Buscar este blog

jueves, 17 de octubre de 2013

BUSCANdo EL CAMBIO Chávez se debilita

;
Finalizadas las eliminatorias para el Mundial de Brasil 2014, y consumado otro fracaso de la selección nacional, ocho de los doce clubes de la Liga han expresado su postura de no renovar la confianza a Carlos Chávez para que siga al mando de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), al que apuntan como principal responsable de esta nueva debacle deportiva, y se inclinan, además, por un cambio de mando en las próximas elecciones de 2014.

Los clubes San José, Universitario y Nacional Potosí se sumaron a la postura por el cambio que mantienen firme Bolívar, Oriente Petrolero, Sport Boys Warnes y Blooming. Los clubes que ahora hacen fuerza para revertir la crisis del fútbol boliviano coinciden en que Chávez no debe estar más al frente del máximo ente futbolero y que las otras dos cabezas (Mauricio Méndez y Jorge Justiniano) también deben ser removidas de sus cargos, por la ausencia de resultados.

The Strongest también se pronunció a favor de este movimiento que apunta a un cambio. Freddy Téllez, secretario general del club atigrado, sostuvo ayer que Chávez y sus colaboradores deben dar un paso al costado, “porque su gestión fue un fracaso”. Afirmó que el actual titular federativo se dedicó a hacer gestión política, para asegurar su relección, y se olvidó de lo más importante, que es la parte deportiva.

Desde un inicio Bolívar y Oriente nunca estuvieron de acuerdo con la gestión de Chávez. Luego, con el cambio de mando en Blooming tras la salida de Carlos Bendek, principal aliado del titular federativo, la nueva dirigencia celeste pasó a ser también opositora. El que se estrelló de frente contra Chávez y prometió gestiones rápidas para sacarlo del cargo fue Mario Cronenbold, presidente del ascendido Sport Boys Warnes. La corriente contraria a Chávez ha ido en constante crecimiento hasta convertirse en un bloque opositor importante.

Nacional Potosí, que en su momento apoyaba con firmeza la presidencia de Chávez en la FBF, ahora se inclina por el cambio que quiere la mayoría. Su presidente, Wilfredo Condori, dijo que “tiene que cambiar todo, desde la cabeza hasta el último de los dirigentes que están en la FBF. Hay que buscar una renovación total”, manifestó el titular potosino.

El mandato de Chávez y sus acompañantes se cumple el próximo año, a la conclusión de la Copa del Mundo a llevarse a cabo en Brasil, de la que Bolivia estará ausente por quinta vez consecutiva, la segunda al mando del expresidente de Oriente Petrolero.

El otro bloque

Carlos Chávez tiene apoyo, pero no como antes. Solo los presidentes de Wilstermann, Aurora y Real Potosí se han manifestado de manera diferente al resto. Piensan que el cambio no pasa por los dirigentes, sino por un proyecto serio y consensuado por todos los actores para poder salir del ‘abismo’ en el que se encuentra el fútbol boliviano.

Ante la ausencia de Rafael Paz, presidente de Guabirá, el dirigente Elio Salazar manifestó su apuesta por la continuidad de Chávez en la FBF y de Xabier Azkargorta al mando de la selección. “A Chávez hay que apoyarlo, tenemos que trabajar entre todos, y Azkargorta conoce el medio y últimamente ha ido promocionando jugadores”, dijo. Guabirá, con Gerardo Rosado antes y ahora con Paz, se inclina por el continuismo

No hay comentarios:

Publicar un comentario