Buscar este blog

sábado, 2 de julio de 2011

Quinteros “Ahora hay que ganar a Costa Rica”

;
La Prensa

El empate de ayer ante Argentina será el envión anímico que necesita Bolivia para seguir avanzando en la Copa América, no obstante que las eliminatorias siguen siendo el principal objetivo para Gustavo Quinteros y compañía.

En la conferencia de prensa posterior al partido, el entrenador estuvo con el rostro serio, fue a la sala con un sonriente Edivaldo Rojas Hermoza. En su primer contacto con los medios, afirmó que hay que vencer el siguiente obstáculo en la Copa, como es el caso de Costa Rica.

“Hay que ir a ganar el partido ante Costa Rica, creo que podemos hacerlo, porque debemos aprender a manejar mucho mejor un resultado”, dijo Quinteros, para quien el empate permitirá ver el futuro en el certamen con mejores perspectivas.

No se cansó ayer de elogiar el juego de su equipo, “se trabajó bien, sobre todo luego de los veinticinco primeros minutos del partido, que no la pasamos bien, ya que Argentina tenía demasiado la pelota; luego, el equipo se acomodó, estuvo mucho más sólido, ordenado, se pudo generar un par de situaciones y si se anotaba el mano a mano de Marcelo Martins, podíamos haber ganado el partido”.

Una de las claves de la buena respuesta que dio el equipo fueron los 20 días de trabajo, según coincidió en afirmar el seleccionador nacional.

“Nos concentramos ahí para recuperar el tiempo perdido, ya que comenzamos a trabajar en junio; entonces, la única manera de llegar más o menos a la Copa América era entrenar en Buenos Aires, así lo hicimos y creo que nos fue bien”.

Al buen trabajo previo acompañó el rendimiento de sus dirigidos frente a las estrellas argentinas. “Un resultado como éste es algo que nos motiva mucho más para seguir creciendo, para seguir trabajando; el equipo cometió errores, pero seguro que vamos a ir perfeccionando lo que estamos haciendo bien y corrigiendo lo que no”. Uno de esos errores es —según reconoció— mantener el control de la pelota.

El seleccionador nacional agregó que tiene confianza en los jugadores que hay en este momento en el equipo, “se conformó un buen equipo y competitivo”.

Otra de las claves del encuentro, según Quinteros, estuvo en la forma en que se controló a Lionel Messi, a quien se lo vio nervioso. Afirmó que toda la idea de juego pasaba por neutralizar el juego de Messi. “En el primer tiempo no le permitimos hacer jugar como le gusta al técnico de Argentina (Sergio Batista), luego no tuvo posibilidades de desbordar por los extremos, y lo terminamos desesperando”.

Esfuerzo y valentÍa

Todo esfuerzo tiene su recompensa. Gustavo Quinteros no sólo le dio orden a la Selección Nacional, sino que le inyectó valentía, también actitud.

Lo que tanto reclamábamos a nuestros equipos cuando juegan en condición de visitante, anoche lo demostró la Selección. Bolivia lució ordenada y segura de sí misma durante gran parte del cotejo.

La única distracción le costó el empate. Los argentinos se preguntaban, tiritando de frío: “¿Nos empataron o les empatamos a los bolivianos?”, un poco de las dos situaciones diríamos.

Argentina, como en todos los campeonatos que disputa, partió como favorita. Messi, Tévez, Lavezzi, Agüero, Di María, etc., no pudieron con el orden de Bolivia, que no sólo se limitó a defenderse, sino que atacó.

Cuando comenzaba el segundo tiempo, Campos sacó un centro al primer palo de Romero y Edivaldo Rojas apareció por ese sector, y, de taco, convirtió para festejar el primer gol de la Copa, el primero de Bolivia. Unos minutos después, Martins quedó cara a cara con el guardameta argentino, que achicó muy bien, y se perdió el segundo gol boliviano que pudo haber liquidado el partido en favor de los nuestros; Agüero, con ojos cerrados, Di María, desorientado, y una Argentina desesperada se fue al ataque hasta que llegó el gol del empate en la única distracción boliviana del cotejo.

Ronald Raldes, Jaime Robles, Ronald Rivero y Carlitos Arias demostraron que cuando Bolivia quiere, puede.

Viene Costa Rica en Jujuy, muy cerca de Bolivia. Tal vez los “ticos” sean rivales más duros que este plantel argentino cargado de millones de euros que al final no funcionó como toda su afición esperaba en la sede del torneo.

Pudimos ganar, pero el empate sirve. Hay que tomar con calma las cosas y ser más contundentes en el ataque. Está visto, cuando los bolivianos queremos, seguro que podemos. Con esfuerzo y valentía, como manda Dios.

Hasta la próxima.

Quique Rivera / Director de La Red Deportiva

No hay comentarios:

Publicar un comentario