Buscar este blog

jueves, 28 de agosto de 2014

Chávez cumple; los otros, no

;


La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) recibió el martes la inscripción de cuatro postulantes a la presidencia. La pregunta es si todos ellos cumplen con los requisitos. Según averiguaciones que hizo Marcas, tres de ellos corren el riesgo de ser observados si la Comisión de Poderes, que se hará cargo de efectuar la revisión de los documentos, decide aplicar la “letra muerta” del Estatuto Orgánico de la FBF.

El inciso “g” del artículo 29 establece como requisito “no tener sentencia penal ejecutoriada”, lo que “debe certificarse obligatoriamente por el interesado”. Esta parte solo fue cumplida por Carlos Chávez, el actual mandamás.

El documento que debe avalar el cumplimiento de esta norma debe ser extendido por el Registro Judicial de Antecedentes Penales (Rejap). El congreso de la FBF se reunirá el lunes en Trinidad, en esa sesión será elegido el presidente para la gestión 2014-2018.

Carlos Chávez anunció su candidatura a la reelección. El dirigente es presidente de la FBF desde 2006. En 2010 fue reelecto por primera vez y ahora busca continuar en el cargo. Bolívar inscribió a Marcelo Claure, presidente de BAISA SRL. —la empresa que administra al club—. Sport Boys, a su titular Mario Cronembold; y Oriente Petrolero, al dirigente Carlos Hugo Ribera.

Según conoció este medio, en la documentación de los tres no consta el certificado del Rejap. En el caso de Ribera, es lo único que podría dejarlo inhabilitado para la elección, pues cumple con el resto de los requisitos. En cambio, los otros dos podrían ser impugnados según algunos incisos del artículo 29.

Claure por el “a” (“desempeñar el cargo activo de dirigente en la FBF, y/o de los miembros y afiliados”) y por el “f” (“ejercer o haber ejercido la dirigencia por un periodo no menor a cuatro años, continuos o discontinuos”). Bolívar, sin embargo, asegura que los cumple, aunque el empresario se ha desempeñado como presidente de la administradora y no se conoce que tenga un cargo dirigencial en el club. En la Liga, por ejemplo, no hay ningún registro que lo acredite como dirigente.

Cronembold tiene en su contra el inciso “c” (“no tener sanción vigente emitida por el Tribunal Superior de Disciplina Deportiva y/o Tribunales de Justicia Deportiva”), debido a que aún está en vigor una suspensión por un año. Él aseguró que ha apelado; sin embargo, las decisiones del Tribunal Superior de Justicia Deportiva de la FBF son inapelables. Mientras la Comisión de Poderes no dé un veredicto final, ninguno de los cuatro puede ser considerado como candidato.

Dirigentes de la oposición también observan que Chávez no represente a ningún club ni asociación. El presidente de Oriente, Ernesto Álvarez, recordó que el actual presidente de la FBF fue expulsado de filas albiverdes. Por ese lado y de acuerdo con los requisitos, Chávez asegura que cumple tanto los incisos “a” como “c”, al estar ya ocho años en la presidencia de la Federación.

Los siete incisos

Estos son los requisitos para ser miembro del Comité Ejecutivo, contemplados en el artículo 29 del Estatuto Orgánico de la FBF:

a) Desempeñar el cargo activo de dirigente en la FBF, y/o de los miembros y afiliados.

b) No tener cargos económicos pendientes con ninguna de las entidades miembros o afiliados a la Federación Boliviana de Fútbol.

c) No tener sanción vigente emitida por el Tribunal Superior de Disciplina Deportiva y/o Tribunales de Justicia Deportiva.

d) Ser ciudadano boliviano y tener más de 30 años de edad.

e) No ser jugador, árbitro o entrenador en actividad, ni periodista deportivo en ejercicio, durante el año anterior a la fecha de elección.

f) Ejercer o haber ejercido la dirigencia por un periodo no menor a cuatro años, continuos o discontinuos.

g) No tener sentencia penal ejecutoriada.

Los requisitos de los incisos a) a la f) no necesitan certificación expresa, salvo en caso de impugnación. El requisito g) debe certificarse obligatoriamente por el interesado.

¿Por qué juegan a tres cartas?

El grupo opositor a la gestión de Carlos Chávez en la FBF no explicó por qué inscribió tres candidatos a la presidencia en vez de solo uno. Se trata, sin embargo, de una estrategia para no quedarse al final sin postulante. Oriente, Bolívar, Sport Boys, Universitario de Sucre y Wilstermann integran ese bloque. Los tres primeros postularon a Carlos Hugo Ribera, Marcelo Claure y Mario Cronembold, respectivamente.

El martes, cuando Ernesto Álvarez fue preguntado por Marcas sobre su parecer por la postulación de Claure se sorprendió al enterarse de que también Ribera, de su club, había sido incluido. Fuentes del mismo grupo explicaron que si han jugado a tres cartas es para asegurarse que al menos una cumpla con los requisitos y sea habilitada para pelear con Chávez por la presidencia.

Si los tres son habilitados, solo uno seguirá en carrera. “Elegiremos a la mejor opción”, dijo Álvarez. Mientras tanto, los operadores del grupo están trabajando en procura de sumar adeptos. Con los cinco votos a favor que tienen, por ahora no les alcanza ni para evitar la victoria de Chávez en la primera votación.

Los delegados con voz y voto para el congreso ordinario son 29 (12 de la Liga, 12 de las asociaciones y cinco del comité ejecutivo actual). Para elegir al presidente en la primera vuelta son necesarios dos tercios (19 votos). O por simple mayoría a partir de la segunda.

Ramiro Siles: Ellos también son ‘cómplices’

Hace rato que creo que Carlos Chávez no debería seguir como presidente de la FBF. Mi argumento es el mismo que el de la mayoría: bajo su mando el fracaso deportivo fue rotundo. No es que lo considere como el único culpable, pero creo que como cabeza del fútbol podía haber hecho más de lo que hizo. Además, los hombres que no tienen palabra me chocan. Él dijo una vez que no iría a la reelección y sin embargo está de nuevo en carrera.

Chávez afirma que durante su gestión la FBF pagó una deuda tributaria histórica, si es así no es un logro menor. Y es verdad que con él en la presidencia, los clubes comenzaron a recibir más dinero —mucho más— por su participación internacional. Si esos y otros logros fueron por una gestión suya, qué bueno.

Igual me pregunto por qué un dirigente tan cuestionado por la gente recibe apoyo de la mayoría del fútbol. Ya pasó en 2010 y está a punto de ocurrir también ahora. Por algo debe ser. Claro, sé que el fútbol es popular, pero también reconozco a la FBF como una entidad privada y tengo un principio de respeto hacia ello.

Veo y escucho que cinco clubes se oponen a la reelección de Chávez, y por ahí hay dirigentes que no han ahorrado adjetivos, incluso tachando de “cómplices” a sus colegas que eligieron una opción y van a votar por el actual presidente. Están en su derecho.

A los opositores también los considero “cómplices” de la reelección por inscribir candidatos a sabiendas de que éstos van a ser observados porque no reúnen todos los requisitos. Y no es serio que un grupo que se precia de buscar el cambio apueste por tres en vez de decantarse por uno y fortalecer un proyecto válido alrededor de él. Qué es eso, una burla. Después van a salir con la cantaleta de que no los dejaron.

Chávez fracasó como en su momento les ocurrió a Osuna, Saavedra Banzer, Asbún, Castedo… Me acuerdo que Guido Loayza lideró la gran clasificación de Bolivia al Mundial de 1994. Y hoy aún me pregunto por qué el dirigente que es considerado el más exitoso del fútbol nacional siempre ha eludido volver a la FBF, sabiendo que ésta lo ha necesitado. No sé por qué siempre le ha quitado la nalga a la jeringa, no entiendo por qué se ha corrido y hoy vuelve a hacerlo.

Ramiro Siles es editor de Marcas de La Razón


No hay comentarios:

Publicar un comentario