Buscar este blog

viernes, 22 de septiembre de 2017

El papelón refleja la triste realidad del fútbol boliviano

;
La solidez defensiva que Wilstermann había mostrado de visitante en la actual versión de la Copa Libertadores se vino abajo anoche con una actuación desastrosa ante River en el estadio Monumental. El equipo aviador no fue rival para los ‘millonarios’, ya que fue superado ampliamente en el aspecto físico y técnico. ‘Wilster’ fue incapaz de hacer más de tres pases en el partido y la segunda pelota casi siempre pertenecía a River, que se convirtió en un ‘huracán’ con un esquema 3-4-3, con el que ahogó a la visita de principio a fin. Los dirigidos por Roberto Mosquera nunca se afianzaron en el campo, y a medida que llegaban los goles crecía el nerviosismo en la zaga central. El golero Raúl Olivares pagó la cuenta ante la pobre tarea de David Díaz, Edward Zenteno y Alex Silva, quienes carecían de reacción en cada ataque de River. El físico ni siquiera les alcanzaba para ganar las pelotas divididas. En el mediocampo, Cristian Machado y Fernando Saucedo debían cometer faltas para frenar el vertiginoso juego de conjunto de River. En algunos casos no bastaba la violencia que empleaba Wilstermann ante el feroz ataque de River, liderado por Ignacio Scocco, quien se paseó por la zona ofensiva sin que alguien le haga sombra. La tempranera salida por lesión de Juan Pablo Aponte debilitó aún más el sector defensivo. La línea de tres nunca envió señales de solidez. Rudy Cardozo deambulaba en el mediocampo, inclusive tenía que bajar varios metros para buscar el balón; en tanto que Gilbert Álvarez pasaba desapercibido por la falta de volumen en tres cuartos de cancha. Wilstermann volcará la página para abocarse de lleno al torneo Clausura 2017, en el que marcha líder, a cuatro puntos de Oriente, al que recibirá el domingo en el estadio Félix Capriles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario