Buscar este blog

viernes, 6 de diciembre de 2013

ESTADIO SIMÓN BOLIVAR Es destruido después de 37 años

;
Entre los años 60´s y 70´s la cancha de Tembladerani como era conocida en esos años, era virtualmente un área libre, que normalmente estaba ocupada durante los fines de semana, donde alrededor de ella los clubes que jugaban los torneos, presenciados por familiares y amigos, mientras que en las casas aledañas funcionaban chicherías e incluso, en lo que ahora es un colegio se presentaban combates de Lucha Libre.

La cancha de tierra de Tembladerani, fue el centro de los vecinos, clubes, locales y hacia el cerro, como subiendo a El Alto, eran las graderías naturales que hoy por hoy es todo un barrio y simplemente se pueden observar callejones que efectivamente siguen en dirección a la ciudad alteña.

La cancha de Tembladerani, reunía a equipos de Sopocachi, Cristo Rey, equipos de la cancha de tierra la bateita, Buenos Aires, San Pedro y otros que en su momento hicieron suya la historia de este espacio, que luego de muchos años fue a parar a manos del club Bolívar, justo a lado de la iglesia María Reina, que también al mismo tiempo hizo historia, cuando grupos católicos de Cristo Rey, subían a ella para cantar los domingos, cuando no existía la iglesia y simplemente eran habitaciones media aguas y ahí se celebraban las misas dominicales.

Es parte de la historia de este espacio, que posteriormente fue cerrado y comenzaría la construcción del estadio actual con una estructura de fierro y madera, para ese tiempo moderna, aunque terminó siendo un copia de estadios argentinos para un ambiente cálido y nunca supimos el por qué los dirigentes autorizaron la construcción con este tipo de material, ya que primero en la zona de Tembladerani las corrientes de aire son permanentes y las graderías no tenían ningún resguardo a la espalda de los hinchas, en cima el frío del ambiente, tal vez lo único rescatable es el sector norte la edificación de cemento, pero la pendiente que tiene ha sido un peligro para los espectadores y no era una garantía para caminar, es posible por el poco espacio del lugar, pero como se dice en arquitectura e ingeniería todo es posible, aunque para ese tiempo no se pensó de esta manera e hicieron una estructura que al final no duró y tampoco cumplió con el cometido, pues la idea era que Bolívar juegue todos los partidos en su cancha, contrariamente sigue jugando en el estadio "Hernando Siles".

Metro Cuadrado, presenta en esta primera parte la publicación la historia que antecedió a la estructura del estadio que se encuentra en la zona de tembladerani que de hecho no brindaba ninguna confianza como para sentarse un buen tiempo, porque uno terminaba congelado. Hoy por hoy, ya ni existe esa imagen real, porque fueron desmanteladas gran parte de estas graderías, pieza por pieza y solamente quedarán las graderías de cemento de la zona norte y el resto en el piso.

Cuando los vecinos se enteraron por esos años, que habría la construcción del estadio, estuvieron esperando, sin embargo no resultó lo que esperaban y al final termino siendo una cancha más como cualquier otra, porque no impacto en el barrio, menos en la ciudad, porque se pensó que estimularía el comercio y los negocios estables de la zona, pero no fue así, porque los partidos que se jugaron son contados.

Las lluvias, el sol, viento, dieron cuenta de los tablones de madera y las barras de fierro, porque también es justo decir que no se realizó mantenimiento alguno y al parecer los dirigentes no previeron esta situación. Sea como fuese los dirigentes de este club paceño, dejaron una estructura que seguramente para su tiempo fue innovadora, pero no midieron la funcionalidad en su uso, que hoy sirve para los entrenamientos de las distintas divisiones, tal vez en el tiempo este sea el único rédito, pero como estadio nunca funcionó, pues en raras ocasiones se jugaron partidos importantes.

HISTORIA DEL ESTADIO COMO CLUB

Según el portal de los bolivaristas, se cuenta que el Estadio Simón Bolívar, en Tembladerani, desde su inauguración mostró bastantes deficiencias en su construcción. Poco a poco el deterioro se hizo más evidente por ello el Club Bolívar, hace de local en el Estadio "Hernando Siles" de La Paz.

Estadio Ubicado en la zona de Tembladerani, con una superficie de 15.894 m2 una cancha de tamaño oficial, vestuarios, espacios varios para el cuerpo técnico y el cuerpo médico, oficinas administrativas y técnicas, gimnasio y otros.

CONSTRUIDO EN 1976

El estadio después de 37 años, será destruido. Construido en 1976 para un aforo de 30 mil espectadores y todos los aspectos reglamentarios de un buen escenario.

Como toda obra monumental el estadio Libertador "Simón Bolívar" ubicado en la populosa y paceñísima zona de Tembladerani, tiene su historia escrita con mucho sacrificio, con el desvelo y lucha de dirigentes, socios y el empuje de hombres que observaron con orgullo la materialización de este escenario deportivo.

La historia de este campo deportivo comienza el 9 de febrero de 1.968, cuando los dirigentes del club Bolívar hicieron conocer su intención de construir en forma conjunta con otro tradicional club paceño The Strongest, un estadio monumental que cuente con todas las comodidades y pueda albergar a cincuenta mil personas.

El proyecto comprendía en principio, la construcción de la primera fase del estadio con capacidad para 25.000 personas y todas las dependencias necesarias como vestuarios para jugadores, árbitros y gabinete médico.

Inicialmente ambos clubes debían aportar con un capital de arranque de cien mil dólares. Por razones inexplicables, aquel ambicioso proyecto no pudo concretarse y con el transcurso del tiempo las dos instituciones emprendieron por su cuenta y riesgo la construcción de sus propios estadios.

Para ello el club Bolívar contaba con los terrenos cedidos por el "Estado" (Municipio) en la zona de Tembladerani. Consolidar los mismos fue una tarea ardua. No obstante que la propiedad del club estaba claramente establecida, se produjeron incursiones subrepticias a los terrenos e incluso un Alcalde, allá por los años 50, habría ordenado la construcción de un mercado reduciendo de esa manera la superficie del terreno.

A iniciativa del ingeniero Juan Azcui Iturri, se construyó más tarde un pabellón para las duchas y vestuarios de los jugadores. Esa fue la única parte edificada en la superficie destinada a un campo deportivo para el club. Posteriormente el religioso Vera decidió iniciar el cerco de los terrenos acumulando para ello cuarenta mil adobes, aproximadamente.

UNA OBRA DE TITANES

En 1972 el club realizó un gran esfuerzo económico que posibilitó la construcción del ansiado muro que permitió consolidar los terrenos que sufrieron una reducción de diez mil metros. En septiembre de 1973, el presidente del club don Mario Mercado, acompañado de varios dirigentes e hinchas bolivaristas, procedió a la tradicional "challa" de lo que poco tiempo después sería la aprobación del proyecto de construcción del estadio.

En 1974 se conformó un equipo económico que viajó en varias oportunidades a la Argentina para negociar la concesión de un crédito de 500 mil dólares con destino a la importación de estructuras metálicas (graderías) que posteriormente fueron armadas en los terrenos cercados de Tembladerani.

Entre 1975 y 1976, presidencia del Gral. Hugo Banzer Suárez, comenzó a cobrar cuerpo la idea de remodelar el viejo estadio Hernando Siles y construir uno nuevo de cara a los Juegos Bolivarianos, señalados para el año 1977.

La construcción de este nuevo estadio iba a dejar a la sede de gobierno sin campos deportivos para compromisos futbolísticos del torneo local y encuentros internacionales. En ese sentido el club Bolívar realizó una inversión adicional para construir un campo deportivo que fue utilizado para los partidos de Liga, Copa Libertadores y la eliminatoria al Mundial de Argentina 1978.

Los artífices de la construcción del estadio fueron Mario Mercado, Guillermo Monje y Alfredo Rojas. En la realidad el estadio de la Academia es un símbolo de tesón y mística bolivarista, pero que ahora solamente quedará en la historia.

CONSTRUCCIÓN

El entonces presidente celeste Mario Mercado fue hasta Argentina y compró la estructura de fierro y madera que proviene del antiguo estadio del Club Vélez Sarsfield y fue trasladado hasta la ciudad de La paz, toda la estructura y lo que hace pensar que fue una compra muy a la rápida, sin analizar condiciones climáticas de nuestra ciudad, lo que en cierta forma no fue lo más adecuado.

PARTIDOS

Bolívar jugó por última vez un partido de la Liga en su estadio, en junio de 2003, cuando derrotó al club Iberoamericana 3-0. En 2005 se disputó el último encuentro liguero, entre Iberoamericana (1) y Destroyers (3).

BUENAS NOTICIAS

En nuestro próximo número les mostraremos el proyecto en exclusiva del nuevo estadio, mientras los dejamos con una foto que adelanta la nota del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario