Buscar este blog

lunes, 20 de febrero de 2017

En 1986, Tahuichi logró el único título en menores

;


Bolivia, con la Selección nacional, consiguió pocos logros a nivel internacional. Son contados los campeonatos sudamericanos que consiguió el país, donde con el paso del tiempo la añoranza crece y esos momentos se vuelven más valiosos, en desmedro de la actualidad que vive el fútbol nacional.

Es recurrente recordar algunos episodios en fechas específicas, por ejemplo, la clasificación de Bolivia al Mundial, hito que se dio el 18 de septiembre de 1993; al igual que la goleada (6-1) a la Selección argentina durante las Eliminatorias Sudamericanas del Mundial de Sudáfrica 2010 (1 de abril de 2009). Aunque algo más lejana, pero aún presente en la historia del fútbol boliviano, está la obtención de la Copa América en 1963. Ese título es especial porque, además de ser el primero (y de momento, el único), se disputó en dos ciudades bolivianas: La Paz y Cochabamba.

A poco de iniciar el Campeonato Sudamericano Sub-17, no se puede olvidar la obtención del único título en divisiones menores. Fue en el Sudamericano Sub-16, que se jugó en Perú, donde en base al equipo que trabajó la Academia de Fútbol Tahuichi se pudo consolidar el título del torneo disputado en 1986.

Luis Héctor Cristaldo fue uno de los futbolistas que se formó en la academia. Según contó, el equipo que representó al país en aquella oportunidad trabajó por más de seis meses, situación que propició que Bolivia llegue hasta el título de aquel torneo.

En aquel entonces, la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) estaba comandada por Edgar Peña Gutiérrez, mientras que la Verde estaba bajo la dirección técnica de Eduardo Rivero.

“Primero, los de la academia Tahuichi fueron al Mundial en China, el 85, como invitados. Yo no estaba en aquel equipo, recién me incorporé para ir al Sudamericano que jugamos en Lima, un año después. Fue esa vez que dejaron que la Academia Tahuichi vaya en representación de Bolivia, después ya no dejaron. Personalmente, para mí fue una linda experiencia. Cuando empezó el torneo, en el primer partido, ni siquiera estaba entre los titulares, ni en los suplentes, pero terminé haciendo el pase para que se anote el gol del empate que nos llevó al título”, contó.

En aquella oportunidad, participaron las 10 selecciones nacionales que se dividieron en dos grupos (con cinco equipos cada uno), de esa instancia clasificaron los dos mejores puntuados en cada grupo, junto a Bolivia clasificó Argentina, mientras que del otro grupo pasaron las selecciones de Brasil y Ecuador.

Entre los clasificados se jugó un cuadrangular final, en el que ganaron a Argentina, empataron con Brasil y empataron con Ecuador.

Cristaldo recordó que, en aquella ocasión, a falta de nueve minutos, Bolivia perdía por 2-0 frente a Ecuador y aunque ya se había conseguido la clasificación al Mundial de esa categoría, se llegó a emparejar las acciones.

“Resulta que en el último partido sólo necesitábamos empatar, pero perdíamos 2 a 0, pero faltando nueve minutos le hicimos el 2-1 y faltando dos minutos marcamos el empate y así hemos salido campeones”, comentó.

En aquella oportunidad, además de haber logrado el título, la Verde se trajo los premios de mejor jugador, máximo goleador y del juego limpio.

Del grupo de jugadores que concluyó aquella etapa, dos futbolistas fueron parte del plantel que clasificó al Mundial de Estados Unidos en 1994. Marco Antonio Etcheverry y Luis Héctor Cristaldo fueron quienes se dedicaron al fútbol y alcanzaron a llegar a la cita mundialista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada