Buscar este blog

miércoles, 21 de abril de 2010

Video Copa Libertadores Grupo 3: Bolivar 2 - Juan Aurich 0

;


La Prensa

Bolívar rompió algunas rachas negativas al derrotar anoche en Miraflores al Juan Áurich peruano (2-0), en la despedida de ambos de la Copa Libertadores de América. La primera y principal, le dio al fútbol boliviano un triunfo que no llegaba desde hace dos años en esta competición. Aparte, fue la única victoria conseguida por uno de nuestros representantes en la actual edición.

La Academia evitó de paso firmar la peor campaña en sus 26 participaciones en la Libertadores, aunque no es un consuelo, ni mucho menos, haber igualado la de hace tres años. Ambas están anotadas en la historia como las de más baja producción del Bolívar en el torneo de clubes más importante del continente.

El triunfo también supone otorgarle oxígeno al técnico Santiago Escobar, que por el momento está evitando que ruede su cabeza, aunque anoche en Miraflores volvieron durante largo rato las dudas sobre la producción del equipo, por su ineficacia tanto para generar acciones ofensivas como para definirlas.

El gol salvador de Flores, con un bombazo, y el sutil toque de Da Rosa convirtiendo un penal marcaron la diferencia, y el resultado no deja de ser un estímulo para los celestes justo antes del clásico paceño del domingo.

A Bolívar no le sirvió de nada ser dominador casi absoluto en la primera mitad. Casi no generó opciones de gol, y las pocas que tuvo las culminó mal. Tener el balón y llevarlo de un lado a otro fue algo escaso como para doblegar la doble línea de cuatro que propuso el Juan Áurich para defenderse.

El equipo celeste rebotó una y otra vez en las barreras defensivas del cuadro peruano, cuando se animó a enfrentarlas. Buscó de diversas maneras, inútilmente, y apeló poco a abrir la cancha, el método que mejor resultado da cuando hay adversarios bien cerrados como el de ayer.

La primera llegada digna de anotar como peligrosa emergió a los 24 minutos. La definió Anderson pegándole al esférico muy cerca de los tres palos. Esa acción sí asustó al arquero peruano, no como alguna anterior que no llevó verdadero riesgo.

Fue, sin embargo, el Juan Áurich el que estuvo más cerca del gol. Había avisado a los cinco minutos y luego a los 20 mediante un tiro libre que Arias desvió al córner; pero la más clara fue aquella de los 34’, a través de un contragolpe. Bastó un buen pase de Chiroque para que definiera Larrosa, menos mal para los celestes emergió la notable tapada de Arias, que evitó la caída del pórtico bolivarista.

En los últimos minutos mejoró el accionar del Bolívar de mitad de cancha para arriba. A los 36’, primero fue un remate de Flores, que tapó el arquero, y luego otro de Cardozo, que pegó en la humanidad del zaguero; fue una verdadera jugada de gol.

Por último, Anderson se animó a encarar, descargó con Ferreira y éste cedió a Reyes, cuyo disparo fue deficiente. La acción (43’) pudo haber tenido una mejor resolución.

El Áurich iba a lamentar en el segundo periodo haber cometido errores en ataque. De entrada nomás tuvo una opción que Arias despejó, y poco después, antes de cumplirse el cuarto de hora, Rivero puso la pierna ante un remate que llevaba sello de gol.

Bolívar retomó con esfuerzo el control, pero con llegadas esporádicas al área contraria. Cuando logró superar a la defensa estuvo muy atento el guardameta Morales.

Sin embargo, el arquero quedó seco a los 26 minutos ante el misil que le mandó Flores y que hizo que el balón se metiera en su arco. Fue el tanto de la apertura que le dio tranquilidad al accionar del local.

El Áurich estuvo a tiro del empate en una acción a los 39’, García la mandó al tacho cuando parecía más fácil convertir que errar; y acto seguido, Ferreira fue derribado en el área, una clara infracción que el árbitro no dudó en cobrar. La pena máxima la tomó para sí Da Rosa, le pegó con lujo, colgando el esférico y engañando al guardameta. Fue el 2-0 definitivo a los 41’.

Así se despidió Bolívar de esta Copa que la había iniciado con ganas de llegar a octavos; sin embargo, terminó en último lugar del grupo 3, sólo salvando el honor con la victoria de anoche sobre el Áurich. Casi nada para un equipo cuya oferta de principio de temporada era prometedora.

LA OTRA MIRADA

SÓLO TRES GOLES

La campaña de Bolívar en la Libertadores 2010 se reduce a seis partidos jugados, sólo un triunfo, un empate y cuatro derrotas. Apenas tres goles a favor y ocho en contra. Entre el primer tanto, convertido al Alianza Lima en Miraflores y el que abrió anoche la ruta del gol pasaron 432 minutos de sequía goleadora.

¿ZAMORA?

El diario Los Tiempos, de Cochabamba, recogió ayer un trascendido. Bolívar se habría interesado la semana pasada en los servicios del director técnico de Aurora, Julio Zamora, y para tratar de convencerlo al parecer le hizo una oferta suculenta: 15.000 dólares. Varios dirigentes celestes consultados anoche en el estadio Hernando Siles lo negaron.

TRABAJO DEL PLANTEL

Quienes fueron titulares anoche en Bolívar han sido citados para las 17.00 de hoy en el Hotel Europa para una sesión de sauna e hidromasaje. El resto trabajará en horario matinal en su cancha de Tembladerani. Culminada su participación en la Copa, la Academia dedicará toda su atención en la competencia local. Su primer desafío es el clásico contra The Strongest. Un triunfo frente al tradicional adversario sellará su clasificación al hexagonal final del torneo Apertura.

EL ÁRBITRO

BIEN

El chileno Osorio pasó 90 minutos de los más tranquilos. Casi no tuvo fallas y tampoco complicaciones. En las situaciones decisivas estuvo correcto, por ejemplo en el penal que dio pie al segundo tanto de Bolívar. La falta fue clara y él no dudó en sancionarla. Se le escaparon detalles mínimos propios del trajín de un partido.

LA FIGURA

WÁLTER FLORES

Hay que destacar dos cosas del mediocampista celeste: por una parte, el intenso ir y venir en el medio sector para que Bolívar tuviera el balón, tarea en la que no estuvo solo, que la compartió con Reyes, pero fue más notorio su esfuerzo; segundo, la decisión con la que le pegó al balón para el gol que rompió el cero y que fue decisivo.

Las frases

"Me tuve confianza y le pegué, alguna siempre me tenía que salir, pero no sirve de nada esta victoria, sólo que nos da tranquilidad, porque no influye en lo que hicimos en la Copa, sirve sólo para motivar al grupo para seguir trabajando”

Wálter Flores / Jugador del Bolívar

"Manejamos muy bien el partido hasta que ellos convirtieron el primer gol y luego nos desordenamos, fue una lástima no haber concretado las opciones que generamos. Nos vamos tranquilos porque hicimos un trabajo relativamente digno”

Luis Fernando Suárez / DT de Juan Áurich

Clasicosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario