Buscar este blog

viernes, 14 de noviembre de 2008

BAISA agarra todo

;

La Prensa


El Gran Centro Mario Mercado Vaca Guzmán, la obra que dejó al Bolívar su recordado presidente vitalicio “celeste”, pasará a la historia en cuanto Bolívar Administración e Inversiones Sociedad Anónima (BAISA) proceda a echarlo abajo para construir en ese terreno de 2.500 metros cuadrados un moderno edificio de dos torres, como dicta el proyecto original.

Ésa es una de las consecuencias por el poder general que el Bolívar otorgará a BAISA para que en los próximos 20 años administre y gerencie el club, con todas las facultades.

La Asamblea Extraordinaria de Socios, reunida ayer en el Gran Centro, aprobó el tenor del poder, y a partir de ahora el club deja todo su patrimonio, bienes, activos, derechos, obligaciones y pasivos, sin exclusión alguna, en manos de la sociedad anónima, presidida por el empresario boliviano Marcelo Claure.

Según el acuerdo, a partir de la firma del poder y de los respectivos contratos, el Gran Centro Mario Mercado dejará de pertenecer al club Bolívar y pasará a ser propiedad de BAISA; a cambio, ésta inyectará cada año un mínimo de un millón de dólares destinados a la formación y actuación del primer plantel de fútbol, y además hará inversiones en la infraestructura deportiva, como la construcción de al menos dos canchas de fútbol, una casa de concentraciones en Cotahuma y un nuevo estadio Simón Bolívar.

La sede del club en Obrajes estará sujeta a un tratamiento de exclusiva competencia de BAISA, por tratarse, además, del único bien inmueble capaz de ser comercializado y que, según la visión de Claure, debe servir para cubrir una parte de la deuda de más de cinco millones de dólares que generó el club en los últimos tiempos.

Según el acta de la asamblea anterior, leída anoche, el Presidente de BAISA ya advirtió en aquella ocasión que el Gran Centro podría desaparecer. “Es probable que el lugar donde hoy estamos sentados todos ya no esté más”.

En el marco de transparencia en que Claure quiere manejar su vinculación con el Bolívar está el proyecto para construir, según se lo permitan las normas, al menos unos 2.500 metros cuadrados, eso significa un edificio de entre 10 y 14 pisos.

“Lo que hay son ideas, hacer las torres Bolívar aquí en Obrajes, pero primero tendrá que haber el proyecto. Cuando esté listo y haya plan de negocios, seguramente comenzarán los cambios”, dijo el presidente del club, Guido Loayza Mariaca. Aseguró que el negocio será próspero para Bolívar en el plano netamente deportivo, porque asegura un plantel competitivo mientras dure el contrato.

“Tenemos Bolívar para rato, continuaremos siendo el club más importante de Bolivia y tendremos reconocimiento en América Latina”.

A partir del paso dado ayer, que fue la aprobación del poder a BAISA, ésta se hará cargo de “sanear y limpiar la parte legal de nuestros terrenos. Hemos perdido gran parte en Cotahuma por los loteadores, en El Alto (Santa Rosa) hay una deuda por impuestos superior a su costo real; la sociedad se dedicará con gente idónea a trabajar, hará lo que Bolívar solo no podría hacer, buscará la manera de encontrar dinero” y cubrir esas obligaciones, sostuvo.

Lo mejor de todo es que “desde el lunes, (el club) Bolívar no pagará más, la sociedad anónima cubrirá los salarios de los jugadores y cuerpo técnico con la puntualidad que los contratos dicen. Nosotros ya no manejaremos más dinero, pero tampoco gastaremos, pues todo el gasto correrá por cuenta de BAISA”.

La otra mirada

SIN QUÓRUM

A las 17.30 se instaló por primera vez la asamblea en uno de los salones del Gran Centro Mario Mercado Vaca Guzmán. Cuando se comprobó que no había el mínimo de asistentes exigido por el estatuto, se dio el siguiente paso, demorar el inicio de la reunión media hora. Luego se instaló con el número de socios presentes.

POCA GENTE

No más de 40 personas asistieron a la asamblea, y fueron quienes aprobaron el poder otorgado a BAISA para que administre el club. Todos los puntos del orden del día merecieron visto bueno unánime. Cuando se tocó el primer punto (lectura del acta de la asamblea del 19 de septiembre) incluso hubo petición para hacer un resumen y agilizar el análisis del resto del orden del día.

LA RÚBRICA

El poder aprobado lleva las firmas de Guido Loayza Mariaca, en su condición de presidente, y Jorge Jaime Jemio Fernández, como secretario general del club Bolívar. A solicitud del primero, la asamblea se adhirió con los nombres de Mario Lara, el presidente de la denominada transición, y Roberto Rada, actual gerente del club.

Claure renuncia

Por la nueva conformación, el club Bolívar tendrá un solo presidente, que será Guido Loayza, pues Marcelo Claure renuncia al cargo de copresidente para asumir su función como titular de Bolívar Administración e Inversiones Sociedad Anónima.

3 millones, 278 mil dólares es el precio en el que está valuado el Gran Centro Mario Mercado Vaca Guzmán, construido sobre unos 2.500 metros cuadrados. La deuda de Bolívar supera, según los informes oficiales, los cinco millones de dólares.

Modificarán estatuto y desaparecerán vicepresidencias

Varias vicepresidencias de la actual estructura directiva del club Bolívar van a desaparecer en los siguientes 90 días, plazo que el club se ha fijado para modificar sus estatutos y adecuarlos a su nueva vida institucional compartida con Bolívar Administración de Inversiones Sociedad Anónima (BAISA).

Uno de los puntos del orden del día de la asamblea de ayer era la necesidad de modificar el estatuto; de manera que, hecha la explicación, los socios dieron su aprobación, a fin de que en una próxima cita extraordinaria se presenten los cambios y se los apruebe.

Jaime Jemio, secretario general de la entidad, dijo que se hace necesario dar este paso porque el club no tendrá participación directa en algunos rubros, como el económico.

“Como Bolívar sólo manejará la parte deportiva y BAISA la financiera, es necesaria una nueva regulación. Desaparecerán algunas vicepresidencias que tenían que ver con la parte del manejo económico y de infraestructura, para no chocar con el poder que otorgamos a BAISA”.

El primer paso será la formación de comisiones de análisis y reestructuración, que tendrán la misión de presentar un perfil de estatuto que los socios deberán aprobar y luego se realizarán los trámites administrativos ante la Prefectura del departamento para su puesta en vigencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario