Buscar este blog

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Bolivia revive gesta

;


Bolivia revive la gesta clasificación de la selección al Mundial de Fútbol, hace exactos 25 años, hecho equiparable tal vez sólo con grandes hazañas como la Copa América obtenida en 1963. A continuación, un breve repaso a la epopeya de una generación dorada que no tuvo continuidad.

Era un 19 de septiembre de 1993, Bolivia se jugaba la vida en Guayaquil y logró lo que parecía imposible: clasificar a un Mundial de la FIFA con méritos propios, dejando en el camino a selecciones favoritas: Uruguay y Ecuador.

Las Eliminatorias de 1993 se jugaron en dos grupos: en uno estaban Argentina, Colombia, Paraguay y Perú. En el otro: Brasil, Uruguay, Ecuador, Venezuela y Bolivia. Dos se clasificaban de cada uno.

Aquel 19 de septiembre, última fecha de las eliminatorias, tanto Bolivia como Uruguay llegaban con diez puntos cada uno y debían sumar unidades fuera de casa. Bolivia arañó un punto ante Ecuador y Uruguay pereció ante Brasil.

La Verde ganó sus cuatro partidos de local, incluso derribó a la poderosa Brasil que hasta entonces nunca había perdido en Eliminatorias. Además, venció a Venezuela en condición de visitante por 1-7, una diferencia que hasta ahora no consiguió ningún otro rival en ese país.



“EL BIGOTÓN”


De discreta trayectoria como técnico, el español Xabier Azkargorta, médico deportólogo, llegó a La Paz una mañana de noviembre de 1992. De ahí en más escribiría una historia alucinante. Recorrería el camino acompañado del argentino Antonio López, Luis Orozco, Carlos Aragonés y el médico Miguel Elías Zaiduni, en la parte técnica.

“Cuando llegué al país, la prensa me llamó ‘ilustre desconocido’, siendo que dirigí ocho años en la Primera de España. También puede ser que haya ‘ilustres ignorantes’, porque esa época no había Wikipedia”, recuerda al diario Los Tiempos el ‘Bigotón’ Azkargorta, como le llaman cariñosamente en el país.



LOS FUTBOLISTAS


El historiador Carlos Mesa en su blog Historia del Fútbol boliviano, menciona que el planteamiento de Azkargorta fue de un 5-4-1 dinámico según el desarrollo de cada partido, mas cerrado en la visita, con mucha proyección de los laterales como local y una subida progresiva de un par de mediocampistas que eventualmente se convertían en delanteros netos. Funcionó magníficamente, salvo el naufragio de Recife.

El equipo de la gloria tenía como titular indiscutible en la portería a Carlos Leonel Trucco. Carlos Borja se convirtió en un marcador de punta que en La Paz subía al punto de ser permanente puntero de penetración.

En el centro de la zaga Gustavo Quinteros y Marcos Sandy, y en la marca en la otra punta Miguel Ángel Rimba y Luis Héctor Cristaldo alternaba entre quinto zaguero, mediocampo de marca y delantero algo volcado a la izquierda.

Cristaldo fue un verdadero motor del equipo. El medio fue siempre un lujo, Milton Melgar y Erwin “Platini” Sánchez como manijas, el uno para serenar y organizar el juego, y el otro para darle fuerza y proyección, además, en el festival de goles bolivianos, el remate aniquilador de “Platini” Sánchez fue más que decisivo.

Julio César Baldivieso fue de una importante ductilidad en ese engranaje de penetración entre el mediocampo y el área, con algunas vivezas notables y con una capacidad como lanzador que en La Paz no tienen parangón en toda la historia del fútbol nacional. Fue también un tiempo de madurez de un gran Ramiro “Chocolatín” Castillo, exquisito en el manejo de la bola y el tránsito del mediocampo al ataque.

Con un talento innato mezclado con una velocidad desequilibrante, Marco “Diablo” Etcheverry era un jugador capaz de cambiar un partido en una jugada, un hombre “tocado” por la magia del fútbol que se transmite en los poros, siempre en el límite de la genialidad.

En el lugar de la definición, alternaron William Ramallo y Álvaro Peña. Ramallo, que parecía tener un romance con las Eliminatorias, fue el hombre decisivo a la hora de la puntada final, con un sentido de la posición y la oportunidad envidiable, contribuyó enormemente a la clasificación. A Álvaro Peña le quedó la satisfacción de un gol inolvidable frente a Brasil.



El partido de la historia

El día señalado para la gloria boliviana fue el 25 de julio. El lugar, el estadio Hernando Siles de La Paz, el rival: la selección brasileña, que un año después se coronaría campeón en el Mundial de Estados Unidos.

Brasil, invencible en las eliminatorias, jamás derrotado en un partido clasificatorio y gigante desde sus tres títulos mundiales hasta entonces.

En diez minutos, los últimos del partido, se desencadenaron los hechos más importantes que haya protagonizado hasta hoy una selección de Bolivia en su historia. Un penal contra Etcheverry y Erwin Sánchez, frente a Taffarel, dispara (corren los 35 minutos del segundo tiempo), débil y al centro, el arquero ataja sin complicaciones. El estadio enmudece y asume que Brasil es invencible. Pero los locales no se rinden. A los 43’ Etcheverry, magistral, escapa hasta el límite de la cancha tras superar a dos rivales, y con el último aliento forcejea con Valber casi en la línea de cal que marca el final del campo. No se rinde y lanza entre las piernas del defensor. Será lo que Dios quiera…lo que pudo haberse quedado como un centro corto en el área chica se vuelve milagro, la pelota rebota en la pantorrilla izquierda de Taffarell, pasa entre sus piernas y entra mansamente al fondo del arco. Dos minutos después, Peña anota el segundo y definitivo tanto.





LA VERDE DEL ‘93



CAMPEONA DE AMÉRICA

En 1963 Bolivia obtuvo su primer y único título hasta ahora de Campeón Sudamericano.



CLASIFICATORIAS

En 1993, logró su única clasificación a un mundial de la FIFA por mérito propio. En 1930 y 1950 participó como invitada.



SIN RECURSOS

En las eliminatorias de 1993 las arcas de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) estaban vacías. Los dirigentes debían utilizar su creatividad para poner a andar la maquinaria.



EN 1989 NO CLASIFICÓ POR UN GOL

En las eliminatorias de 1989, la Verde igualó en puntos con Uruguay, pero no clasificó al mundial de Italia 90 por un gol de diferencia.



HISTÓRICA CAÍDA DE BRASIL EN LA PAZ

El 25 de julio de 1993 en el estadio Hernando Siles de La Paz, el mejor seleccionado boliviano de la historia propinó una caída histórica al que sería, un año más tarde, el nuevo campeón del mundo: Brasil.



GOLEADOR DE AMÉRICA

Con siete goles en ocho cotejos, William Ramallo fue el goleador de América en las eliminatorias de 1993. Grandes jugadores como Romario, de Brasil, y Batistuta, de Argentina, llegaron sólo a cuatro tantos.



NATURALIZADOS

Bolivia contó en su plantilla con varios futbolistas naturalizados, es el caso de los argentinos de nacimiento Carlos Trucco, Héctor Cristaldo y Gustavo Quinteros, así como el paraguayo Darío Rojas.



MAYORÍA DEL “EJE”

La selección mundialista del 94 estuvo integrada sobre todo por futbolistas cruceños, paceños y cochabambinos.



GENERACIÓN DORADA

Varios futbolistas de la Verde atravesaban por su mejor momento, algunos incluso ya militaban en el extranjero; es el caso de Etcheverri y Peña (Chile), Castillo (Argentina) o Erwin Sánchez (Portugal).







Carlos Leonel Trucco - Arquero

Trabaja en Pachuca (México) como director en la capacitación de entrenadores.

Juan Manuel Peña - Defensa

Es el primer boliviano en jugar en la fase final de la Liga de Campeones de la UEFA.

Marco A. Sandy - Defensa

Es uno de los jugadores que más partidos disputó por la Selección. Siguió su carrera como DT.

Miguel A. Rimba - Defensa

Es uno de los futbolistas que llegó a jugar en Argentina, con Atlético Tucumán.

Gustavo Quinteros - Defensa

Fue seleccionador de Bolivia y Ecuador; actualmente dirige en Emiratos Árabes Unidos.

Carlos F. Borja - Centrocampista

Capitán y el más campeón en Bolívar, con 11 títulos de Liga y 14 participaciones en la Libertadores.

Mario D. Pinedo - Mediocampista

Vive en Estados Unidos, es seguidor de la palabra de Dios y trabaja en la construcción.

José Milton Melgar - Volante

Es el único futbolista boliviano que jugó para Boca Junior y River Plate, dos grandes de Argentina.

Álvaro G. Peña - Delantero

Con estudios de dirección técnica en Europa, actualmente es el estratega del club Wilstermann.

Marco A. Etcheverry - Mediocampista

Es considerado el mejor futbolista boliviano de la historia; jugó en Chile, España, Ecuador y EEUU.

Jaime Moreno - Delantero

Actualmente dedica su vida a entrenar a jóvenes del D.C. United, del que es uno de sus futbolistas leyenda.

Darío Rojas - Arquero

Ha jugado para Oriente Petrolero, Real Santa Cruz y Guabirá.

Modesto Soruco - Defensa

Reapareció en una entrevista en Santa Cruz en junio; meses atrás su salud estaba delicada.

Mauricio Ramos - Centrocampista

Es uno de los futbolistas bolivianos que llegó a jugar en Brasil, donde vistió los colores de Cruzeiro.

Vladimir Soria - Defensa

Fue técnico de Bolívar y logró en 2004 salir subcampeón de la Copa Sudamericana.

Luis Cristaldo - Defensa

Actual entrenador de fútbol; jugó en Paraguay y España, en Bolivia para The Strongest y Bolívar.

Oscar Sáncez - Defensa

Falleció en noviembre de 2017; en el exterior, militó en clubes de Argentina y Colombia.

William Ramallo - Delantero

Se dedica a formar talentos en su escuela de fútbol en Cochabamba “Pelota de trapo”.

Marcelo Torrico - Arquero

Estudió y se graduó en Fisioterapia y Kinesiología; tiene un consultorio particular en La Paz.

Ramiro Castillo - Delantero

Tres meses después de la muerte de su hijo, se suicidó en 1997. Brilló en el futbol argentino.

Erwin Sánchez - Mediocampista

Dirigie al club Blooming; pasó sus años dorados en el Boavista (Portugal), del que también fue DT.

Julio César Baldivieso - Mediocampista

Llegó a dirigir a la Verde y recientemente estuvo vinculado con la Selección Palestina.

Iván Castillo - Defensor

Se destacó en el fútbol argentino; actualmente promueve el fútbol en su natal Coripata.

Jhonny Villarroel - Volante

Está involucrado con la parte dirigencial en el fútbol cochabambino, de donde es oriundo.

Sergio Rivero - Defensa

Radica en San Matías, localidad cruceña fronteriza con Brasil. Participó de los encuentros por los 25 años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario