Buscar este blog

sábado, 23 de abril de 2016

Contraataque de la Fiscalía en medio de la angustia

;


De manera sorpresiva y, desde Sucre, este viernes en la mañana llegó a Santa Cruz un grupo de fiscales para allanar los domicilios de Carlos Chávez y Alberto Lozada, expresidente y secretario general de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), respectivamente, luego de que estos ganaran una acción de libertad ante un juzgado en Santa Cruz. En dicha resolución judicial se dispone que en la próxima semana se realice una nueva audiencia de apelación para ver si los ahora detenidos recuperan su libertad.

De manera casi conjunta los representantes del Ministerio Público, acompañados por policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), ingresaron a la casa de ambos exdirigentes del fútbol nacional, donde secuestraron información que, según ellos, les permitirá sustentar las acusaciones que han realizado.

A nueve meses de haberse iniciado las investigaciones contra Chávez y Lozada, por primera vez estos tuvieron a la justicia de su lado, luego de que el juez segundo de Sentencia en lo Penal de la capital de Santa Cruz, Marcelo Coca, al actuar como juez de garantías constitucionales, decidiera conceder la tutela (protección) solicitada por ambos acusados en contra del juez Roberto Valdivieso y los vocales de la sala penal segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, Elena Lowenthal Claros y Hugo Córdova, y de los magistrados Sandra Molina Villarroel e Iván Sandoval Fuentes.

En su resolución, el juez Coca deja en evidencia que los vocales no aplicaron el principio de favorabilidad y seguridad jurídica a favor de los imputados; asimismo, dice que no se aplicó la igualdad jurídica y, finalmente, los vocales se equivocaron al llamar a un cuarto vocal dirimidor, cuando a lo mucho era suficiente la opinión de un tercero.

Debido a estas irregularidades y vulneración de los derechos, Coca decidió que en un plazo no mayor a cinco días, desde la notificación (se realizó el 21 de abril) se realice una nueva audiencia de apelación de medidas cautelares, en la que los mismos vocales deberán observar (contemplar) los principios de favorabilidad e igualdad jurídica de los dos acusados.

Se conoció que esta audiencia se debe realizar cuando mucho hasta el viernes y a la que no es necesario que asistan Chávez y Lozada, pero sí sus abogados defensores.

Conocedores en materia legal, coinciden en que con las observaciones realizadas al accionar de los vocales, todo apunta a que ambos exdirigentes del fútbol boliviano obtendrán su libertad bajo medidas sustitutivas.

Los allanamientos
Iván Montellanos, que encabeza la comisión de fiscales que lleva adelante la investigación en contra de Carlos Chávez y Alberto Lozada, por los delitos de organización criminal, legitimación de ganancias ilícitas, uso indebido de influencias, beneficios en razón del cargo, delitos tributarios y estafa con la agravante de víctimas múltiples no quiso referirse al caso, indicando que no podía dar ninguna información al respecto.

Negó tener conocimiento sobre la acción de libertad que ganaron Chávez y Lozada en contra del juez que conoció la causa inicialmente y los vocales de la sala que resolvieron la audiencia de apelación.

El que sí hablo, aunque de manera escueta, fue Jorge Lizandro Álvarez, uno de los representantes del Ministerio Público que estuvo en los allanamientos. “Lo que hemos venido a ver son algunos elementos de prueba, que puedan ayudar al esclarecimiento de estos hechos”, señaló.

Dijo que se ha secuestrado documentación que les servirá para ver los manejos económicos, como también prueba digital y otros objetos relacionados con los hechos que están siendo investigados.

Las familias reaccionan
Las esposas de los dos acusados, Carlos Chávez y Alberto Lozada, luego de que les pasó el asombro por la presencia de los fiscales y policías en sus casas, expresaron su molestia por el accionar de los representantes del Ministerio Público, que reactivaron las investigaciones tras casi nueve meses.

Tania Hurtado de Chávez sostuvo que le llamaba mucho la atención que se haya ordenado el secuestro de dos vehículos que fueron adquiridos con los honorarios que su esposo recibía de la Conmebol. Dejó en claro que la casa que fue allanada es de su propiedad desde 1994. Dijo que, junto a sus abogados, iban a presentar un memorial al juez que conoce la causa en Sucre, para la devolución de los vehículos. Hizo notar que entre las cosas que los fiscales y policías sacaron de su casa, figuran documentos de terrenos que están comprando.

Misterio y zozobra en las afueras donde vive Lozada

A las 10:15 de este viernes, el Ministerio Público allanó el domicilio de ‘Tico’ Lozada. El operativo estuvo encabezado por el fiscal superior Lizandro Álvarez. El operativo, que duró cerca de tres horas, no paralizó el movimiento habitual del condominio La Colina.

A las 11:30, la primera movilidad de la Fiscalía salió del lugar. La vagoneta de vidrios oscuros retornó a los 15’. DIEZ se contactó vía telefónica con el fiscal Álvarez, pero aseguró que no podía emitir declaraciones.

Después de unos minutos, otra vagoneta ingresó al lugar para formar parte del operativo. Tras un corto lapso de tiempo, una funcionaria de la Fiscalía salió caminando con un disco duro extraíble en mano.

Al mediodía, el movimiento en el condominio fue intenso. Las diez familias que retornaban a sus casas se mostraban sorprendidas al ver el episodio en la casa 17. A similar hora ingresaron familiares de Lozada para acompañar a la esposa de ‘Tico’, que lucía nerviosa.

Antes de las 14:00, desde la puerta de La Colina se vio cómo uno de los policías sacaba un CPU que tenía un letrero que decía: Ambiente 4. Una de sus familiares firmó un documento y la autoridad se retiró.

Nervios de impotencia en casa de los Chávez

La Fiscalía, en cumplimiento a una orden de allanamiento dentro de un proceso de investigación, irrumpió este viernes en el domicilio de Carlos Alberto Chávez Landívar. Debe ser el golpe más duro que recibió el expresidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) desde que es sometido a una investigación, supuestamente, por una cadena de delitos cometidos durante su gestión al mando del fútbol nacional.

Un fiscal y funcionarios de la Felcc acabaron con la tranquilidad de la zona de Las Palmas, donde Chávez y su familia habitan (frente al colegio Santo Tomás de Aquino). La puerta del domicilio permaneció cerrada durante horas, mientras se filtraba información de que adentro se requisaba material importante para dar seguimiento a las investigaciones.

Familiares del dirigente deportivo llegaron presurosos al domicilio queriendo ingresar, pero vanos fueron los intentos porque había una orden superior de no dejar pasar a nadie.

El único que pudo cruzar la puerta fue el abogado de la familia, que testificó todo lo que ocurrió dentro. Afuera, los hermanos de Carlos Chávez eran presa fácil de los nervios y de la impotencia. Uno de ellos, Mario, no tuvo problemas en hablar con la prensa, pero el otro, Édgar, no estaba de ánimo y prefirió eludir los micrófonos pidiendo las respectivas disculpas.

El golpe a la familia llegó poco antes del mediodía y los vecinos no tardaron de enterarse de lo que ocurría. El tránsito a esa hora se puso pesado y por momentos se convirtió en un caos debido al movimiento que generó la prensa, algunos medios queriendo llegar al grueso de su público con imágenes en vivo desde el lugar a través de sus equipos móviles.

La normalidad al lugar y al domicilio de los Chávez llegó después de que el fiscal y personal de la Felcc abandonaron la zona con todo el material que fueron a buscar. Desde que el máximo dirigente del fútbol boliviano es investigado (en julio se cumplirá un año), por primera vez su casa pasó a ser el centro de atención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario