Buscar este blog

sábado, 28 de junio de 2014

Video Colombia 2 - 0 Uruguay

;

Dos goles de James Rodríguez, el primero para una galería de arte, pusieron a Colombia en los cuartos de final de Mundial, un puerto jamás alcanzado en su historia futbolística y en el que le espera Brasil el 4 de julio en la ciudad de Fortaleza.

A los 22 años, en su primera experiencia mundialista pues la última la vivió su país 'in situ' cuanto él tenía seis, en 1998, James Rodríguez decidió que el estadio Maracaná sea el lugar indicado para sentar las bases del nuevo fútbol de su país gracias a un arquitecto argentino que dirige las obras desde el banco, José Pekerman.

El exseleccionador de la Albiceleste sigue su camino invicto en las copas del mundo, porque en Alemania 2006, el anfitrión lo eliminó en una definición por penales.

Y hoy Colombia, que llegó a los octavos de final con nueve puntos de nueve posibles cosechados en la fase de grupos, resultó intratable para una brava selección uruguaya que llegó herida por la pérdida por sanción de su referente, el goleador Luis Suárez, a quien los hinchas le homenajearon en las tribunas con réplicas de su rostro adaptadas como máscaras.

James sumó su quinto gol y superó, momentáneamente, en la tabla de goleadores a Lionel Messi, Neymar y Thomas Müller.

Marcó a los 28 y los 50 minutos, pero el partido se pudo liquidar con la pintura del primer tiempo porque poco inquietaron los celestes, aunque su garra, la ratificación de su valía futbolística en el mundo, la desplegaron como ráfagas en el segundo tiempo ante una defensa que se comportó sin concesiones y un David Ospina, que se comportó como un verdadero muro.

Uruguay, el cuarto clasificado del Mundial del 2010, el equipo que llevó a Diego Forlán para convertirse en el mejor de entonces, se despidió del Mundial de Brasil dieciocho días antes de conmemorarse los 64 años del Maracanazo.

El partido comenzó como si no hubiera prisa. Con la convicción de los veintidós de que lo que debió pasar, pasaría a su debido tiempo en este encuentro sin mañana en el Mundial para el perdedor.

Álvaro 'Palito' Pereira, con la encomienda clara de neutralizar a Juan Guillermo Cuadrado, le hizo sentir el peso de la ley de su bota en los dos primeros cruces.

En el sector izquierdo de Uruguay se citaban con la seguridad de que solo uno saldría airoso.

Rostros crispados, Pereira manejando sus pies como si fueran sables y Cuadrado, para quien la pelota es como un capote, lo trataba con puras gambetas que el uruguayo, quizá ya marcado en su intención 'non santa', evitaba evitar con faltas.

Es que a la vista del árbitro holandés Bjorn Kuipers se deben conservar las formas. Y Cuadrado recibió la orden de Pekerman de rotar de banda y allí lo recibieron de cualquier forma otro Pereira, Maximiliano, y Egidio Arévalo.

Y cuando parecía que todo estaba para unos minutos de siesta de los 73.804 asistentes al Maracaná, apareció 'el Bendito' Rodríguez.

El teatro de los sueños se montó en la mitad de la cancha. Cuadrado, que se había mudado a la izquierda, lanzó un pase cortó para Abel Aguilar, quien de inmediato cambió la trayectoria en busca de Jackson Martínez o Teo Gutiérrez.

La pelota fue rechazada de cabeza por 'Palito' Pereira y volvió a Aguilar, quien con la cabeza bajó el balón a James Rodríguez, a quien una cámara aérea mostraría después exprimido por cinco camisetas uruguayas.

Y con ese tipo de atrevimiento que deslumbra, el del Mónaco, el genio de 22 años, la durmió en el pecho y sin dejar picar el balón lo despachó con la pierna izquierda por encima de Godín, por encima del último dedo estirado de Muslera hasta impactar bajo el horizontal.

Nada que hacer ante tremenda tarjeta de visita. James entró a los 28 minutos de este encuentro como socio exclusivo y 'gold card' en bandeja al club de los goleadores del Mundial formado por Lionel Messi, Thomas Müller y Neymar.

Pero cuando apenas comenzaba el segundo tiempo, Cuadrado activó por la derecha el segundo acto. Atrajo a James con el pase, que involucra a Jackson, a Armero en la banda zurda. Su lanzamiento voló al área y la cabeza de Cuadrado ganó a todos. La pelota bajó a los pies de James quien esta vez, con pierna derecha clavó el segundo.

El colombiano decidió entonces crear una franquicia aparte con el perdón de Messi, Neymar y Müller.

Daniel Ospina, el cuñado de James, tampoco faltó a la ópera de la Compañía de Pekerman porque en pleno vuelo sus manos negaron el gol a 'Cebolla' Rodríguez, un latigazo de Edinson Cavani, una clara situación de Stuani y un remate en vuelo de karateca de Maxi Pereira.

Colombia y Brasil en cuartos. Fortaleza los espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario