Buscar este blog

lunes, 24 de noviembre de 2008

Play Off Rueda Ganadores:; Bolivar 1 - Wilstermann 0

;

La Prensa
Más fue el ruido en el transcurso de la semana previa que las nueces mostradas ayer. Del Bolívar, que supuestamente iba a ofrecer una mejor producción futbolística, no hubo nada. Más bien, el equipo que jugó con Wilstermann, al que venció por la mínima diferencia (1-0), hizo recordar al que firmó presentaciones flojas en el pasado reciente y que no le llevaron a nada.

La “Academia” ganó, que era el primer objetivo que se había trazado para iniciar la segunda fase del torneo “Play off”. Pero el score no es ninguna prenda de garantía, frente a la revancha que se jugará el próximo domingo, esta vez en territorio valluno, y con un Wilstermann que dio muestras de estar hecho para algo más.

Si el “rojo” se lo proponía, si no se aferraba tanto a defender y salía un poco más a atacar, por ahí conseguía un mejor resultado; pero los dirigidos por Mauricio Soria prefirieron el juego cauteloso, sin arriesgar mucho, e incluso luego de que llegara el único gol, dieron la sensación de que habían elegido cuidar la diferencia mínima y no correr el riesgo de que Bolívar les hiciera más goles.

Cuando las luces de jugadores de la talla de Arnulfo Valentierra, Daner Pachi o Joaquín Botero están apagadas, como ocurrió ayer, el fútbol de Bolívar invita al aburrimiento, de manera que el trámite invitó al silbido y a los reproches de los aficionados.

Hasta el primer cuarto de hora, el equipo local dispuso de unas cuantas situaciones que podrían considerarse claras, en dos de ellas el protagonista fue Botero, quien en ninguna pudo darle de forma correcta al balón, aunque un taco suyo, tras un servicio de esquina de Valentierra, encontró a José Burtovoy, quien mandó la pelota otra vez al tiro de esquina.

Después de esa acción, cerca de los 15 minutos, el fútbol se vino abajo, Wilstermann tampoco ayudó para mejorar el partido, sólo intentó con remates de media distancia, del argentino Damián Felicia o de Javier Guzmán, pero que no lograron causar susto a Carlos Arias. En realidad, los “aviadores” no quisieron acercarse mucho al arco contrario.

En los primeros minutos del segundo tiempo, dio la impresión de que el trámite tendría un giro radical, sobre todo porque Bolívar atacó con más frecuencia, gracias a que la entrada de Pablo Salinas por Daner Pachi le dio mayor poder a la ofensiva.

Por su parte, el “Aviador” también tuvo lo suyo en el contragolpe, como cuando, en el minuto 8, entre Ezequiel Argüello y Amilcar Sánchez fabricaron un hueco, pero la definición terminó en las manos de Arias.

En la siguiente jugada se registró el único gol del partido: Salinas se encontró con un balón al borde del área grande, disparó con fuerza y Burtovoy dio rebote, de manera que la pelota llegó hasta donde estaba Joaquín Botero, quien no tuvo otra que mandarla al fondo del arco (9’).

El buen toque al balón, en esa recta inicial del segundo periodo, y el gol “celeste” no pasaron de ser un espejismo, porque de ahí en más el trámite del encuentro se volvió otra vez frío, regresó el juego intrascendente y la afición bolivarista se impacientó como lo hacía en otras tardes de este mismo año.

Los dedos de una mano bastan y sobran para contar las pocas situaciones con real peligro de gol que hubo en esa segunda mitad: a los 23’ Abdón Reyes protagonizó una de sus acostumbradas escapadas, pero su remate se fue apenas desviado; un minuto más tarde (24’), Ignacio García pudo elevar la cuenta, llegó hasta el área grande, sin embargo su remate de izquierda fue desviado por el golero “aviador”.

En el último cuarto de hora, Wilstermann fue el que tomó la iniciativa y su propuesta apuntó a empatar el encuentro, de manera que adelantó sus líneas, pero sus jugadores no llegaron con contundencia hasta el arco contrario y en el camino siempre se encontraron con la pierna de un rival que terminaba por disolver sus intenciones.

Bolívar tampoco aprovechó las dos últimas opciones que tuvo, ambas de tiro libre, primero por la vía de Salinas (39’), cuyo remate encontró bien ubicado a Burtovoy, y después fue Ortiz (46’) quien obligó a una estupenda volada del argentino, ahogando el grito de gol.

Ahora Bolívar tiene por delante otra semana para superar sus propios errores e ir a Cochabamba a defender la ventaja mínima. No cabe duda de que deberá mejorar su producción, más allá de sus intenciones, si de verdad quiere seguir en carrera para conseguir el título del último certamen del año.

La otra mirada

BIEN Y MAL

En el primer tiempo, Abdón Reyes dio la impresión de que había asimilado las recomendaciones de su técnico, de no “engolosinarse” con el balón, pues cedió la pelota con frecuencia a compañeros mejor ubicados. Sin embargo, en el complemento, el tarijeño volvió a ser el de antes y siempre perdió el balón por hacer una jugada de más.

EL “DIBUJO”

Bolívar comenzó jugando con Joaquín Botero como único delantero neto y tuvo pocas situaciones de gol. En el segundo tiempo el planteamiento cambió con el ingreso de Pablo Salinas, cuya tarea hizo ganar al “celeste” poder ofensivo. Una vez más, la “Academia” estuvo mejor con dos atacantes.

NO MIDIÓ IGUAL

En el primer tiempo, el árbitro Joaquín Antequera amonestó a Nelson Sossa por fingir una falta en un ataque de Wilstermann. Minutos después, Arnulfo Valentierra hizo lo mismo y ni siquiera recibió un llamado de atención. El juez fue muy severo con José Burtovoy, a quien sí mostró la tarjeta amarilla por reclamar la actitud del colombiano.

AMARILLAS

Los amonestados en el partido fueron los “académicos” Arnulfo Valentierra, Jorge Ortiz, Érick Melgar y Jair Reynoso; y los “aviadores” Henry Machado, Nelson Sossa y José Burtovoy.

SIN FIGURA

El partido fue feo de principio a fin, y por más esfuerzo que se haga es imposible encontrar a un jugador que se hubiera destacado sobre el resto. Los llamados a ser las “manijas” en el juego de Bolívar estuvieron en otra cosa; en el “rojo” tampoco hubo alguien merecedor de un reconocimiento especial.

El árbitro

Bien

Salvo algunos errores de apreciación, como el hecho de no amonestar a Arnulfo Valentierra por fingir una falta en el ingreso al área grande, Joaquín Antequera tuvo una actuación sin sobresaltos. El trámite de las acciones y el comportamiento de los jugadores ayudaron a que cumpliera su trabajo sin problemas.

3 Partidos sin perder es el saldo de Bolívar en el torneo “Play off”, más allá de que su rendimiento sea o no convincente. Quiere decir que está invicto en la “era Paláez” en cotejos oficiales de la Liga. De momento, van dos triunfos y un empate. Eso sí, en todos los casos actuó en La Paz.

Síntesis

Bolívar 1

Carlos Arias

Jorge Ortiz

Augusto Mainguyague

Ronald Arana

Ignacio García

Mario Ovando

Leonel Reyes

Daner Pachi

(1’ST Pablo Salinas)

Abdón Reyes

Arnulfo Valentierra

(27’ST Érick Melgar)

Joaquín Botero

(40’ST Jair Reynoso)

DT: Juan José Peláez

Wilstermann 0

José Burtovoy

Christian Machado

Marcelo Carballo

Limbert Méndez

Amilcar Sánchez

Henry Machado

Damián Felicia

(16’ST Jair Torrico)

Bernardo Aguirre

Javier Guzmán

(27’ST Wálter Veizaga)

Ezequiel Argüello

Nelson Sossa

DT: Mauricio Soria

Gol Min. Autor

1-0 9’ST Botero (B)

Estadio: Hernando Siles

Recaudación: Bs 151.095.-

Público: 8.026 entradas vendidas, 292 socios y 2.126 libres

Árbitro: Joaquín Antequera

Asistentes: Jorge Calderón y José Romero

Peláez: “Nuestro equipo fue muy precavido”

Al colombiano Juan José Peláez no le asusta que Bolívar hubiera ganado sólo por un gol de diferencia, ayer sobre Wilstermann. Sin embargo, criticó la actitud de su equipo, “muy precavido y falto de confianza en los últimos treinta metros de la cancha”, según opinó.

El DT considera que en Cochabamba, el próximo domingo, el partido será tan apretado como el de ayer; de manera que valoró la obtención de los tres puntos, más allá de que no se hubieran marcado más goles.

“Ganar es lo más importante. Como local, ganar es más que empatar o perder. En estos tramos del campeonato todas son finales y hay que tomarlas de esa manera”, indicó el adiestrador.

“Me parece que mi equipo fue agresivo, que fue ordenado, pero es difícil hacer cinco goles como la gente quiere. Es un equipo que supo cuidar el resultado. Los chicos dicen que cuando ellos hacían un gol seguían atacando y les hacían tres aquí, entonces ellos están valorando y asimilando lo que están haciendo, y eso es meritorio”.

Desde su punto de vista “faltó decisión” en el ataque, consecuencia, probablemente, de los temores que tiene el equipo porque “en este torneo se está jugando todo, ya que en los anteriores le fue mal; entonces, a veces toma demasiadas precauciones y al querer asegurar los resultados, por ahí se equivoca”.

Soria: “Tenemos equipo como para revertir”

El técnico de Wilstermann, el ex arquero Mauricio Soria, quedó tranquilo a pesar del resultado que consiguió su equipo ayer y espera ahora que “hagamos un gran partido en Cochabamba, porque creo que equipo tenemos” para revertir el marcador.

Dijo que Wilstermann efectuó “un buen juego, la forma de hacer las cosas creo que fue la correcta, aunque lamentablemente terminamos perdiendo. Ahora hay que ver qué se puede hacer allá”.

Pese a que en determinado momento del partido puso tres delanteros, admitió que “Wilster” no tuvo muchas llegadas: “hubiera querido que los tres delanteros que pusimos lleguen más adentro del área y no queden tan por afuera, pero así se dio”.

Al técnico de Wilstermann se lo observó constantemente dando instrucciones a sus jugadores desde el borde de la cancha, fueron pocos los momentos en los que estuvo callado. “Lo que pasa es que es un plantel joven, que está progresando día a día y entonces eso dificulta a veces la forma de juego y también la interpretación de lo que está planteando el rival; la lectura del partido de parte de los jugadores dentro de la cancha no es tan rápida, entonces por eso es que todo el tiempo hay que estar instruyéndoles para hacer lo correcto y contrarrestar lo que está haciendo el rival”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario