Buscar este blog

miércoles, 7 de octubre de 2009

Arias encabeza la base, a la que le faltan tres fichas

;

La Prensa

Faltan tres fichas —una en cada línea— para terminar de armar la Selección nacional que el domingo recibirá a la brasileña en Miraflores (16.00), en el partido por la penúltima fecha de las eliminatorias mundialistas. El técnico Erwin Sánchez sólo espera ver en acción y evaluar cómo están a Ronald Raldes y Marcelo Martins, y conocer si podrá tomar en cuenta a Alex da Rosa o tendrá que elegir a otro en su reemplazo. El resto está.

“Platiní” no quiso ayer dar ningún detalle, al menos de su boca no salió nada que diera pistas sobre la formación que está pensando poner en el último partido de Bolivia como local en la actual competición.

“Muchas veces tienes en mente el equipo, pero el fútbol es tan volátil que llegas un día antes del partido y todo se te va para abajo. Nosotros intentamos que nuestros jugadores estén con buena intensidad para que en cualquier momento puedan ser llamados a jugar”, dijo.

Sin embargo, en el entrenamiento futbolístico realizado en Miraflores se vio tanto el sistema —el habitual 4-4-2— como la base, a la que sólo le insertará los jugadores que están en sus planes y con los que todavía no pudo contar.

Es un hecho que volverá a la custodia del arco Carlos Arias, relegando a Hugo Suárez, quien lo hizo muy bien en la anterior doble fecha premundialista. En todo caso, sobre ese puesto, el DT sostuvo que “los dos arqueros están en buen nivel, tienen su propio entrenador (Marcelo Torrico) y entre ambos sacaremos las conclusiones debidas”.

Ayer, Sánchez repitió la línea de cuatro con Parada (luego puso a Zabala), Ronald y Rosauro Rivero, y García, pero con la puerta abierta a un cambio, la inclusión de Raldes. En la mitad repitió con Gutiérrez, Leonel Reyes, Édgar Olivares y Abdón Reyes; sin embargo, si Da Rosa se pone bien, lo podrá en vez de Helmuth, o incluirá a Joselito Vaca, como hizo ayer en la segunda parte de la práctica. Y adelante probó con Arce y Cabrera juntos, aunque ahí Martins entrará con seguridad, y todo apunta a que el “Conejo” será su acompañante.

Desde hoy se entrenarán Raldes, Martins y además Ricardo Pedriel. Los tres eran aguardados anoche en la concentración del hotel Ritz.

En el ensayo fue buena la noticia sobre la recuperación de Da Rosa, quien no estuvo en la nómina inicial como consecuencia de una lesión, pero tras ser sometido a una revisión médica fue incorporado al grupo y ahora está siendo sometido a diversas pruebas para ver si puede o no llegar al cotejo con los brasileños.

Alex cumplió todo el entrenamiento jugando para el equipo B, alineó en el ataque junto con Pablo Escobar. Para Sánchez, el de San José es una prioridad y por eso lo esperará hasta último momento. De lo contrario, ni siquiera lo habría tomado en cuenta. Sabe que con él puede tener un plus en ofensiva.

En todo caso, dio a entender que si hasta mañana o el viernes no le convence, lo sacará del grupo final. “Es prematuro decir que Alex se queda, la parte física para nosotros es fundamental porque siempre hemos dicho que nos gusta tener a los jugadores cien por ciento, a fin de que no haya excusas”.

A Raldes le tiene reservado su habitual sitio en la zaga, junto con Ronald Rivero. El capitán jugó su último partido ante Chile

—cuando Bolivia fue a Santiago— el 10 de junio de este año. Si actúa en los dos cotejos que quedan podrá llegar a los 50 partidos de Selección. No había sido tomado en cuenta para los anteriores porque no estaba activo; en cambio, ahora es diferente, a partir de haber sido contratado por el Maccabi Tel Aviv israelí.

Por último, con Martins siempre cuenta y esta vez no será la excepción, más allá de que Marcelo no juegue como titular en su club.

“Nunca han tenido un puesto ganado en el equipo los jugadores que vienen del exterior, pero también es cierto que si están afuera es porque están haciendo bien las cosas y tienen un valor extra”.

Al margen de lo que la Selección haga hoy, las prácticas definitivas serán las de mañana y el viernes. De ellas saldrá el equipo que intentará despedirse de su afición con un triunfo.

La otra mirada

EL TRABAJO

El plantel nacional sesionó ayer en un solo turno, en el estadio Hernando Siles. Primero los jugadores efectuaron un trabajo físico, para luego pasar a cumplir labor táctica con balón parado; finalmente se puso en escena un ensayo de fútbol, de unos 50 minutos.

Hoy, al igual que ayer, se trabajará en un solo turno, a partir de las 16.00 en el mismo estadio miraflorino.

CON MOLESTIA

Alex da Rosa cumplió toda la práctica, pero reconoció, al final, que sintió una leve molestia. Lo que al de San José le está faltando es condición física, debido a que estuvo parado varias semanas tras haber sido sometido a una lesión en una rodilla. Él, sin embargo, desea estar en el partido ante Brasil.

COMPLETO

A partir de hoy la Selección practicará con todos los jugadores que Erwin Sánchez convocó para este encuentro, a raíz de la incorporación de los únicos tres que faltaban, provenientes del exterior: Marcelo Martins, Ricardo Pedriel y Ronald Raldes.

La frase

A lo largo de la eliminatoria cometimos muchos errores, por eso terminamos donde estamos. El partido del domingo es una revancha para demostrarnos que somos capaces de jugar de igual a igual con una de las mejores selecciones del mundo”

Carlos Arias / Golero

“Platiní” vivió en carne propia las dos caras de la medalla

“No hay selección en el mundo que no quiera ganarle a Brasil”, dijo ayer el técnico Erwin Sánchez, y con esa frase pintó de cuerpo entero el sentimiento que inunda al seleccionado nacional antes del cotejo del domingo.

“Platiní” sabe lo que es ganarle a Brasil, pero también conoce el sentimiento contrario, lo que es perder, en ambos casos jugando en La Paz.

En 1993 él tuvo una magra experiencia, que después se convirtió en una alegría inmensa, tras fallar un penal cuando el partido estaba cero a cero. Sin embargo, con goles de Etcheverry y Álvaro Peña, Bolivia le quitó a la selección brasileña un invicto de 40 años en eliminatorias.

“Uno no puede vivir del pasado, pero sí a los jugadores hay que inculcarles todo lo que hicimos el 93; sin embargo, que sean ellos los artífices de que la Selección esté adelante”, sostuvo.

La otra cara de la medalla fue en 1997, cuando Bolivia y Brasil jugaron la final de la Copa América en el “Hernando Siles”. Él hizo el gol nacional, pero fue el visitante el que se proclamó campeón (1-3).

El hoy técnico de Brasil, Dunga, fue uno de los campeones en esa oportunidad.

La historia más reciente se remonta al año pasado, cuando, bajo el mando de “Platiní”, la Selección logró un empate a cero en Río de Janeiro, y Sánchez lo recordó.

“Por el resultado que sacamos en Brasil, fue un lindo partido y un lindo punto, esa noche las cosas nos salieron bien porque hubo una entrega espectacular de todos los jugadores. Eso es lo que nos ha faltado en esta eliminatoria, la regularidad para sacar buenos resultados”.

Según el técnico, ahora “no hay nada que esconder, queremos terminar de la mejor manera la eliminatoria y esperemos que en este último partido (en La Paz) le podamos dar una alegría al pueblo boliviano. Eso, de alguna manera, nos aliviaría el ánimo”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario