Buscar este blog

martes, 18 de febrero de 2014

Tahuchi Expertos en construcción coinciden en que el estadio ya cumplió su ciclo

;
En los años 80 y 90 el estadio Ramón Aguilera Costas se conoció bajo el denominativo de ‘nuestro principal campo de deportes’. Dos décadas después, el apelativo no solo ha quedado en desuso, sino que el escenario mismo ha dejado de tener la importancia que tenía. Hoy que se promueve la remodelación del Tahuichi, surgen voces discordantes que proponen la construcción de uno nuevo.

Cuatro profesionales entendidos en la materia fueron consultados para analizar el futuro del Tahuichi. Todos coinciden en que el estadio cumplió su ciclo y que maquillarlo es una deliberada pérdida de tiempo y de dinero.

Mario Camacho Guaristi, que fue presidente de la Asociación Cruceña de Fútbol y de la Asociación Nacional de Fútbol, es arquitecto de profesión y tiene clara la figura al respecto: “Aunque sea difícil de entender, hay que crear conciencia de que el estadio Tahuichi es viejo. No existe un profesional (de la construcción) que quiera meterse a trabajar con algo viejo, eso se lo garantizo”.

Rim Safar Sakkal, preside la Asociación Cruceña de Natación y el Colegio de Arquitectos, también opina: “Tal vez lo que más cuesta es entender que el Tahuichi ya cumplió su ciclo, fue bueno en su momento, pero ahora Santa Cruz necesita otro tipo de escenario. Lo que deben hacer es convertirlo en un verdadero complejo que aglutine otras disciplinas deportivas y llevar el fútbol a otro lado”.

Johnny Lorberg es el ingeniero que tuvo a su cargo la construcción de los estadios Juan Carlos Durán (Real Santa Cruz) y Gilberto Parada (Montero).

Fiel a su estilo, mete el dedo en la llaga y lo remueve: “Las gradas son disparejas, unas son anchas, otras muy altas, otras demasiado angostas, por nombrar solo los problemas que hay en las graderías, porque hay más deficiencias en los palcos, iluminación y otros aspectos. Remodelar el estadio Tahuichi sería un gasto innecesario”.

Wálter Kreidler es una voz respetada en el medio, dirigió construcciones de envergadura, fue ministro de Estado y presidió varias instituciones. Desde su punto de vista todo el proyecto comenzó mal: “Los arcos deben estar de norte a sur, por norma FIFA, y no de este a oeste como el Tahuichi, esto con el fin de que el sol no dé de frente a ninguno de los arcos cuando se juegue por las tardes. El Tahuichi ya ha tenido siete u ocho ampliaciones y, sumado a ello, la iluminación es mala”.

Soluciones

“Se debe construir un estadio nuevo, eso está claro y no se debe entrar en discusión. Calculo que para construir uno de primer nivel y con todas las comodidades alcanzan y sobran $us 50.000.000”, dijo Camacho.

“En la vida hay que ser prácticos. Con la misma plata que se quiere remodelar el viejo estadio, alcanza para construir uno nuevo”, sostuvo Safar.

“La vida útil de una edificación como esta (estadio Tahuichi) es de 40 años, ya que el hormigón y los fierros no son eternos”, argumentó Lorberg.

“Cuando se construye un estadio no hay que pensar solo en los jugadores, también en la gente que va a ver los partidos, en el transporte, los parqueos y otros aspectos muy importantes. El Tahuichi no tiene esas condiciones receptivas y, por último, perjudica a los vecinos de la zona que no pueden ingresar a sus casas los días de los partidos”, reflexionó Kreidler.

Personeros de la Gobernación encaran los últimos días del proceso jurídico para lanzar la licitación de las obras, a más tardar a fines de febrero.

Desde abril de 2013 se anuncia la remodelación del estadio Ramón Aguilera Costas, en varias etapas, con una inversión de $us 30.000.000

No hay comentarios:

Publicar un comentario