la FBF



No hay comentarios:

Publicar un comentario