Buscar este blog

jueves, 22 de noviembre de 2007

“Platiní” alineó 12 equipos distintos en 13 partidos

;

La Prensa

En un año de gestión como técnico de la Selección Nacional, Erwin Sánchez no pudo consolidar una base de equipo, según revelan los datos de los 13 partidos que Bolivia disputó bajo su mando entre noviembre de 2006 y noviembre de 2007.

En esos 13 cotejos, entre amistosos y oficiales, “Platiní” utilizó en total 46 jugadores, y conformó 12 equipos diferentes, pues sólo una vez repitió formación en dos partidos seguidos, fue durante la Copa América, donde los mismos 11 que empezaron el choque frente a Venezuela también lo hicieron ante Uruguay.

Antes y después de esos dos cotejos, los cambios fueron una constante, y lógicamente repercutieron, de forma negativa, en las eliminatorias, donde el panorama no fue diferente.

No contar con una base ocasionó que en los cuatro encuentros que Bolivia jugó en el camino rumbo a Sudáfrica 2010, Sánchez echara mano de 27 futbolistas en total; de ellos, sólo uno, el zaguero Ronald Raldes, fue titular y jugó de principio a fin ante Uruguay, Colombia, Argentina y finalmente Venezuela.

Joselito Vaca también disputó los cuatro partidos, pero sólo tres de ellos empezó como titular y no todos pudo

terminarlos.

Ronald García jugó tres cotejos como titular, pero se perdió el segundo por haber sido expulsado ante Uruguay.

Salvo esas excepciones, los demás datos dan cuenta que “Platiní” tuvo una constante inclinación a cambiar jugadores de un partido a otro. Falta saber por qué.

Mientras ante Uruguay y Colombia utilizó a Sergio Galarza en el arco, frente a Argentina y Venezuela lo “borró”, y fue cuando emergió Carlos Arias.

Galarza sufrió los cinco goles que Uruguay le metió a Bolivia, pero a Arias le fue peor, porque recibió en total siete: tres de Argentina y cuatro de Venezuela. El restante, del 5-3 de la “Vinotinto”, lo sufrió el zaguero Luis Gutiérrez, quien ingresó como arquero después de la lesión de Arias.

Sánchez cambió en todas las líneas. En la zaga sólo Raldes tuvo continuidad. Hoyos, Suárez, Amador, Álvarez, Ribeiro, Verduguez, Méndez y Luis Gutiérrez fueron los otros defensores que utilizó el DT. Nueve en total.

Pero en el medio campo es donde más “variedad” hubo. Lima, Soliz, García, Vaca, Mojica, Reyes, Campos, Limberg Gutiérrez, Ronald Gutiérrez, Suárez y Gómez —once— fueron los hombres utilizados.

En la contención es donde más inconvenientes tuvo para hallar a los jugadores ideales. Frente a Uruguay utilizó a Soliz y Lima, pero ante Colombia puso a Mojica y Reyes; contra Argentina echó mano de García y Suárez, y frente a Venezuela apareció Gómez.

En lo que respecta a delanteros, Marcelo Martins, Jaime Moreno, Diego Cabrera y Juan Carlos Arce jugaron tres de los cuatro partidos de eliminatorias, dos como titulares y el restante como sustitutos en cada caso. Augusto Andaveris fue otro de los tomados en cuenta.

Sánchez no repitió jamás una misma dupla de ataque. Ante Uruguay jugó con Moreno- Martins, ante Colombia con Arce-Andaveris; frente a Argentina, Moreno-Cabrera, y ante Venezuela, Martins-Arce. Ésta es la única que le dio resultado, porque entre los dos “brasileños” convirtieron los tres goles frente a Venezuela, dos a cargo del delantero del Cruzeiro y uno del “Conejo” del Corinthians.

En la Copa intentó mantener la base

En la Copa América, Erwin Sánchez hizo actuar a 19 de los 22 jugadores que llevó al torneo, y fue la única vez —desde que asumió como seleccionador— que repitió el mismo equipo en dos partidos seguidos: contra Venezuela (empate a dos) y frente a Uruguay (derrota 1-0).

Galarza; Hoyos, Raldes, Peña y Álvarez; Reyes, Mojica, García y Vaca; Arce y Moreno fueron los 11 futbolistas que utilizó en esos dos cotejos.

Para el tercero, frente a Perú, la tendencia de “Platiní” fue la de mantener la base y, por tanto, no hizo muchos cambios. Suárez reemplazó a Galarza en el arco; en el medio sector, Campos sustituyó a García; y adelante, Andaveris a Arce.

Pero esa base se desintegró para las eliminatorias, empezando por la lesión de Peña, quien abrió un hueco en la zaga. Además, Sánchez empleó a Álvarez también en el primer partido premundialista, pero luego lo “borró”.

El técnico, si bien utilizó en los cotejos de eliminatorias a todos los jugadores que de mitad de cancha para adelante fueron titulares en la Copa, no les dio continuidad y sólo hizo que entre todos alternaran.

Chávez no pone en duda continuidad de Sánchez

La continuidad de Erwin Sánchez como seleccionador nacional no está en duda, según quien lo contrató. Ayer, el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Carlos Chávez, admitió que el DT se equivocó, pero dijo que el proceso “también tiene cosas positivas”.

Para Chavéz, el balance no es positivo luego de los resultados que se han dado en cuatro partidos de las eliminatorias (perdió tres y empató uno), aunque aclaró que es importante tomar en cuenta que de los cuatro encuentros que se han jugado, tres fueron en condición de visitante. “Yo no pongo en duda al técnico”, señaló el presidente de la FBF.

Sin embargo, esa palabra no es definitiva, porque no es la del Comité Ejecutivo de la FBF, y tampoco se descarta que Erwin Sánchez dimita, tras anunciar el martes, después del cotejo que Venezuela le ganó a Bolivia 5-3, que estudiará, junto con el presidente de la FBF, entre continuar o marcharse.

Ayer, varios medios de comunicación preguntaron a la gente si Erwin Sánchez debe marcharse de la Selección o debe quedarse, y la mayoría votó por la primera opción.

Según el público futbolero, la FBF debería optar por contratar a un nuevo entrenador para que éste se haga cargo de la Selección a partir de ahora y afronte los próximos partidos de las eliminatorias mundialistas.

Por su parte, el presidente de la Liga y primer vicepresidente de la FBF, Mauricio Méndez, advirtió ayer que es muy difícil que los clubes sigan apoyando a la Selección como lo han hecho hasta ahora.

Según el directivo, juntando todos los días que se paró el torneo para dar lugar al trabajo de la Selección, fueron unos tres meses de cesión de futbolistas para que Erwin Sánchez cuente con ellos, y los resultados no comulgan con ese esfuerzo liguero.

“No se olvide que como nunca antes se ha dado un tiempo muy amplio a la Selección. Bolivia fue el primer equipo en comenzar a trabajar para los dos primeros partidos —ante Uruguay y Colombia— de las eliminatorias y ahora pasó lo mismo”, en alusión a los otros dos, frente a Argentina y Venezuela, dijo el presidente de la Liga.

Como en el fútbol los resultados son los que mandan, y la Selección no los ha logrado este año, será muy difícil convencer a los clubes para que en 2008 colaboren como lo hicieron en 2007, sostuvo el dirigente.

“Tengo que convencerlos (a los dirigentes), pero tengo que hacerlo con argumentos, entre ellos uno que sostenga que todavía se puede pensar en la

clasificación”, agregó.

Méndez recordó que los próximos dos partidos de Bolivia en las eliminatorias serán en condición de local, en junio del próximo año, ante Chile y Paraguay, y para jugar en La Paz el tiempo de preparación debe ser mayor. “Tengo la esperanza de que los clubes seguirán apoyando a la Selección. Hasta ahora nadie ha dicho que la Liga se opuso o que puso trabas al trabajo. Nosotros hemos cumplido otorgando los días que la Federación nos ha pedido”, resaltó.

Mauricio Méndez se negó a opinar acerca de la campaña cumplida por la Selección este año y tampoco quiso decir si está a favor o en contra de la continuidad del DT.

“No quiero ser parte de una polémica. Mi opinión primero se la haré saber al Comité Ejecutivo de la Federación. Pero el sentimiento que tengo es el mismo de la gente, y es que la Selección no está funcionando y que no estamos en buen camino. Eso lo sabemos todos”.

En todo caso, también sostuvo que, aunque se han perdido gran parte de las opciones, “hay que ser objetivos, porque es muy fácil tirarle los dardos al técnico o a los jugadores. Al momento de hacer la crítica hay que ver todas las cosas que se hicieron”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario