Buscar este blog

jueves, 4 de febrero de 2010

Copa Aerosur 2010 Bolivar 1 - Wilstermann 1

;

La Prensa

La primera final de la Copa AeroSur terminó igualada a un gol, con tinte favorable a Wilstermann por su condición de visitante, pero más allá del resultado que pone al Aviador en el umbral del título del certamen de pretemporada, la nota preocupante la protagonizó un Bolívar que saltó al gramado de Miraflores a rendir examen a sólo una semana de su debut en la Libertadores de América, y se aplazó, como al final lo admitió su propio capitán, el golero Carlos Arias.

En otras ocasiones suele ocurrir que un equipo domina, crea opciones, juega un fútbol convincente, aunque por esas cosas del fútbol no convierte; sin embargo, no es eso lo que ocurrió anoche en el Siles con la Academia, que tuvo la pelota en su poder más tiempo que su adversario, pero no dispuso de la llave para abrir la férrea defensa de Wilster, que se paró de mitad de cancha para atrás —sin ser defensivo en exceso— tal como seguramente lo hará el peruano Alianza Lima el próximo miércoles.

Las mejores opciones de gol, muy pocas por cierto, de las que dispuso Bolívar, se redujeron a los remates de Alex o a alguna genialidad de él mismo; en cambio, casi nunca los celestes pudieron hilvanar una jugada colectiva como para que alguno de sus delanteros —Ferreira anduvo perdido— quedara frente al golero con opciones de convertir, lo que significa que careció de poder ofensivo.

El Aviador, en cambio, tuvo una columna vertebral bien parada, empezando por el golero Vaca, y sobre todo con una línea defensiva liderada por Barrera —la figura del partido—. Además, un mediocampo batallador, donde sobresalieron Veizaga y Olivares. Y para atacar le bastó la habilidad de Sanjurjo —un zurdo de esos que están en extinción en el fútbol— y la presencia notable de Raimondi solito adelante, quien se encargó de desnudar los problemas defensivos de Bolívar y convirtió un golazo que pudo haber sido el de la victoria si al final Ithurralde no se topaba con el balón que anidó al fondo del arco para lograr el empate.

Desde el comienzo, Wilster controló a Bolívar, y de contragolpe (4’) pudo abrir la cuenta a través de una acción personal de Sanjurjo. La Academia respondió (9’) con un tiro de Ríos que exigió a Vaca.

Raimondi una vez y Olivares otra llegaron fácilmente, y por indecisiones propias no cerraron las jugadas, lo que antes de los 20 minutos ya era un toque de alerta para Bolívar, que utilizó una línea defensiva de tres, innecesaria siendo que el rival tenía sólo un atacante, y así y todo no lo pudo controlar.

Lo mejorcito de Bolívar como para abrir la cuenta fue un tiro libre de Alex, desviado por Vaca; otro de Ríos que lamió el palo derecho, y un remate de Da Rosa, un zurdazo que mandó la pelota al travesaño después de que la defensa de Wilster diera ventajas en la salida.

Todo eso ocurrió antes de la media hora. Después, hasta el final de la primera etapa, pasó muy poco, pero con Wilster más cerca del área contraria que Bolívar, cuando se suponía que debía ser al revés.

El comienzo del segundo tiempo estuvo marcado por una buena jugada individual de Álex, y mal culminada por Didí Torrico, pero fue apenas un espejismo porque la Academia, con el transcurrir de los minutos, fue desapareciendo.

Otro tiro libre directo de Da Rosa generó una buena respuesta de Vaca, y el golero se mandó más tarde la tapada de la noche ante el portugués Martins, cuyo disparo a quemarropa en el área chica —tras recibir el balón de casualidad— fue desviado por el aviador.

Esto último ocurrió un minuto después de que Sanjurjo le diera un gran pase a Raimondi y éste, tras dejar malparado a Ithurralde, mandara un misil que Arias no pudo atrapar, decretando el 0-1 (24’). Fue todo un golazo.

Todavía quedaba tiempo, pero los minutos fueron pasando sin que Bolívar diera razones para creer que estaba en condiciones de cambiar la historia, y tan sólo le alcanzó para empatar (46’) después de un centro de Álex, que alcanzó a tocar Parada y el balón le quedó a Ithurralde, quien sólo tuvo que empujarlo al fondo del arco.

Si tras jugar ante Blooming el pasado domingo el técnico celeste estaba convencido de que el sistema con línea de tres en el fondo era el ideal, luego de lo ocurrido anoche lo tendrá que pensar dos veces antes de repetirlo contra Alianza Lima, sobre todo tomando en cuenta que lo que Bolívar necesita, jugando en casa, es atacar más y mejor, y defenderse con los justo y necesario, sin tener que pasar papelones como el de ayer.

UN ZAGUERO ESTÁ DE MÁS, OPINA DT ACOSTA

¿Línea de tres atrás o mejor con cuatro?

A una semana de su debut en Copa Libertadores de América, la producción futbolística de Bolívar dejó enormes dudas, y si juega el próximo miércoles ante el peruano Alianza Lima como lo hizo anoche contra Wilstermann, va a tener muchos problemas para ganarle.

El lance contra el Aviador fue tomado como un examen clave antes del choque frente al peruano, y la conclusión es que faltando tan poco quedan muchas cosas por resolver en todas las líneas.

Jugando con tres zagueros, los laterales volantes debían pasar a ser protagonistas de primer orden a la hora de atacar; sin embargo, anoche Abdón Reyes nunca hizo daño por el carril izquierdo, mientras que Didí Torrico apareció de manera intermitente.

En la última línea hubo tres zagueros para controlar a Nicolás Raimondi, el único delantero que puso Wilstermann, y él solo se bastó para complicar al trío conformado por Limbert Méndez, Ignacio Ithurralde y Ronald Rivero. Las veces que quiso se sacó la marca y culminó su buena faena con un golazo.

En el medio, Álex da Rosa no fue el organizador del juego, lo que provocó que los delanteros quedaran huérfanos. Gabriel Ríos retrocedió algunos metros para crear situaciones de gol, en vano; mientras que William Ferreira no hizo nada, pues estuvo bien controlado por el aviador Marcos Barrera.

Para el entrenador de fútbol Uber Acosta, el dibujo táctico de Bolívar no debe ser con tres centrales en el fondo, y lo mejor es que vuelva a la línea de cuatro: “Cuando el rival tiene un delantero no se necesita poner tanta gente para tratar de controlarlo”.

“Creo que el sistema que está utilizando (el colombiano Santiago Escobar) no es el adecuado, desde mi punto de vista, uno de los centrales está de más. Bolívar, en condición de local, debe ser protagonista, atacar más, ser más incisivo”, destacó Acosta.

En la segunda parte, después del gol de Raimondi, el técnico Escobar cambió el planteamiento, sacó dos jugadores de marca y volvió al 4-4-2 en procura de llegar al menos al empate.

“Por las bandas generó ataque, pero los centros no tenían destinatario. En este momento Bolívar no tiene un nueve que pueda cabecear, ni William Ferreira ni Gabriel Ríos son grandes cabeceadores”, sostuvo Acosta.

Como la ruta del gol estaba bloqueada, la Academia inquietó con lanzamientos de media distancia, en una de esas jugadas Álex da Rosa hizo que la pelota se estrellara en el travesaño.

Para el técnico, es probable que Alianza Lima juegue como lo hizo anoche Wilstermann, y en ese caso la Academia tendría que redoblar esfuerzos para superar al cuadro peruano.

LA FIGURA

MARCOS BARRERA

El zaguero argentino fue toda una muralla en la última línea de Wilstermann. Tuvo a raya a Ferreira y cada balón que caída en el área aviadora era suyo, ya sea por arriba o al ras del piso. Aparte de mostrar mucha seguridad, fue favorecido en parte por los centritos intrascendentes que lanzaban los celestes.

EL ÁRBITRO

REGULAR

Óscar Saucedo cometió pocos errores, pero muy notorios. Sólo él no vio cómo Vaca enviaba al córner un disparo de Da Rosa. Se “comió” una amarilla para Abdón Reyes, por una fuerte falta contra Sanjurjo, como también pasó por alto una agresión de Gabriel Ríos —para roja directa—. También fue contemplativo con el descontrolado Álex.

La otra mirada

LA FINALÍSIMA

El domingo se jugará el partido de vuelta en Cochabamba desde las 16.00. El que gane será campeón de la AeroSur. Si se produjera un empate, por cualquier marcador, la definición sería por la vía de los penales.

COMO EN 2009

La primera final terminó con el mismo resultado que el año pasado. Aquella vez el cotejo de ida se jugó en el valle y el 1-1 le sirvió a Bolívar para proclamarse campeón, pues unos días después salió airoso en el estadio Siles por 2-1.

LA LÍNEA DE TRES

Los problemas defensivos de Bolívar fueron notorios anoche, a pesar de jugar con tres en el fondo. Antes de la media hora, el técnico Santiago Escobar tuvo que ordenar un cambio posicional sobre la marcha: a Ithurralde, que comenzó inclinado sobre la izquierda, lo puso al medio y a Rivero, en el lugar vacante. A pesar de ello, Raimondi les siguió creando graves problemas.

EL GOLAZO

En cancha da la impresión de que su andar cansino y sus piernas flacas y largas lo hacen un delantero sin suficiente relevancia, lento y de fácil “caza” para los zagueros. Pero Nicolás Raimondi, el uruguayo que comandó el ataque de Wilstermann, anoche fue un aluvión, se las ingenió solo en ofensiva y pese a tener a Ithurralde, Rivero y Méndez enfrente, marcó un golazo y complicó a los zagueros cada vez que la pelota le llegó a los pies.

Un caño a Rivero, un juego de cintura de Ithurralde, una perfecta diagonal desde la izquierda para sacar ese derechazo inatajable para Arias, hicieron de Raimondi uno de los mejores de la cancha.

DA ROSA VS. VILLEGAS

La gresca se generó cuando el DT Eduardo Villegas decidió suplir a Fernando Sanjurjo. El argentino tardó en salir y Da Rosa se fue con todo a empujarlo para sacarlo de la cancha. Ahí intervino Villegas y ambos cruzaron insultos, incluso con amenazas de golpe de parte del brasileño, quien tuvo que ser calmado por el DT Escobar para que no fuera expulsado. Pero no todo acabó ahí, porque cuando Ithurralde igualó sobre el final, Da Rosa se acercó al banco y gritó con todo apuntando a Villegas. Otra reacción de jugadores y cuerpo técnico, aunque sin consecuencias. ¿Llegará a convocar Villegas a Da Rosa en algún momento, ahora que es el técnico de la Selección? La interrogante está abierta.

RESBALOSO

Así lució el Hernando Siles después de la fuerte lluvia caída en la tarde, con algunos charcos de agua que ocasionaron no sólo que Abdón Reyes, Gabriel Ríos y William Ferreira cayeran, sino que hasta el árbitro Óscar Saucedo perdió el control. Como era de esperarse, ello provocó risas entre los espectadores.

El dato

Bolívar inició conversaciones en procura de contratar al lateral izquierdo de Wilstermann Henry Bazán, quien anoche no jugó porque había sido expulsado en el partido anterior. Las gestiones podrían llegar a buen puerto entre hoy y mañana.

SÍNTESIS

BOLÍVAR 1

Carlos Arias

Limbert Méndez

(16’ST André Martins)

Ronald Rivero

Ignacio Ithurralde

Didí Torrico

Leonel Reyes

(31’ST Enrique Parada)

Abdón Reyes

Álex da Rosa

Wálter Flores

Gabriel Ríos

(12’ST Anderson Gonzaga)

William Ferreira

DT: Santiago Escobar

WILSTERMANN 1

Daniel Vaca

Jair Torrico

Marcos Barrera

Miguel Ortiz

Pedro Zabala

Édgar Olivares

Henry Machado

Wálter Veizaga

Amilcar Sánchez

Fernando Sanjurjo

(37’ST Daniel Salaberry)

Nicolás Raimondi

(47’ST Félix Candia)

DT: Eduardo Villegas

Goles Min. Autor

0-1 24’ST Raimondi (w)

1-1 46’ST Ithurralde (B)

Estadio: Hernando Siles

Recaudación: Bs 591.850.-

Público: 27.461 entradas vendidas; 600 libres

Árbitro: Óscar Saucedo

Asistentes: Jorge Calderón y Remberto González

2 comentarios:

  1. HOLA QUE PARTIDASO EL DE HAYER MUY BUEN PARTIDO Y MUCHA INCHADA PACEÑA ACA EN COCHA PORCIERTO BUENO ACA ES LA REVANCHA PERO Q GANE MI WILSTER

    ResponderEliminar
  2. BIEN CHICOS DE WILSTERMAN SANJURJO DEMOSTRASTE EDUCACION EN LA PAZ YA QUE DA ROSA ES UN ASCO DE JUGADOR Y NO ES UN JUGADOR PROFESIONAL COMO TU Y NUNCA TE PONGAS A SU NIVEL DE ESE PERDEDOR FRACASADO ADELANTE WILSTERMAN AHORA TIENE QUE DARNOS UN REGALO A TODA LA INCHADA COCHABAMBINA Y DA ROSA QUE SE CORTE LAS VENAS PARA VER QUE COLOR DE SANGRE TIENE Y SI ES ROJAS SE DARA CUENTA DE TODO

    ResponderEliminar