Buscar este blog

viernes, 20 de mayo de 2011

Bolivar 1 - Santa Cruz 1

;
La Prensa


Los celestes desperdiciaron la mejor oportunidad que tenían para recuperar el liderato del torneo, que continúa en manos del Tigre. Oriente aprovechó la desconcentración del local y sacó un empate que le da aspiraciones por el título.

Bolívar desperdició la mejor oportunidad que tenía para volver a pintar la punta del torneo Fundadores de la Liga de celeste. Empató a un gol con Oriente Petrolero en el estadio Hernando Siles, y aunque sus posibilidades de ser campeón están intactas, otra vez tiene que depender de otros resultados.

El cruceño vino a La Paz a ganar, la igualdad dejó en el plantel un mal sabor de boca porque sus opciones se reducen. No solamente impidió que Bolívar fuese el único líder, también le dio una mano a The Strongest, que fue el más beneficiado por el resultado de anoche; a pesar de su caída frente a San José, conserva su posición de líder y depende de sí mismo para ser campeón.

Quienes pensaban que con el resultado del Tigre en Oruro el camino estaba allanado para la Academia se equivocaron por completo, pues el cruceño se paró bien en la cancha, sus jugadores fueron inteligentes, primero para aguantar el inicio arrollador del celeste y luego para controlar al adversario, y, de cuando en cuando, provocar sustos en su arco.

No tenía otra opción el equipo de Ariel Cuffaro Russo, este partido era el considerado como una final anticipada en sus aspiraciones. Así como empató, también pudo haber ganado, sobre todo cerca del final del partido, cuando se encontró con un rival totalmente volcado al ataque y con su sistema defensivo vulnerable ante cada intento que generó.

Pero tampoco hay que descartar que pudo perder, el cruceño tendrá que agradecer a su arquero Michael Etulaín, quien se convirtió en el artífice para que el local no se quedara con los tres puntos.

Bolívar comenzó con todo, tratando de darle velocidad al partido, buscó la mejor ubicación de los delanteros, fue el lapso en el que Damián Lizio se puso al equipo sobre sus hombros, con sus pases entre líneas causó preocupación en la última línea del visitante.

Ahí comenzó a mostrarse la figura del uruguayo Etulaín, quien con atajadas meritorias le negó a la Academia la posibilidad de abrir el marcador, a los nueve minutos mostró sus condiciones en un perfecto achique de ángulo a William Ferreira, con el pecho desvió la pelota al tiro de esquina. Fue la primera gran intervención del golero, quien después tuvo dos atajadas más, ambas a Ferreira en el minuto 16, primero mandó al córner su remate y acto seguido le dijo no a pocos metros de la línea de gol.

Oriente intentó poner paños fríos a las acciones; todo el tiempo que tuvo la pelota en su poder sirvió para reducir las revoluciones, para tomar posición en la cancha. Cuando se animó, también causó peligro. Juan Carlos Arce y Alcides Peña, con base en velocidad, desnudaron las falencias del sistema defensivo del celeste, por izquierda y derecha exigieron a Argüello.

Si no hubo goles en la primera parte fue porque los arqueros estaban inspirados, Michael Etulaín fue el más exigido de los dos, pero tampoco hay que desmerecer la labor de Marcos Argüello, quien salvó a su equipo de caídas que parecieron inminentes.

Fue en el segundo tiempo cuando hubo lluvia de emociones, se calentó el partido, los dos se soltaron en la cancha. Sabían que el empate era perjudicial. Así, Oriente metió el primer golpe, el juego de Joselito Vaca era intrascendente, pero le dieron el espacio para que metiera un pase entre líneas a Alcides Peña, quien con su velocidad dejó atrás a sus marcadores, encaró y con un movimiento dejó en el camino a Argüello, tuvo tiempo para medir y poner la pelota en el lugar que quiso del arco. 1-0, y en el minuto seis las cosas se pusieron color hormiga para el celeste.

Bolívar se jugó el todo por el todo, Hoyos puso toda la carne en el asador en procura de dar vuelta al marcador, lo hizo con y sin argumentos. Lizio quiso colgar al arquero de Oriente y éste respondió bien, o cuando Ferreira, casi de casualidad, alcanzó a tocar una pelota que pegó en el poste.

El empate llegó en el minuto 25 y Bolívar lo obtuvo de la única manera que podía hacerlo: con Etulaín vencido en el piso; en la jugada previa, Zé Carlos metió un cabezazo fuerte que el arquero alcanzó a despejar, el rechazo fue corto, le dio tiempo a Lizio para encarar y acomodar la pelota en el palo opuesto del golero: 1-1 y renacían las esperanzas del celeste.

Cuando más necesitaba de su gente, Wálter Flores se hizo expulsar, pero no se fue solo, se llevó consigo a Juan Carlos Arce; no obstante, Oriente tenía resto como para llegar hasta el arco rival, la Academia buscó por todos los medios, pero siempre se encontró con una pierna salvadora o con un orientista atento para despejar.

En el otro arco, Alcides Peña, solito, tuvo a maltraer a los defensores e incluso le anularon un gol por posición adelantada.

Los minutos finales fueron para el infarto, los dos buscaron el desnivel, que no llegó.

En el balance, el empate perjudica a los dos, quizás más a Oriente, que estaba obligado a ganar; el celeste, en cambio, todavía tiene chances, aunque desperdició una inmejorable oportunidad.

Hoyos, molesto con hinchas que lo silbaron

Molesto, con bronca, así estuvo en la conferencia de prensa posterior el partido el director técnico de Bolívar, Guillermo Hoyos, quien reiteró que defiende a muerte a sus jugadores, a quienes algunos hinchas celestes los insultaron durante el segundo tiempo.

“Pido perdón a Ronald García por haberlo sacado, me equivoqué, pero no entiendo cómo lo insultan algunos, a un embajador del fútbol boliviano, no lo entiendo”, agregó.

No admitió razones, porque piensa que no debieron ser hinchas bolivianos quienes silbaron a sus dirigidos. “Hubo un desgaste físico mortal, ha jugado contra un muy buen equipo, siempre dije que Oriente es un gran equipo, pero Bolívar hizo un primer tiempo brillante, a mi entender, con muchas opciones de gol”, dijo.

“Gritar en contra de sus jugadores es algo nefasto y el primer defensor de este grupo de futbolistas es Guillermo Hoyos, no tengo el temor a nada, no me guardo nada”, agregó el DT, quien estuvo muy molesto, como pocas veces se lo vio desde que llegó a Bolivia.

El estratega pidió el respaldo de la gente. “Este equipo llegó hasta aquí por el sacrificio, porque esta Liga es bastante dura, y el equipo tuvo una regularidad enorme, hay que llenarse la boca y no insultarlo”, insistió.

La gente tiene que apoyar el crecimiento y no insultar, repitió insistentemente el estratega.

Hoyos, además, manifestó que está seguro de que en mucho tiempo no se verá un partido con el nivel que mostraron tanto Bolívar como Oriente Petrolero. Y, ayer afirmó que “por momentos, era matar o morir”.

Por eso, dijo que es un honor y un orgullo trabajar con este grupo de jugadores. “El campeonato no ha terminado, hay dos jornadas donde se tiene las posibilidades, hay que jugar los partidos”.

LA FIGURA

MICHEL ETULAÍN

Fue la muralla que impidió que Bolívar ganara el partido, tuvo atajadas notables. El arquero fue el cimiento sobre el que Oriente construyó el empate, el único gol del celeste llegó cuando estaba vencido en el piso.

EL ÁRBITRO

REGULAR

Deja para la polémica el gol anulado a Alcides Peña, que pudo ser el segundo de Oriente para liquidar el pleito, a la distancia dio la impresión de que estuvo habilitado. Por lo demás, su actuación fue buena, obró bien en las dos expulsiones.

LA OTRA MIRADA

BIEN

Wálter Flores se ha consolidado como marcador central, anoche cumplió ese rol en la última línea volcado hacia la derecha, hizo trío con Ronald Rivero y Edemir Rodríguez.

MAL

Flaco favor que le hizo el mediocampista orureño a su equipo con su expulsión. Es evidente que estaba a mil pulsaciones, por eso reaccionó contra Arce. Pero su equipo fue el perjudicado, pues es él quien en esa posición pone solución a las falencias de sus compañeros. Se llevó a Juan Carlos Arce, pero Oriente no lo sintió.

FIGURA DOS

Damián Lizio se puso al equipo de Bolívar sobre sus hombros, fue el que más buscó el arco rival, para su mala suerte, no tuvo el acompañamiento ideal para culminar en gol las jugadas.

AL ATAQUE

El celeste buscó el gol desde el inicio de las acciones, Lizio y Cardozo coparon las bandas derecha e izquierda respectivamente, por esos sectores generaron los ataques en procura de encontrar a Zé Carlos y Ferreira. También Eguino y Álvarez hicieron lo suyo por ese mismo sector.

LAS AMARILLAS

En Oriente fueron amonestados Diego Terrazas, Wálter Veizaga, los dos únicos de la primera parte, Michael Etulaín, Alcides Peña; en la Academia, Ronald Rivero.

CONTRA NACHO

Después del gol de Oriente, la hinchada de Bolívar, esa que se ubica en la curva norte, pidió a los gritos la salida de Ronald García, cuyo rendimiento no convenció. Fuera García, fuera García, fuera García, se escuchó reclamar.

Su furia la descargó contra el mediocampista cuando se retiró a los 45 minutos del segundo tiempo.

BAJO

En honor a la verdad, es cierto que García no jugó bien anoche, su nivel está lejos del que se vio años anteriores en la Selección, la potencia de sus remates de media distancia se perdió. En su descargo hay que anotar que varios de sus compañeros tampoco tuvieron una buena producción y eso incidió en el resultado final del juego.

Las frases

“Fue un gran partido, me voy tranquilo porque ganamos el partido, 2-1, o ustedes no vieron que era legítimo el gol que nos anularon. Por lo demás, Oriente demostró el gran equipo que es, y pudo conseguir algo más frente a Bolívar”.

Ariel Cuffaro Russo / DT de Oriente Petrolero

“Los dos equipos hicieron un sacrificio bárbaro, queríamos los tres puntos, pero lamentablemente nos quedamos con uno. Creo que el más beneficiado con estos puntos es The Strongest, está más cerca de todo. Nos vamos apenados”.

Michel Etulaín / Arquero de Oriente

“El equipo hizo lo necesario para ganar, sobre todo en el primer tiempo, donde no pudimos anotar. Luego, el partido se hizo más parejo y fue para cualquiera. Más allá de todo, creo que seguimos en carrera por el título”.

Damián Lizio / Jugador de Bolívar

“Merecimos ganar el partido por lo que hicimos en el primer tiempo. Luego, Oriente emparejó mucho más, estuvo a punto de ganar, y nosotros, en base a mucho esfuerzo,logramos empatar”.

Edemir Rodríguez / Jugador de Bolívar

No hay comentarios:

Publicar un comentario