Buscar este blog

lunes, 11 de julio de 2011

Real Mamore Alfonso Gorayeb, el presidente que ascendió al club a la Liga, ahora se propone salvarlo

;
La razon

Hace unas semanas la posibilidad de que Real Mamoré abandone la Liga era muy fuerte. De hecho, renunció a jugar la próxima Copa AeroSur. La difícil situación económica hacía insostenible la continuidad del club. Sin embargo, el regreso de Alfonso Gorayeb a la presidencia ha calmado un poco las aguas y, al menos por ahora, garantiza que el club se mantenga en el seno liguero e intente —a través de la lucha deportiva— salvarse del descenso de categoría.

Gorayeb fue el presidente que transformó a Real Mamoré en un equipo competitivo en la asociación beniana y el que lo condujo al ascenso a la Liga. Con él al frente, si bien tuvo temporadas difíciles, rozando el descenso, también cumplió su mejor campaña, cuando en el 2007 estuvo muy cerca de clasificarse a un torneo internacional.

“Para mí Real Mamoré es como mi hijo adoptivo y un padre no puede dejar morir a un hijo. Está enfermo, en terapia intensiva, entonces ahora que está en etapa de tratamiento debemos salvarlo, por esa razón he retornado”.

Gorayeb expresa que quiere hacer un esfuerzo más, no sólo para salvar al club de la desaparición sino para dotarle de cierta energía que le permita proyectarse al futuro.

“Primero tenemos que hacer que el club reviva, haremos los esfuerzos para solucionar la actual coyuntura, empezaremos a pagar salarios adeudados al equipo y luego hablaremos de recomponer las filas, reforzar especialmente la columna vertebral y hacer un equipo que sobreviva. Ya hablamos con el profesor Luis Galarza, acordamos los términos de su incorporación y él está llegando el martes para hacerse cargo del plantel”, según el dirigente.

La idea de Gorayeb era tomar el club para enrumbarlo y luego dejarlo en manos de otro presidente, para ello convocó a elecciones que deberían llevarse a cabo hoy; sin embargo, no hubo candidatos.

“Queremos que alguna persona se haga cargo, pero hasta ahora nadie presentó su fórmula, al parecer tendré que continuar al frente y así lo voy a hacer, porque no puedo dejar abandonado a mi hijo. Es una institución del pueblo y me siento responsable por la situación que atraviesa”.

Gorayeb admite que sostener al club siempre fue difícil, “cada temporada tuvimos déficit, pero lo fuimos manejando haciendo una reingeniería económica, nos ayudaba mucho contar con derechos de televisión; pero, hacia el final del año pasado, tuve que dejar el club por razones de salud y se hizo cargo Sebastián Paz, quien, al parecer no administró bien, de manera que el déficit creció y se habla de más de 200.000 dólares. Exactamente lo sabremos cuando el directorio anterior presente su informe”.

Para paliar la actual situación, Gorayeb volverá a efectuar aportes personales, además de contar con recaudaciones y derechos de televisación.

“Lamentablemente acá las autoridades no colaboran, hay un proyecto para que por cada litro de gasolina y diésel que expenden los surtidores, 10 centavos puedan ir al club, pero no pasa de eso, simplemente hay una ordenanza para un voluntariado, no es obligatoria”.

Mañana comenzará una “nueva era”, la de la resurrección. Gorayeb espera que con Galarza vuelvan los éxitos que ambos ya conocen.

Gorayeb compró el club en $us 600

Alfonso Gorayeb dice que Real Mamoré “es un clubcito de la Liga, pequeñísimo. Las evidencias dicen que es el más pobre de todos, porque apenas tenemos nuestros trofeos y unos ambientes que tuve que adecuar para que funcionen allá las oficinas del club. No tenemos ni cancha para entrenar, mucho menos una sede”.

El hoy presidente del club, se inició como dirigente “en marzo del 2006 cuando compré en 600 dólares al Club Municipal, que participaba en el torneo de la Asociación de Fútbol del Beni. Luego le cambiamos el nombre, le pusimos Club Municipal Real Mamoré y empezamos esta historia. Junto con el entrenador, salimos campeones del torneo local, luego jugamos la Copa Simón Bolívar y con Claudio Martínez, que fue el técnico de ese entonces, ascendimos a la Liga”.

El directivo de Mamoré es propietario de un negocio de electrodomésticos en el Beni y de un supermercado en Trinidad, que tiene una sucursal en Guayaramerín. Parte de los ingresos propios los destina para el club.

“Sería lindo que el Gobierno colabore con los clubes, tal vez aplicando políticas más razonables a nivel impositivo, ayudando a crear las escuelas de fútbol para que sean el semillero para lo que denominamos recambio generacional, que no se da. Acá nosotros manejamos también un equipo que participa en el torneo asociacionista”.

Gorayeb va a seguir “luchando por el club”, porque “no puedo permitir que el Beni se quede sin representante”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario