Buscar este blog

lunes, 31 de marzo de 2014

Aquel 31 de marzo del 63 sigue vibrando

;
Un día como hoy, hace 51 años, el país vibró de alegría y de emoción. El 31 de marzo de 1963, el pueblo boliviano celebró la conquista del título sudamericano de fútbol en condición de invicto, al vencer en la final a Brasil (5-4).

El recuerdo de quienes han sido protagonistas de esa memorable hazaña sigue latente hoy, porque para la mayoría de esos campeones todavía tiene la dicha de revivirla y contarla.

Uno de ellos es Hugo Palenque, aquel formidable y corajudo jugador que estuvo en la lista del técnico Danilo Alvim.

Cuenta que el 31 de marzo de 1963 fue “un día memorable e histórico para el fútbol boliviano” porque se ganó por primera vez un título sudamericano y de forma invicta, fruto del esfuerzo y de una concentración de aproximadamente seis meses.

“Cuando se llamó a la Selección del 63, en La Paz se convocó a 45 jugadores, en Cochabamba a 10, en Oruro a 4, en Santa Cruz a 10 y alguno que otro de otra ciudad para conformar 70 u 80 futbolistas que tenían que luchar por 20 puestos”.

“En cambio hoy —añade— sólo se convocan a 25 jugadores, entonces no hay una competitividad interna por ganarse el puesto y se trabaja cuatro a cinco días que no son suficientes para hacer un buen complemento en el juego”.

Resaltó que las concentraciones largas, en ese sentido, tienen un efecto positivo, además “antes la mayoría trabajaba, sólo dos o tres vivían del fútbol, el resto de su trabajo. Esa vez el gobierno de (Víctor) Paz Estenssoro dictó un decreto que nos declaraba en comisión y eso nos dio tranquilidad para entrenar todos los días”.

PRIMER DÍA

Recordó que cuando comenzó la concentración en la Clínica Remedios de Cochabamba, “todos llegaron con la ilusión de jugar el Sudamericano y eso había que ganárselo entrenando duro y parejo todos los días”.

“De los casi 70 y tantos que comenzamos, cada día se iba eliminando uno a uno, por lesión o disposición táctica y eso era doloroso”, cuenta Palenque al recordar que “el domingo era el único día de descanso, salíamos a las 9.00 y volvíamos a las 17.00 en la góndola junto al entrenador, si alguien se atrasaba quedaba fuera de la Selección”.

Subrayó que el DT brasileño Alvim no era de mucho hablar ni cuando tenía que comunicar que estabas fuera del equipo, porque “él tenía una pizarra en el hall donde estaban todas las novedades. Si llegabas tarde, hacías algo indebido o te lesionabas, tu nombre estaba en la pizarra, sólo entrabas a la pieza para recoger tus cosas, no había vuelta, así seas el mejor jugador del equipo”.

Con nostalgia dijo que cuando “un amigo estaba en la lista nos dolía, sentíamos mucho, pero eran las reglas de juego. Había mucha disciplina, seriedad y responsabilidad entre todos; aunque en los momentos libres también la pasábamos gozando”.

“Las partidas más sentidas fueron las de Armando Escóbar, quien era buen amigo y excelente jugador, pero en su puesto había cuatro buenos también, entre ellos el ‘Maestro’ Ugarte; otra baja que dolió fue la del defensor Rocabado, quien llegó tarde y su nombre ya estaba en la pizarra como ‘despedido’”.

COMO UNA FAMILIA

Relató que “la Selección era una familia, vivíamos como hermanos, todos nos ayudábamos, pero a la hora de entrenar y jugar era una entrega total, ahí cada uno se valía por sí solo. Los únicos seguros eran Wilfredo Camacho y Ramiro Blacut, que jugaban en el exterior”.

Palenque contó una anécdota: “Cuando llegó Wilfredo Camacho de Argentina con traje, corbata y una maleta grande, como bienvenida lo lanzamos a la piscina tal como llegó, pensamos que se iba a enojar, pero al salir sonrió y nos agradeció”.

Agregó que Camacho “llegó elegante (jugaba en el fútbol argentino y le iba bien) cuando nosotros teníamos sólo dos juegos de ropa, uno de preparación física y otro de entrenamiento, que después de cada práctica teníamos que lavar y tenía que secar para el día siguiente, sino te ponías húmedo (sonríe)”.

Resaltó que los más bromistas y graciosos eran Jesús ‘Pinchón’ Herbas y Ausberto ‘Oso’ García, quienes contaban chistes y hacían bromas.

“García cambiaba zapatillas, alteraba los cachos un número 40 con un 38, amarraba las mangas de las camisetas, ocultaba la ropa y cosas así que disfrutábamos en el grupo, cambiaba los platos, se sacaba la carne del otro, pero no por maldad sino para gozar”, rememoró.

Recordó que antes los zapatos de fútbol “tenían puentes y encima ‘chuñitos’ que se salían seguido; por lo que cada uno tenía su repuesto en el bolsillo y el utilero andaba siempre con su martillo y tachuelas”.

Recordó que “el más callado y alejado del grupo era Milton Flores, quien agarraba su libro y se iba lejos para leer, decía ‘soy universitario’. Algunas veces, para que se integrara al grupo  se lo ocultaban su libro, pero ni así, solamente se enojaba y nos decía ‘ignorantes’”.

EN EL COLMIL

Contó que en la recta final de la preparación se concentraron en el Colegio Militar, donde aprendieron más de lo que era la disciplina y la puntualidad.

“Todo lo que hemos vivido en el Colegio Militar nos ha servido de mucho a todos, porque nos levantábamos temprano, hacíamos ejercicios igual que los cadetes, incluso hacíamos competencias, comíamos la misma comida, fue algo inolvidable y ahí muchos hemos comprendido cómo era defender a la patria”.

Reseñó que cuando estaban concentrados, “muchos de nosotros no dormíamos bien porque pensábamos si estábamos en la lista o no, por eso en las mañanas corríamos a ver la pizarra y eso ocurrió hasta que inscribieron la nómina oficial a la Confederación para el torneo”.

Mencionó que cuando alcanzaron el título, “la gente invadió la cancha y nos sacaron todo, a muchos los dejaron semidesnudos, a otros les quitaron hasta el buzo, el único que teníamos, por eso muchos no tenemos ningún recuerdo, pero sí el cariño de la gente y el histórico título”.


51 AÑOS han pasado desde aquella fecha memorable —31 de marzo de 1963— cuando la Selección boliviana conquistó de forma invicta el título sudamericano de fútbol.


“Ganar una Copa es lo máximo para un jugador, y nosotros le hemos dado una a Bolivia.

“Así como está nuestro futbol, veo difícil que podamos lograr un título o una clasificación al Mundial.


Respeta los dos hitos de nuestro fútbol


Hugo Palenque prefiere no entrar en polémica con Guido Loayza, ex presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, para quien tiene más mérito futbolístico la clasificación de Bolivia al Mundial de EEUU en 1993 que el título ganado en el Sudamericano del 63.

“A Guido Loayza lo conozco hace mucho tiempo y respeto su opinión e ideas, él debe saber por qué lo dice”. Agregó que “la clasificación del 93 tiene su historia, ha hecho también una larga concentración y ha tenido jugadores de mucha calidad que en el momento no tenemos. Pero nosotros siempre decimos que los del 93 y 94 no han sido menos ni más que nosotros, creemos que ellos tienen su lugar como también nosotros”.

“Nosotros le hemos regalado al país un título —añadió— y los del 94 una clasificación. El título no se pierde nunca, te da una certificación de que es una Copa, además está registrado en la historia del fútbol sudamericano, en cambio la clasificación no te da una Copa, pero cada uno tiene su mérito y hay que ser respetuoso de cada uno”.


Un vistazo a la actualidad

Hugo Palenque cree que el fútbol boliviano debe ser manejado por una sola cabeza, porque la Liga y las asociaciones no dejan desenvolverse libremente.

“Me da pena el fútbol boliviano de hoy. Pienso que, con lo poco que conozco de dirección de deportes, el fútbol debe estar regido por una sola cabeza, sin la Liga ni las asociaciones para que se pueda hacer mejor las cosas para bien del fútbol nacional”, reflexionó.

Asimismo, aseguró que la actuación de jugadores extranjeros en los clubes “debe ser más limitada porque le quitan espacio a los futbolistas nacionales. Soy de la idea que se debe nacionalizar por uno o dos años para tener mayor cantera de jugadores”.

Mencionó que año que pasa las recordaciones son cada vez con menos jugadores, porque “muchos de los ex compañeros están delicados de salud y eso nos llena de mucha pena”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario