Buscar este blog

viernes, 8 de abril de 2011

En más de un siglo de vida, los atigrados obtuvieron gran cantidad de logros, tanto a nivel departamental como nacional

;

Marcas

The Strongest ganó el primer campeonato de la Asociación de Fútbol de La Paz (AFLP), un torneo jugado en una cancha ubicada en la avenida Arce. Estaba en juego la Copa de plata ‘Max de la Vega’ —según anotó en su libro el ingeniero Felipe Murguía— y los stronguistas sumaron 13 puntos, aventajando a Colegio Militar, que fue segundo con un total de nueve.

En la época amateur (1914/1949), y según el cómputo publicado por Carlos D. Mesa en su libro La epopeya del fútbol boliviano, The Strongest obtuvo 13 títulos y fue segundo en seis campeonatos.

En el profesionalismo entre 1950 y 1976, el club gualdinegro fue campeón en seis ocasiones y subcampeón también en seis. Carlos Mesa añade que en el Torneo Mayor —luego Copa Simón Bolívar— The Strongest ganó los certámenes de 1964 y 1974, y fue subcampeón en 1970.

Durante la época de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano (en la que los atigrados acumulan 1.310 cotejos según nuestro registro extraoficial), el Tigre de Achuman i fue campeón del primer certamen (1977), y volvió a repetir en 1986, 1989, 1993 y 2003, además de ganar el certamen Clausura del 2004.

El primer título de la Liga fue gualdinegro

El primer torneo de la Liga, el del 77, terminó a principios del 78. La final se jugó en Cochabamba entre The Strongest y Oriente Petrolero. Los dos tenían equipos de gran peso. El albiverde apareció como favorito con Chichi Romero, Miguel Aguilar, Tamayá Jiménez y otros en sus filas. En el Tigre, Luis Galarza viajó a Asunción por una urgencia familiar y Eduardo Angulo estaba suspendido.

“Galarza y Angulo eran puntales en el equipo y entonces llegábamos disminuidos. Empezamos perdiendo (0-1), pero en los últimos minutos lo dimos vuelta (3-1) y logramos el título”. El recuerdo es de Ricardo Fontana, que entonces tenía 26 años y era el capitán de aquel plantel.

“El DT era Freddy Valda, un adelantado en esa época, porque había ido al exterior y era un estudioso del fútbol. Formó un buen equipo e hizo cambios posicionales. A Angulo, que era marcador de punta, lo puso de volante de contención, y a mí, que jugaba de volante, de líbero. De ahí que esa excelente campaña en gran parte se la debemos a él”.

Según Fontana, “sin desmerecer a otros”, el del 77 “ha sido el mejor equipo que ha tenido The Strongest en sus años en la Liga”. Rememora que ese grupo fue aguerrido porque cada vez que se entraba a la cancha, en el túnel, “prometíamos dejar hasta la última gota de sudor”.

“Estábamos identificados con la camiseta. Hoy en cambio veo poca mística, poco pundonor, poco corazón con la camiseta, pero no le hecho la culpa al jugador porque la mayoría está un año y se va, no llegan a encariñarse con la camiseta y la gente tampoco con el jugador”.

Del partido recuerda que fue duro con un rival que tenía jugadores de jerarquía. Y en el gol de Ovidio Messa agrega sonriendo: “Yo fui el que le dio el pase”.

El paso del fútbol de asociación a la Liga provocó también cambios en el jugador. “Costó acostumbrarnos, porque antes jugábamos siempre de local, pero en la Liga empezamos a ser visitantes también y había que jugar en lugares difíciles, como Cochabamba y Santa Cruz, que tenían buenos equipos, y sacar un punto allá era muy difícil”.

En el plano económico contó que hubo una sustancial mejora. “La gente que veía sólo partidos locales, veía también a equipos del interior con convocatoria y el estadio se llenaba, las recaudaciones eran mejores y las posibilidades del jugador también”.

La Copa Libertadores les dio otro plus en ese sentido. “No se ganaba como ahora, pero para esa época era importante. La pasamos bastante bien”.

Tiene un sabor especial

El de la corona
El equipo de la final: José Reinoso, Ricardo Fontana, Concha Algarañaz, Luis Iriondo, Juan Peña, Mario Pariente, Luis Fernando Bastida, Raúl Ruiz, Jorge Lattini, Ovidio Messa y Wilfrido Cañellas. DT: Freddy Valda.

Un lindo recuerdo
Según Ricardo Fontana, tiene “un sabor especial” ser el primer campeón de un torneo. “Eso va a quedar en la historia, fuimos el primer equipo que ganó la Liga boliviana y yo tuve la dicha de ser capitán de ese plantel, es el más lindo recuerdo”.

A estadio lleno
El ex capitán ve con extrañeza que hoy el plantel atigrado no lleve mucho público al estadio cuando juega de local. “Antes era distinto, nunca jugábamos con menos de 25 mil personas, es que el equipo era bueno, había rivales de jerarquía y la gente sabía reconocer nuestro esfuerzo con su apoyo”.

Reconocimiento
Para el ex capitán, quienes jugaron en la época anterior en el equipo “dieron sus mejores años al club y eso lo ha sabido reconocer el hincha, de ahí que yo camino por la calle y unas 200 personas me saludan al día, incluso cuando voy al interior”.

El Tigre celebra hoy 103 abriles

Los dos de Farías
Ganador en 1981 y 1986
-Con Juan Farías como técnico, el plantel atigrado ganó dos torneos, uno en 1981 y otro en 1986, en ambos casos se adueñó del primer campeonato de temporada.

El doblete de Kempes
El as de cabo a rabo el 2003
-El 2003 el argentino Mario Alberto Kempes, que había sido campeón mundial en 1978, llevó a la cima al atigrado al ganar los dos torneos ligueros sin discusión.

Corona en el aire
El 2004, campeón en cancha
-El 2004 ganó su último título, el del Clausura. Sin embargo, después de una apelación de Oriente Petrolero, éste quedó en el aire. Recién el año pasado la Liga le reconoció al Tigre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario