Buscar este blog

lunes, 22 de abril de 2013

Gubira Otra vez de regreso

;
El deber


Objetivo cumplido, Guabirá está de regreso. A un costado de la manga de acceso a vestuarios, Claudio Chacior esperaba impaciente y apenas el árbitro decretó el final aplaudió e ingresó a paso presuroso para fundirse en abrazos con su plantel. El 5-0 sobre Oruro Royal quedó para la anécdota porque la fiesta se desató por el ansiado retorno a la Liga tras un año en la ACF.

Sacarse de encima al penúltimo rival del Nacional B fue fácil y el público lo sabía, fue por eso que se prepararon para la fiesta. Con la ola mexicana y aplausos casi al unísono de las canciones de Guabirá que sonaban por los parlantes, se inició el festejo. Tras la entrega del trofeo de campeón (que por cierto no fue el de la ANF, que optó por entregarlo en la última fecha), el plantel comenzó su vuelta olímpica con el grito de “campeón, campeón, campeón”. Merecido.

“Mi próximo objetivo es llevar a este equipo a un torneo internacional”, prometió el presidente Rafael Paz, haciendo mayor la euforia en la ‘Caldera’. El gran paso a la Liga se lo dio el sábado, cuando Sport Boys apartó de la pelea a Ciclón (2-1 en Warnes) que era el único equipo que podía alargar la brega. Pero Guabirá debía cumplir y lo hizo.

Y de qué manera, siendo contundente, superior durante los 90’ ante un equipo pobre en lo futbolístico. En la primera etapa se lo hizo todo fácil, si cuando apenas se habían jugado tres minutos, el equipo ya había llegado cuatro veces. Pero a los 5’ el 1-0 se hizo realidad con un cabezazo de Miguel Ríos, cruzando la pelota al meta Daniel Aguilar. El gol fue la canción de entrada de una fiesta esperada. Los hinchas aguantaban estoicamente el sol y el calor que hacía en las tribunas. Todo valía la pena con tal de estar en el instante en que se dio el retorno.

En cancha, un solo equipo, porque Oruro Royal lo único que hacía era intentar contener a Henry Justiniano, Ríos y por momentos a Maraude. Con ese panorama el 2-0 no tardó en llegar y el autor fue el uruguayo Ignacio González, que cabeceó bien un centro de Ríos. Los orureños se derretían, Juan Ancalle y Carlos Arroyo deambulaban porque el balón no pasaba la mitad de la cancha. Solo el chico Rafael Díaz -que amagó e hizo un túnel a Adrián Cuéllar- intentó llevar riesgo hacia la portería de Cronenbold.

En el complemento la superioridad quedó en clara evidencia, con Juan Alberto Maraude (60’) rematando solo tras habilitación de Justiniano y después este mismo marcando el 4-0 (61’) con una vuelta de gentilezas del atacante. El duelo era mero trámite, pero el campeón quería despedirse en casa goleando. Sobre el final un penal de Salvatierra a Ríos permitió al mismo Justiniano (92’) cerrar cuenta. Estaba todo dicho.

No hubo discusión
Unos 20 minutos después del partido comenzaron los bocinazos fuera de la ‘Caldera’, mientras en el vestuario los jugadores se fundieron en abrazos y agradecieron a Dios con una oración. Guabirá ya está en la Liga, lo mereció porque fue sorteando con éxito cada escollo. Ascender una fecha antes dice mucho de este equipo que dio a su pueblo lo que quería.



Festejo. La vuelta olímpica fue con un gran trofeo improvisado


No recibirá el trofeo para evitar clima hostil

Guabirá no recibió oficialmente el trofeo de campeón del Nacional B ya que de acuerdo con la Asociación Nacional de Fútbol (ANF), que preside Jorge Justiniano, tiene previsto hacerlo al final del torneo en un acto en el que además entregarán las medallas a los campeones, lo que ocurrirá en Tarija el domingo.

Sin embargo, el presidente del club azucarero, Rafael Paz, adelantó que pedirá a la ANF que el trofeo sea entregado más adelante en Montero cuando Guabirá juegue un amistoso con Blooming u Oriente. “Ya van dos veces que le arrebatamos la posibilidad de que Ciclón ascienda a la Liga y por eso queremos evitar cualquier clima hostil en Tarija”, dijo el titular.

Cuando restaban cinco minutos para el final del partido entre Guabirá y Oruro Royal, el directivo Édgar Menacho consiguió un trofeo de aproximadamente dos metros de altura, que al finalizar el encuentro fue entregado simbólicamente al capitán del equipo, Antonio Tórrez, con el que dieron la vuelta olímpica y festejaron con su público.




Revelación. El sub 19 Henry Justiniano (30) anotó 10 gole


EL DATO

Tras el pitazo final

Varios jugadores que no fueron convocados para este partido por lesión y suspensión se sumaron al festejo.

Cuando el alcalde de Montero, Mario Baptista, hizo uso de la palabra fue rechiflado y Rafael Paz fue aplaudido.

1 comentario:

  1. Do you have any video of that? I'd love to find out more details.

    Also visit my web-site ... gto120dlaocm402mfos02.com

    ResponderEliminar