Buscar este blog

miércoles, 29 de marzo de 2017

Bolivia ganó sin esforzarse mucho

;
Bolivia ganó sin despeinarse. Ayer fue muy superior para ganarle (2-0) a una Argentina sin rumbo y más sin su figura Lionel Messi, suspendido por la FIFA por cuatro fechas. La Verde pudo golear, le sobró oportunidades en todo el partido. La albiceleste intentó reaccionar sobre el final del lance y a cuatro fechas del final de las eliminatorias, peligra su presencia en la Copa del Mundo 2018.

Bolivia, con buena dinámica en gran parte del partido, comenzó buscando el arco de Romero. Los nacionales llegaron sobre el pórtico albiceleste, con Juan Carlos Arce en el minuto 10, centro de Escobar y Arce no llegó por muy poco. Y en el 11, centro de Chumacero, pero se anticipó Romero ante la llegada de Martins. Hasta ese momento, los visitantes se defendían como podían y sin lograr salir de su terrero. En el minuto 17, buena pared entre Chumacero y Bejarano que casi termina en gol de Martins tras un centro hacia atrás. No pasó ni un minuto y Raúl Castro remató bajo, el balón dio un bote que complicó a Romero, que cedió un córner.

Argentina llegó recién a los 24 minutos con un centro peligroso de Correa que encontró solo a Pratto en el área grande, pero cabeceó desviado. Otra más de Argentina fue el remate de Banega que Lampe tapó para ceder un saque de esquina. La más clara de Argentina fue el mano a mano de Di María contra Lampe que logró achicar muy bien para hacerse de la pelota. Si esa pelota entraba podía cambiar la historia del partido.

Y, llegó el gol boliviano en el minuto 32, con un cabezazo de Arce que le ganó a un defensor, tras centro de Escobar desde la derecha, mientras el arquero Romero intentó salir pero se resbaló.

Para mala suerte de los albicelestes, Matías Caruzzo ingresó por el lesionado Ramiro Funes Mori, que salió lastimado en su rodilla derecha luego de pifiar un remate en el minuto 36.

Sobre el final de primer tiempo, Arce dio un susto al lastimarse uno de los tobillos en su intento de llegar a un balón y golpear contra el piso. En la segunda parte, sobre los 51, Martins se encargó de convertir el segundo gol boliviano, luego de una magnífica llegada por izquierda de Jorge Flores, tras ganarle a Caruzzo. Levantó un centro que el delanteró aprovechó para rematar cruzado, imposible para Romero. A los 57, Sergio Agüero ingresó por Correa, en un momento en que la albiceleste no podía reaccionar. A los 67, pared entre Chumacero y Escobar, Martins define mal y al cuerpo de Romero. Desde del minuto 70 hasta el final del partido, la visita estuvo cerca del descuento con Pratto, Acuña y Aguero, pero Bolivia se dio cuenta y comenzó a enfriar el partido, para llegar al final con una clara victoria, sin complicaciones y hasta sin esforzarse en demasía.

César Siles A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario