Buscar este blog

martes, 11 de noviembre de 2008

Partido de Ida Play Off: Blooming 3 - Oriente Petrolero 3

;

El Deber
Lo ganaba Oriente, lo sufría Blooming... el estadio entero miraba de pie. El clásico se diluía con el 3-1, pero Vieira revivió a la academia acortando el marcador (3-2). Quinteros, el DT celeste, debía jugársela y mandó el equipo adelante, a que muriera en frente, y cuando el epílogo llegaba, cuando varios ‘incrédulos’ habían abandonado el estadio, el mismo Vieira remató de primera un gran servicio de Sabja y el clásico se puso 3-3. Emoción al máximo en la tribuna celeste y bronca entre los albiverdes. El clásico 137, plagado de emociones al máximo, acabó igualado.
El festejo, apenas Joaquín Antequera decretó el final, fue efusivo para los celestes. Es que habían logrado sacar del pozo un partido que parecía perdido, que ya no contaba, pero en el momento de mayor necesidad para el plantel, apareció la garra que se le reclamó en las últimas dos finales frente a Aurora. Vaca asumió su condición de líder y comenzó a tener más el balón por derecha. A ello se agregó el ingreso de Boyero, que le dio peso a la ofensiva, porque además, con él en cancha, Vieira se liberó de Grabowski y Gutiérrez, que le respiraron casi siempre en la nuca. Esos aspectos fueron vitales.
Oriente comenzó ganando el partido tras un gran pase entre líneas de Marcelo Aguirre a Jhasmani Campos, que, pese al asedio de López, sacó un riflazo cruzado que fue a parar a las redes (35’). Nada que hacer para Fernández e indiscutible mérito para esa dupla que a partir del gol comenzó a generar peligro. Hasta ese minuto Blooming había mostrado más fútbol, mayor dinámica, pero Oriente conseguía lo que quería esperando atrás y saliendo con fuerza aprovechando el ímpetu de Itacaré y la rapidez de Campos. Además que atrás contó con una gran labor de Grabowski que anuló a Saucedo y al mismo Vieira en esa primera parte.
En el complemento Quinteros movió su primer ficha. Sacó a Mojica e introdujo a Boyero. El equipo ganó en presencia, pero recibió otra dura bofetada porque Itacaré habilitó a Campos, y éste, con su zurda mágica, envió un preciso centro a Aguirre (53’), que cabeceó al fondo. Con el 2-0 Oriente se frotaba las manos, pero cuatro minutos después, Boyero se llevó a la defensa por delante y habilitó a Saucedo para el 2-1. El clásico subía de tono y llegó a su punto más álgido cuando en un contragolpe generado por Galarza, Campos se encaminó solo hacia el arco y apenas pisó el área, el ‘Gato’ salió y lo derribó. ¡Penal!! Gritaron los hinchas cuando vieron a Antequera apuntar al área. No había vuelta y en frente de la pelota quedó de nuevo Aguirre.
El argentino definió a la derecha (67’) y salió aleteando como una gallina. Esto ‘enloqueció’ a los celestes, porque vino la roja a Fernández (antes a él) y el ánimo se elevó. El descuento de Vieira (85’) y luego el empate (90’) tienen mucho que ver con este episodio. Blooming creció, le dolió en el alma el insulto y remontó un marcador con lo que ponen las gallinas.

La figura

Luis Carlos Vieira
Gran trabajo del brasileño. Marcó los últimos dos goles de su equipo y se destacó por su convicción.
1.- Además, le permitió a Blooming creer. Pese a la desventaja, Vieira lideró la levantada celeste.
2.- Definió como un gran delantero (de primera) en los dos goles. Acabó ovacionado.

El dato

El empate 2-2 en la revancha clasifica a Oriente por el gol de visitante. Ambos apuestan por el triunfo

El ojo crítico

Caído del cielo

Carlos Sabja / Volante
Centro preciso
Entró en el momento justo y demostró su clase. Bajó la pelota con calidad y cuando el partido moría, metió una milimétrica pelota a Vieira, para que éste pusiera el 3-3 con el que acabó el partido.

El duro

Miguel Hoyos / Lateral
Mereció la roja
El árbitro lo perdonó luego de que detuviera a Verduguez con dura falta cerca del primer cuarto de hora. El ‘Colorado’ ya tenía amarilla, pero Antequera sólo le advirtió.

Premio Limón
Marcelo Aguirre / Volante
Está en la mira
Su expulsión, tras aletear como la gallina, hizo crecer al rival y de paso se le puede venir una dura sanción. Ya antes le dieron seis fechas por lo mismo. Aguirre no midió las consecuencias posteriores al festejar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario