Buscar este blog

lunes, 15 de febrero de 2016

Un hombre de fútbol que sigue viviendo el sueño de El Pibe

;
Figuritas, muñecos de colección, camisetas, videojuegos y, por su puesto, la 10 de la selección colombiana desbordada por esa inconfundible cabellera larga con rizos dorados en un rostro cuyo encaje ostenta un sello de carácter y la cultura de su pueblo, con un mostacho negro que lo contrasta todo, son solo algunos de los íconos marca registrada que caracterizan y acompañan a uno de los mayores símbolos del fútbol sudamericano y mundial: Carlos El Pibe Valderrama.

Este referente mundial del fútbol colombiano y sudamericano, en un desempeño tan sensible como en vías de desaparición como lo es el de un clásico 10, estuvo en Cochabamba el pasado fin de semana para inaugurar una cancha de fútbol, como parte de lo que él mismo califica como una “vida ligada al deporte” y a las actividades deportivas por el mundo.

Es un colombiano cuyo apodo parece más el de un gaucho que el de un cafetero: El Pibe. Es esa herencia que le dejó un argentino amigo de su familia cuando aún era un niño y que de a poco fue forjando como el sinónimo de un eterno antisistema enérgico, cuya única forma de cuestionar las estructuras del fútbol era jugando.

Y así lo hizo desde sus inicios en el barrio La Magdalena de su ciudad Santa Marta, donde comenzó en el humilde Unión Magdalena en 1980.

Entonces, no pensaba con llegar a convertirse en el único colombiano en ingresar en el Salón de la Fama del Fútbol (2014) y haber sido considerado como uno de los 100 mejores jugadores sudamericanos del silo XX, según la IFFHS en 2004.

Pero toda esa fama no llegó de una día para el otro. Es fruto de haberse consagrado como figura de la selección colombiana en los mundiales de 1990, 1994 y 1998; además de haber consolidado una brillante carrera en los clubes Millonarios (1984), Deportivo Cali (1985-1986), Independiente Medellín (1992), Atlético Júnior de Barranquilla (1993) de Colombia, además del Montpellier (1988) de Francia, el Real Valladolid (1991) de España; y el Tampa Bay Mutiny (1996-1997 y 2000-2001), Miami Fusion (1998-1999) y Colorado Rapids (2001-2002) de los Estados Unidos.

Durante su fugaz paso por Cochabamba, ese gigante del fútbol mundial conversó sobre su pasión por este deporte, la actualidad de su selección, su duelo ante Bolivia, sus figuras, la FIFA, algo de historia y se confesó como un hombre de fútbol que sigue viviendo el sueño del Pibe.

P: ¿Por qué no es entrenador o director técnico?

R: No he pensado en ser técnico porque no me gusta. Yo tengo mi escuelita de fútbol y ahí soy feliz, con esto tengo suficiente. Soy feliz con mi familia que siempre me apoya. Por eso, siempre dejo el mensaje de que sí se puede lograr lo que uno sueña.

P: ¿Cómo se maneja tanta fama y no caer ante las tentaciones?

R: Yo soy tranquilo, siempre me porté bien y lo sigo haciendo. Hago lo que es correcto. Siempre le esquivé a las tentaciones porque la tengo clara. No me gusta el alcohol y para tener dinero, debo trabajar.

P: ¿Quién es el mejor futbolista del mundo?

R: Messi.

P: ¿Por qué Lionel Messi y no Cristiano Ronaldo?

R: Porque Messi ganó cinco balones de oro y Ronaldo solo tres. Si ganar uno es difícil, ganar cinco...

P: ¿Qué opina del caso FIFA gate?

R: Han comenzado a limpiar la casa y esperemos que lo sigan haciendo.

P: En Sudamérica y en Bolivia ha ocurrido algo similar ¿Cómo se debe resolver el problema?

R: Deben meter gente buena para el fútbol, gente honesta, eso es lo que necesitamos para eliminar la corrupción. Seguro que habrá algún deportista para encarar el reto de mejorar y estamos para apoyar.

P: ¿Ha pensado en ser dirigente?

R: No, jamás he pensado en ser dirigente.

P: ¿Qué recuerda del fútbol boliviano?

R: Que hubo una generación brillante que llegó hasta un mundial. Y que muchos jugadores de esos llegaron a Europa, por buenos futbolistas, pero también por ser buenas personas. Conozco a la mayoría.

“Colombia-Bolivia va a ser difícil”

El exmundialista Carlos El Pibe Valderrama asegura que el partido por eliminatorias rumbo al Mundial Rusia 2018, va a ser complicado para ambas selecciones tomando en cuenta que es una competencia que recién comienza.

P:¿Cómo cree que será el Colombia-Bolivia próximo?

R: Va a aser difícil y complicado como en todas las eliminatorias, pues sabemos que es difícil para todos. Como colombianos estamos retomando fuerza para volver a un Mundial.

P: ¿Se puede anticipar qué Colombia jugará con Bolivia?

R: No, hay que esperar. Hay un microciclo con muchachos que juegan en Colombina, que han mostrado que tienen calidad para estar en la selección, pero todavía no hay un equipo.

P: ¿Qué opina de Jarlan Barrera, se dice que es una revelación local?

R: Es un muchacho que vienen de las selecciones juveniles, que ha hecho todo este proceso, es un talentoso del fútbol colombiano.

P: Sabemos que también es su sobrino y que es el 10 del Júnior de Barranquilla

R: Es familiar mío y estamos contentos por este llamado. Es algo especial que actualmente sea el 10 de un club al que yo aprecio tanto como lo es el Júnior.

P: ¿Jackson Martínez y Freddy Guarín deben ser convocados, pese a que se fueron a China, no se opacarán en ese fútbol?

R: Vamos a esperar la lista que lance el profesor (José Pékerman), estamos a la expectativa. En China se abrió un mercado y los muchachos deben aprovechar. Es una oportunidad para seguir haciendo fútbol. Dependerá de ellos brillar en el balompié internacional y mostrarse para seguir siendo convocados a la selección de Colombia.

P: ¿Se considera todavía un hombre de fútbol?

R: Soy hombre de fútbol, por eso estoy en Bolivia. Me invitaron para inaugurar un cancha y aquí estoy.

Queremos que gente de fútbol se haga cargo de las instituciones para que los niños y niñas tengan las oportunidades de jugar. Al igual que el ministro Tito Montaño que es futbolista y sabe que es lo que queremos los deportistas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario